ÍndiceAnime Advanced!RegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 PACTAR CON EL DIABLO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:48 am

Hinata miro a Ino.

-Bi..Bien gracias.

¬

-¿Y tienes algún plan para luego o para este fin de semana?

Hinata volvió su mirada a la pelirosa.

-Yo… n…no habia pensado ayudar a mi madre.

Ino y Sakura se miraron crispadas, esa chica era demasiado parada, pero no tenía ningún plan mejor…

-¿Y dime no preferirías salir algún sitio? –Ino miro alrededor- al cine… o a cenar rammen… por ejemplo.

Hinata miro sin comprender a la rubia.

-¿Rammen?

-¿Te gusta el rammen? – Sakura volteo a la chica para mirarla, Hinata se asusto y abrió mas los ojos, y asintió con miedo- Vaya pues sabes a quien le gusta también el rammen Ino… A Naruto.

Ino pareció sorprenderse.

-¿A Naruto? –La rubia volvió a voltear a la chica hacia ella- Vaya siempre he sabido que tenia buen gusto…

Hinata las miraba cada vez más asustada, ¿porqué la hablaban de Naruto?

-Sí – asintió Sakura satisfecha al ver el leve rubor que cubrían las mejillas de la joven- La verdad es que aun que a veces parezca algo irritante, infantil, - Hinata observaba horrorizada la descripción tan real del rubio por parte de la pelirosa… tal vez la estaban intentando decir que se olvidara de Naruto-patoso, loco,…

-No te olvides de pervertido…

Hinata abrió mucho los ojos y miro a la rubia que seguía como si nada.

-Per…pervertido…

-Bueno- Sakura movió una mano en el aire quitándole importancia- Ya sabes cómo son los chicos con el porno…

-¿PORNO?

¬

Hinata empezó a perder el poco color de la cara que le quedaba, y comenzó sentir que todo su alrededor daba vueltas y se volvía oscuro.

-Genial. ¿Por qué has dicho porno delante de ella?

Pregunto Ino sujetando al cabeza de Hinata.

-Oh vamos la culpa a sido tuya has dicho que era un pervertido…- Sakura cogió unas hiervas de su bolso y se las paso por la nariz de la chica- Además Naruto no es un pervertido…pervertido.

Ino elevo una ceja mirando a su amiga.

-¿Cómo qué no? Tiene una colección de porno de lo más variada con lésbico duro incluido.

-¿le…lésbico…duro?

La chica volvió a perder la conciencia ante la atenta mirada de las chicas.

-MIERDA.

-No te desesperes frentona…¿Qué haríamos nosotras en un momento así? – Sakura e Ino se miraron- ¿Qué necesita Hinata…?- Ambas sonrieron a la vez.

IoooooooooooooooooooooooooooooooooI

Sasuke miraba los tres platos de Rammen vacios del rubio mientras bebía tranquilamente de su cerveza.

-¿No te cansas de hablar?

Naruto lomito sorprendido luego volvió a sonreír.

-Nop – rio- supongo que es más divertido que el silencio.

Sasuke elevo una ceja.

-¿Incluso cuando comes?

Naruto abrió la boca para replicar cuando entraron en la tienda Sai, Rock Lee y Kiba. Los tres chicos se callaron al ver a Sasuke allí, este se limito a dar otro trago, Naruto trago saliva.

¬

-¡Hola chicos!¿Por qué no nos acompañáis?

Un silencio tenso siguió a esa pregunta.

-Yo no me junto con demonios.

Todas las miradas se abrieron por la sorpresa de la respuesta del moreno que miraba directamente la espalda de Sasuke. Sasuke sonrió, y ladeo la cabeza.

-Las imitaciones nunca remplazan al original…

Los ojos de Sai se achicaron.

-¿Qué has dicho?

Sasuke se volvió y lo miro a los ojos, con apariencia tranquila.

-Las imitaciones nunca remplazan al original.

-¿Quién querría imitar a un demonio?- Le dijo con desprecio el chico- ¿Qué puedo envidiarte yo a ti?

Sasuke achico ligeramente los ojos.

-Más de lo que deberías ni siquiera atreverte a soñar.

-¿Es por Sakura?

-Déjalo ya Sai…- Naruto miraba con rabia al moreno que seguía quieto mirando a Sasuke, mierda, mierda, mierda, eso iba de mal en peor si seguían así acabarían enfrentándose…- ¿Por qué no pedimos todas una de Rammen?

-No deberías pronunciar su nombre.

Naruto abrió los ojos y miro a Sasuke, que seguía en la misma posición, pero si su oído no le engañaba, había notado rabia en la amenaza…

-¿Por qué? El gran Sasuke Uchiha tiene miedo a que le quite a su esposa… acéptalo Sasuke, ella no te quiere, no sé como conseguiste que se casara contigo pero no se puede amar a alguien que no tiene alma, y tú eso lo perdiste hace años.

¬

EL cuerpo de Sasuke se tenso, iba a ensañarle a meterse la lengua en el culo al ninja de pacotilla ese ahora mismo, cuando acabara con él , no iba a tener un solo hueso en su sitio, pero entonces, Naruto se levanto y se puso delante de suyo. ¿Qué coño le pasaba al chico ese?

-HE DICHO QUE BASTA SAI. Es suficiente, no tienes ni idea de lo que estás hablando, y si vuelves a decir esas cosas en mi presencia yo mismo te pateare el culo.

Sasuke abrió los ojos sorprendido mirando al rubio Naruto…él… ¿le estaba defendiendo? ¿Acaso creía que no podría con Sai?

Sai miro con odio a Naruto.

-¿Cómo puedes defenderlo? Intento matarte, os abandono, ¿De verdad te fías de él?

Naruto no dudo.

-Sí.

Sai resoplo.

-Ojala no tengas que arrepentirte.

Dicho lo cual salió hecho una furia, Rock lee, miro a Naruto y luego la puerta y salió tras él. Kiba observaba la escena alucinado, luego sonrió a los dos ninjas que aun se encontraban a la defensiva.

-No le hagas ni caso, está dolido. Bueno Naru y es Rammen?

Kiba se sentó al lado de Naruto.

-¿Tú no te vas?

Kiba miro sorprendido a Naruto.

-No, he venido a comer Rammen, no es que me fie del todo de ti Sasuke, pero éramos amigos y hemos luchado juntos muchas veces, además estas casado con Saku-chan y sí Naru confía yo confío.

Sasuke observaba a los idiotas que sonreían, ¿Cómo podían seguir siendo tan idiotas después de tanto tiempo?

¬

-¿Y ese Rammen?

Naruto miro a Kiba contrariado.

-Cierto.- Se volvió a Sasuke- ¿Quieres? -Sasuke negó con la cabeza, y el rubio se encogió de hombros- Tu te lo pierdes ¡DOS MÁS¡

A Sasuke le dolía la cabeza, necesitaba pensar ¿Qué demonios hacia ahí con esos dos idiotas? Eso no tenía sentido, se estaba volviendo loco. Se levanto del taburete.

-SASUKE ¿ Dónde vas?

Sasuke ni siquiera se volvió.

-Déjale Naruto por ahí se va al baño, tendrá que mear.

-Ah! Pues apunta bien.

El cuerpo de Sasuke se paralizo momentáneamente, Debería matar a Naruto en ese mismo momento.

-TE QUIERES CALLAR IMBECIL NO HACE FALTA QUE SE ENTERE TODO EL MUNDO.

Sasuke siguió andando enfadado. Y Naruto sonrió, dios mío, cuánto tiempo hacia que Sasuke no le gritaba de esa manera…, sí seguía siendo su Sasuke- presuntuoso y amargado, sonrió más abiertamente, seguía siendo su mejor amigo, vaya que sí.

-MARCHANDO DOS DE RAMMEN.

IoooooooooooooooooooooooooooooooooI

Sasuke se lavo la cara y se apoyo en el lavabo, llevaba años sin levantar la voz, pero ese puto rubio bocazas cabeza hueca lo sacaba totalmente de sus casillas.

El cuerpo de Sasuke se incorporo al sentir su presencia.

-No sabía que necesitara niñera….

La akatsuki sonrió dejándose ver a la espalda del muchacho.

¬

-Él llegara dentro de poco, solo preparo un informe…

Sasuke elevo una ceja.

-Yo soy capaz de informar de la situación.

La chica rio.

-No lo dudo, pero él quiere una segunda opinión, en fin tal vez tus viejos recuerdos no te dejen ver con claridad el presente y te interfieran en el futuro…

Los ojos del Uchiha se volvieron rojos paralizando a la joven, Sasuke se volvió a la chica de pelo azul y la miro muy serio.

-Sé perfectamente lo que tengo que hacer. Pero no me gusta que me espíen, ves y díselo, si te vuelvo a ver espiándome,- cogió una de sus flores de papel y lo arrugo en su puño- tú no tendrás futuro…

Konan sonrió.

-Ya era hora de volver a ver tu verdadera cara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:50 am

Capitulo XII: Gracias

El humor del moreno iba de mal en peor. Un musculo de su mejilla se contraía involuntariamente, tenía que calmarse, eso no era propio de él. Aspiro profundamente con los ojos cerrados y levanto la vista a los dos idiotas que cantaban alegremente tres pasos delante de él. ¿Cómo había acabado ahí?

La mirada azul divertida se poso sobre la sombra oscura que los acompañaba.

-¡Eh Sasuke! ¿Por qué no te animas y cantas con nosotros?

Una fina ceja se elevo a modo de respuesta.

-No creo que Sasuke sepa cantar…- Kiba cruzo sus brazos detrás de la nuca- Aun que seguro que en la ducha alguna vez has cantado, todo el mundo lo ha hecho alguna vez.

Sasuke comenzaba a sentir un pequeño tic en un ojo, no podía matarlos ahí, pero si seguían así podían acabar con su infinita paciencia…

-¡Que va¡- Naruto soltó una carcajada- Es demasiado soso para eso. – le saco la lengua- Vamos Kiba:

“Arroz con leche, me quiero casar

Con una señorita de Konoha,

Que sepa coser, que sepa pegar,

¬

Que sepa abrir las piernas cuando hay que f…”

-¿Cuándo hay que qué, idiotas?

Sasuke desvió su mirada de los dos imbéciles que iban abrazados y se volvió para ver los fríos ojos azules de Ino que los miraba con odio, al menos Ino había conseguido que se callaran, frunció el entrecejo al ver tras ella a “su mujercita” ayudando a caminar a…,abrió los ojos por la sorpresa, Hinata…

Flash Back

-Yo…yo no creo que esto esté bien…

Sakura e Ino se miraron divertidas, Sakura suspiro.

-No es para tanto Hinata, créeme lo más difícil es la primera vez…. Es posible que no te guste…

-¿Si no os gusta por qué seguís…?

La voz de la morena se quebró, e Ino la sonrió despreocupadamente.

-Bueno es divertido, además con el tiempo le coges el gusto, e incluso es posible que te sepa a poco y quieras cosas más fuertes.

Hinata negó eufóricamente con la cabeza mientras se sonrojaba hasta la raíz del cabello.

-¿P…pero y si… y si alguien nos ve?

Ino se encogió de hombros.

-Ya somos mayorcitas… mira Sakura hasta está casada.

Sakura miro con los ojos entrecerrados a su amiga.

-Ni lo menciones.

Ino iba a burlarse de su amiga, se lo dejaba muy fácil… Abrió la boca, pero un leve susurro la obligo a cerrarla.

-Casarse es bonito…¿Tú no te quieres casar?

¬

Ino frunció el entrecejo…¿Casarse?, hacía mucho tiempo que no soñaba con esa posibilidad, por supuesto quería pero… quería que fuera por amor, una vez había querido, incluso había estado segura que pasaría, pero por suerte para ella se dio cuenta de lo poco que duraba el amor verdadero…

-No es que no me interese, pero no creo mucho en el género masculino…

Sakura la miro perversamente.

-Oh bueno, tal vez el género masculino haya dejado de creer en la gran Ino.

Ino sonrió pícaramente a la pelirosa.

-Eso nunca pasara.

-¿Entonces no crees en los hombres? ¿por qué?

Ino y Sakura se volvieron a la morena que la miraba intrigada, mierda, si Hinata cogía miedo a los hombres Naruto no tendría ninguna posibilidad…

-Bueno, no es que no crea- Se apresuro a decir Sakura sonriendo- Es que aun no esta preparada ¿verdad Ino?

Ino comprendió lo que intentaba su amiga y desvió la mirada.

-Claro, aunque Hinata recuerda esta frase: cuanto más conozco a los hombre más quiero a mi perro.

Hinata ladeo la cabeza.

-¿A Kiba?

El rubor quemo las mejillas de la rubia, ante la sorprendida mirada de su amiga, trago saliva y agarro su jarra.

-Bueno no estamos aquí para hablar de mi.-miro a Hinata- ¿Lista?

Hinata miro a Sakura que la sonreía con su jarra en alto. Suspiro asustada y agarro la suya mientras afirmaba con la cabeza.

-¡¡Por Nosotras!!

FIN FALSH BACK

¬

Sakura intentaba luchar con el equilibrio de la morena que daba tumbos cuando había oído esa estúpida canción… Naruto, ese idiota siempre aparecía en el peor momento posible, y por si eso fuera poco ahora se enfrentaba a la fría y asombrada mirada de Sasuke, mierda, mierda, se estaba sonrojando, después de lo de la noche anterior… ¿Cómo iba a mirarlo a los ojos?

-Oh vamos Ino- el rubio sonrió- solo nos divertíamos.

Ino se cruzo de brazos.

-Menudas bromas, además no son horas de gritar por la calle, la gente respetable queremos dormir, para trabajar mañana.

-¿Y por qué vosotras no estáis durmiendo?

Un leve rubor cubrió las mejillas de la rubia, que cerró los ojos orgullosa.

-Eso no te incumbe chico perro.

-Oye no le llames chico perro, él tiene razón ¿De donde venís?

Ino enfrento la mirada del rubio.

-Que os he dicho que no os importa, ¡solo me faltaba tener que daros explicaciones a vosotros!

Naruto se acerco a ella con el ceño fruncido.

-Entonces nosotros no tenemos que darte explicaciones a ti. Mandona.

Ino apretó los puños.

-¿A quién llamas mandona cabeza hueca?

Sasuke observaba la escena impasible, mientras Kiba alzaba las manos buscando una paz que parecía imposible entre esos dos, Sakura suspiro cansada, eso no ayudaba, lo mejor hubiera sido pasar desapercibidas… Sakura abrió los ojos sorprendida al notar que Hinata se la escapaba con asombrosa facilidad y se dirigía a las vocees.

-Na-ru-toooo.

¬

Demasiado tarde Naruto se dio cuenta de las intenciones de la morena que se colgó a su cuello con tanta fuerza que lo hizo caer de espaldas al suelo con ella encima ante la sorpresa de los cinco chicos.

-¿Hi…Hinata?- Naruto estaba más colorado de lo que lo había estado en su vida, podía notar cada curva de Hinata sobre su cuerpo, eso… eso tenía que estar mal…esa…esa no era su Hinata- ¿Qué haces?¿Estas enferma?

Hinata lo miro avergonzada.

-Yo… yo puedo hacer porno duro si es lo que te gusta…

Naruto abrió los ojos tanto que pensó que se le saldrían de las orbitas, la sangre empezó a fluir por la nariz a presión y la temperatura de su cuerpo subió cuatro o cinco grados, provocando la perdida de oxigeno y la falta desconexión cerebral.

Sakura se echo las manos a la boca para ahogar un grito, por dios, salió corriendo hasta donde se encontraba la chica e intento levantarla.

-Va…vamos Hinata levántate del suelo.

Hinata apretó más el cuerpo del chico negando con la cabeza.

-No, no quiero, yo quiero estar con Naruto-kun.

Ino pareció salir del shock y comenzó a ayudar a Sakura en su labor.

-Vamos Hinata, ¿No ves que le está dando un infarto a Naruto?

Hinata se aparto un poco del rubio y pareció observarlo, Sasuke se cruzo de brazos, nadie podía estar tan colorado como el idiota, le iba a dar un paro cardiaco, tenía los ojos en blanco, la nariz sangrando, y apenas podía mover los dedos de la mano… ¿Qué le pasaba a Hinata? Parecía que iba borracha, pero eso en Hinata era impensable, miro a Sakura y observo la culpa en su rostro… asique él no había sido el único que había sufrido los efectos del alcohol de Sakura, Tsk, tenía que quitarla la costumbre de drogar a la gente…

Finalmente ambas chicas separaron a Hinata del rubio y la apoyaron en un Kiba petrificado.

¬

-¡No te quedes hay idiota sujétala!

La voz de Ino resonó en la mente del castaños que sujeto rápidamente a la inquieta morena.

-Naruto,- Sakura sacudía a su amigo con preocupación intentando que reaccionara- Naruto, por dios dime algo.

-Parece que eso no funciona,- Ino se agacho junto a Sakura y miro la cabeza del rubio que colgaba roja como un tomate- Vamos cabezón vuelve en ti y te pagare tres platos de rammen.

Sakura miro ceñuda a su amiga.

-No creo que tenga hambre-Kiba sujeto mejor a Hinata- hemos comido rammen hasta reventar.

Ino lo miro pensativa.

-Pero…es Naruto.

Kiba se encogió de hombros.

-Déjalo ahí es el peor ninja del mundo, ¿no lo veis?- los tres jóvenes miraron al Uchiha que parecía ver la escena con total tranquilidad- ni siquiera puede con una chica borracha, Naruto jamás llegara a ser Hokage…

Sakura estaba anonadada ¿cómo podía ser tan cruel con Naruto? El pobre había recibido una fuerte impresión, necesitaba ayuda, no que le hundieran más, lo miro severamente dispuesta a echarle un rapapolvo, cuando cerró la boca al comprobar que los ojos de Naruto ardían de furia, antes de poder soltarlo Naruto se levanto del suelo y la arrastro con él hasta quedar en frente del moreno.

-Naruto…

-¿Pero qué dices creído? Soy el mejor ninja del Konoha, del mundo y llegare a ser Hokage, vaya que sí.

¬

Sakura miro la cara enfadada de Naruto y luego a su marido, era imposible, pero le parecía ver un brillo de diversión y triunfo en sus oscuros ojos, podía ser que los hubiera ayudado…

-¡¡Sakura!!-Sakura soltó asustada la chaqueta de Naruto y dio un paso hacia atrás al ver el fuego en sus ojos- ¿Qué demonios le has hecho a Hinata?

-Na…nada.

-¿Cómo que nada? ¡¡Si esta medio desmayada!!

-No exageres Naruto, solamente la dimos algo de beber para animarla y que saliera contigo.

Naruto miro a Ino confundido.

-¿La habéis emborrachado para que aceptara tener una cita conmigo?

-Algo así…

Los hombros del rubio bajaron y un aura azul oscura lo inundo.

-¿Tanto le desagrado qué solo saldría conmigo bebida? Soy lo peor…

Sakura se acerco al rubio.

-No pienses eso, no es culpa tuya.

La furia volvió al rubio.

-NO, CLARO QUE NO, ES CULPA TUYA, y de la bruja rubia esa…

-¡No es culpa nuestra! ¡¡Solo ha bebido UNA cerveza!!

Naruto pestañeo incrédulo.

-¿Solo una cerveza?

Sakura suspiro resignada.

-No sabíamos que la iba sentar así…nosotras solo queríamos que se animara.

La risa de Kiba resonó en la noche.

¬

-Eso lo habéis conseguido.

Ino golpeo la cabeza del chico.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:51 am

-No es divertido.

-Lo siento Ino, yo sólo…

-Kiba…-la morena pareció acabar de verle, lo miro adormilada con una dulce sonrisa en sus labios- Ino te quiere por qué conoce a los hombres…

Los ojos de todos se abrieron a la vez que los de Hinata se cerraban. El rubor corrió por la cara de los chicos que estaban estáticos mirando como Hinata caía dormida después de su declaración.


--------------------------------------------------------------------------------

Sakura caminaba al lado de Sasuke por las oscuras calles en absoluto silencio rumbo a su casa, pese a todo lo que había sucedido tenía que reconocer que la noche no le había salido del todo mal, Naruto había llevado a Hinata a su casa, Ino y Kiba se habían marchado en un tenso silencio por el mismo lado, ¿qué demonios había entre esos dos?, y ella… bueno al menos había roto el hielo con Sasuke…

Los ojos verdes contemplaron el perfil del chico, los oscuros ojos, los pómulos altos, los labios finos, las perfectas y oscuras cejas, el pelo negro como la noche resaltando en su blanca y perfecta piel… no era un demonio, algo tan malo no podía ser tan bello, sonrió, al fin de al cabo los había ayudado con Naruto, y había pasado el día junto a Kiba y el rubio… sonrió aun más, y tomo aire al coger su mano.

Noto la sorpresa del moreno que la miro extrañado, Sakura dio gracias a la oscuridad para que él no viera el rojo que teñía sus mejillas, pero se tranquilizo al notar que el apretaba su fría mano alrededor de la suya. La sangre comenzó a latir fuertemente en las venas de la chica, corriendo desbocada, llevando junto a la sangre una alegría, una felicidad y una excitación que la llenaba el pecho y se agarraba a su estomago.

Trago saliva cuando él la soltó para abrir la puerta principal. Le cedió el paso y cerró la puerta tras él, sin saber muy bien por qué, ella lo espero, ¬

aunque sus nervios fueron recompensados cuando él volvió a sujetar su mano y la guio por las escaleras al pasillo de las habitaciones, se detuvo frente a la puerta de la habitación de la pelirosa.

Sakura podía notar como su pulso se aceleraba y su respiración se volvía irregular, ¿se quedaría él a pasar la noche otra vez con ella? Se mojo los labios en la oscuridad y busco los brillantes ojos del chico.

-Gracias por lo de Naruto…

Podía oír sus propios latidos.

-¿Por qué le dijiste que viniera a verme?

Sakura pestañeo aplacando su deseo y concentrándose en la pregunta del moreno.

-Es mi mejor amigo- sonrió en la oscuridad- y ya sé que es un idiota y un bocazas, pero también es tu mejor amigo, supongo que solo quería recordart…

Los fríos y finos labios del chico cayeron sobre los suaves labios de la chica callando el final de su frase, Sakura cerró los ojos al notar la lengua de él acariciar su labio inferior y rodeo su cuello entregándose al beso. Él la apoyo dulcemente contra la puerta para poder pegarse mejor a su cuerpo, e introdujo la lengua en la cálida cavidad de la joven, bebiendo de su calor, de su humedad, acariciando, devorando lo que ella le daba e incluso algo más, algo que necesitaba tanto o más que respirar, algo a lo que empezaba a ser adicto, el dulce gemido de la chica logro que el resto de sangre que no se encontraba allí bajara más allá del abdomen del chico, y más aun cuando la tierna lengua de Sakura se volvió agresora en su propia boca, mientras sus manos se perdían en sus oscuros cabellos, la respiración de Sasuke se entrecorto y una alarma salto en su mente.

Abrió los ojos de golpe y se quedo muy quieto, estático en el abrazo de la chica, eso no podía pasar, no podía llegar a ese punto de necesidad por ella, a perder totalmente el control de sus sentidos, había luchado mucho, había llegado muy lejos, no lo estropearía todo… no como él.

¬

Se deshizo de los brazos que lo rodeaban y dio un paso hacia atrás alejándose de la joven tentación que tenia delante suya.

-Buenas noches Sakura.

Sakura lo miro confundida aun recuperándose de la pasión del beso.

-¿Sasuke…?

Sasuke no contesto, se limito a caminar entre las sombras rumbo a su solitaria habitación donde le esperaba una noche muy larga por delante.


--------------------------------------------------------------------------------

-¿Qué fue lo de ayer eh?

Sakura mira perversa a su amiga, por una vez ella era la que le sacaba los colores a la rubia. Ino elevo una ceja tras su taza de café.

-No sé de qué me hablas, ayer pasaron muchas cosas…

La sonrisa de Sakura se hizo más amplia.

-Claro que lo sabes, sabes perfectamente que me refiero a Kiba.

Ino dejo el café sobre la mesa lentamente y miro directamente a su amiga intentando conservar la calma, Sakura rio interiormente, la conocía demasiado bien, ese temblor en el labio inferior la descubría totalmente.

-¿Qué pasa con él?

-¿Tienes algo con Kiba?

Ino se mordió el labio inferior.

-¿Yo con el idiota del chico perro?- Sakura elevo una ceja inquisidora, e Ino rodo los ojos- Fue solo un malentendido, el idiota de Shikamaru apareció el otro día, y pensó lo que no era, yo metí la pata y le seguí el juego.

-¿Qué juego?

-Pensar que estábamos juntos, no me mires así, el tonto de Kiba se volvió hombre en el peor momento, y apoyo mi mentira.

¬

-¿Cómo apoyo tu mentira?

Sakura estaba totalmente sorprendida, había esperado una rotunda negación, que Hinata estaba borracha y no sabía lo que decía, o algo así, pero dios mío, así que lo de que los borrachos y los niños nunca mentían era cierto… Hinata había sido la más avispada, por una vez, y había visto lo que todos negaban creer ver, ¡¡Dios mío Ino sentía algo por Kiba!!

-Bueno… le dijo que sí estábamos juntos y … poca cosa más.

Si era poca cosa más por qué le temblaban las manos.

-¿A qué llamas poca cosa?

Ino miro al suelo un momento y luego tomo aire, justo en el momento que abrió la boca llamaron a la consulta de la chica, que miro a la puerta con disgusto y luego al reloj.

-Aun no se debía acabar el descanso…

Ino sonrió nerviosa y se puso de pies a la velocidad de la luz, abrió la puerta y sonrió al pelirrojo que había en la puerta.

-Buenos días.

Los profundos ojos del chico la miraron sin entender del todo.

-¡INO!

La rubia salió tras el chico, y cerró la puerta dejando a los dos en la estancia. Sakura se levanto de la silla y sonrió al chico que la observaba en silencio.

-¿Qué haces aquí Gaara?

El chico llego hasta la silla enfrente del escritorio de la chica y tomo asiento, Sakura se sentó.

-He venido a hablar contigo.

Sakura se sorprendió, ¿Gaara había venido desde la aldea del sonido para hablar con ella?

¬

-¿Qué te sucede? ¿Es una consulta médica?

Gaara negó con la cabeza.

-¿Por qué te casaste con Sasuke?

Sakura enrojeció al instante.

-¿Por qué me preguntas eso?

El pelirrojo se encogió de hombros y la miro atentamente.

-No te parece extraño que Sasuke haya vuelto justo ahora.

Sakura frunció el entrecejo.

-¿Qué quieres decir con justo ahora?

-Según mis informadores han sellado el Hachibi, matando a la persona que lo encerraba, créeme el que lo ha hecho tiene que tener el Mangekyō Sharingan, si no habría sido imposible vencerlo…

Sakura seguía con el ceño fruncido procesando las palabras de Gaara.

-Eso es imposible, solo Itachi y Kakashi, poseen ese poder, Sasuke mato a Itachi…-se cruzo de brazos como si se defendiera de algo- Y Kakashi no haría algo así.

El joven no cambio en ningún momento su expresión.

-Es posible, tal vez Sasuke no mato a Itachi… o alguien más posee ese poder, en cualquier caso solo queda uno…

Los ojos verdes se abrieron.

-Naruto.

-Exacto, Naruto está en peligro, vine a avisarlo, pero ya lo conoces, se cree invencible…

Sakura comprendía a lo que se refería, probablemente lo habría tomado como un desafío en vez de una amenaza, ese idiota…

-Si es por eso estaré pendiente de él.

¬

Gaara la miro unos segundos.

-Sakura tú no entiendes lo que es estar maldito… lo que es ser un demonio, es algo que te devora por dentro, algo con lo que luchas día a día o lo asumes y dejas que se apodere de ti, de tu vida, Solo conozco a una persona diferente, a alguien que sus ganas de vivir se apoderaron de el demonio interior en vez de al contario, Naruto es diferente, pero Sasuke no lo es, y tiene que elegir si luchar con él o contra el… ten cuidado Sakura es una batalla muy dura.

Sakura se levanto golpeando la mesa.

-Sasuke no es un demonio, no es malo, no es… no es como tú dices, él nunca le haría algo malo a Naruto.

Gaara se levanto suavemente del asiento.

-No sería la primera vez que lo intenta.

Camino hasta la puerta y la miro con la mano fija en el picaporte.

-Entonces estaba equivocado, perdido.

-¿Y qué ha cambiado?


--------------------------------------------------------------------------------

No era la mejor mañana de su vida, no tenía ganas de levantarse de la cama, la noche anterior había sido un desastre, quería dormir un poco más solo hasta olvidar que los padre de Hinata y su hermana lo habían descubierto intentando llevar a Hinata a su cama, Dios casi lo matan, claro que era comprensible lo habían pillado dejándola borracha medio inconsciente en el colchón mientras ella lo abrazaba y hablaba de lesbianas, y porno, y para empeorar las cosas no había sido capaz de explicar nada , se había limitado a pedir perdón como un idiota, suspiro y se tapo con la sabana hasta la cabeza, seguro que Hinata no querría saber más de él…

-¿Naruto?

¬

Genial, ya empiezo a volverme loco del todo y oigo su voz… espera un momento, se incorporo de la cama y pestañeo para creer lo que veía.

-Hinata…

Naruto vio el sonrojo de la chica y siguió sus ojos hasta su propio cuerpo, un leve rubor tiño también sus mejillas y se tapo de nuevo con las sabanas, tenía que empezar a usar pijama…

-Yo… estaba la puerta abierta y …pensé que no te importaría que.. bueno…el caso es que he venido a disculparme por mi comportamiento de ayer, mi hermana me ha contado lo sucedido ayer, lo siento mucho Naruto.

Naruto sonrió.

-No te preocupes- se rasco la nuca- Por suerte soy lo suficientemente rápido para esquivar a tu padre, además no fue culpa tuya.

Hinata afirmo eufórica con la cabeza.

-No debí beber…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:51 am

-No sabías que te sentaría tan mal, pero- frunció el entrecejo pensativo- ahora que lo sabes no deberías beber ni gota de alcohol…

-Yo… lo siento muchísimo, no volverá a pasar. Yo solo Salí con Sakura e Ino y… bueno solo quería divertirme como los demás.

-¿Por qué quieres ser como los demás? – Naruto la volvió a sonreír ladeando la cabeza- A mi me gustas como eres.

Hinata enrojeció y se tapo la boca, luego trago saliva y lo miro.

-¿Yo te gusto?

El rubio podía notar como sus mejillas ardían.

-Para ser sincero, parte de lo que te paso ayer fue culpa mía, le pedí, dios sabe en qué estaría pensado, a Sakura que te convenciera para salir conmigo, aunque fuera solo una cita… pero todo salió mal… y acabaste borracha.

¬

-Me gustaría mucho…

Naruto tardo unos segundos en escuchar aquel susurro… ¿había dicho que la…gustaría mucho? ¿Aun la duraba la borrachera?

-¿Quieres decir que tendrías una cita conmigo?-Hinata asintió con la cabeza- ¡¿en serio?!- Hinata volvió a asentir sonriente- ESO ES GENIAL- Naruto se puso de pies en la cama- Sera la mejor cita de todas ¡vaya que sí¡

-¿Hinata…Naruto?

Ambos chicos se volvieron a Kiba que los miraba sorprendido, Naruto miro detrás de él una sombra oscura que lo miraba con odio, y vio esos ojos grises observando su desnudez frente a su prima completamente sonrojada.

-Neji…



--------------------------------------------------------------------------------
-Yo también tengo mis dudas…

Karin miro sorprendido al gigante que se hallaba delante de él.

-¿Tú también piensas como esa loco?¿También dudas de Sasuke?

Juugo frunció el entrecejo.

-No dudo de Sasuke, pero él está cambiando, la historia se repite…, ella lo está cambiando…

-Eso no afectara a Sasuke a la hora de la verdad, él sabe lo que tiene que hacer, estamos aquí porque él lo decidió así, él quiso esto.

Suigetsu apoyo la cabeza en el respaldo.

-Pero Sasuke no es el mismo que cuando llegamos, ayer estuvo con Naruto…

-Solo era para acercase a él… es estrategia, pero vosotros no lo entendéis porque para eso tendríais que tener cerebro…

¬

Suigetsu la miro detenidamente.

-Muy bien tú que tienes cerebro cómo explicas que aun no nos haya dado órdenes claras… creo que él no tiene claro lo que quiere.

Karin entrecerró los ojos.

-Quiere venganza, quiere descubrir la verdad, se lo debe y sé que no se echara atrás.

Juugo miro al peliblanco.

-En eso tiene razón… puede que dude, pero si piensa en él…al final lo hará…

Suigetsu los miro resignado.

-Sí, es posible que sea capaz de hacerlo… aunque eso lo destruya a él también…


--------------------------------------------------------------------------------

Sakura caminaba rumbo a la cocina totalmente exhausta, menos mal había salido antes del trabajo, pero la dolía todo, necesitaba comida y un baño. Apoyo la mano en la puerta de la cocina para abrirla.

-…la verdad, se lo debe y sé que no se echara atrás.

-En eso tiene razón… puede que dude, pero si piensa en él…al final lo hará…

-Sí, es posible que sea capaz de hacerlo… aunque eso lo destruya a él también…

Las verdes pupilas se dilataron y un miedo desconocido asolo su pecho como un tsunami, le costaba respirar, y en su celebro solo se repetían las palabras de Gaara:

“…ten cuidado Sakura es una batalla muy dura… ¿Y qué ha cambiado?”
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:53 am

Capitulo 13: ¿Qué verdad buscas?

Las palabras de Gaara resonaron en el interior de la joven con más fuerza, la saliva pareció secársele en la garganta y sus movimientos se volvieron subconscientes, inspirar y espirar, pestañear, volvió a pestañear más fuerte, no podía ser, Sasuke no podía tener un plan oculto, no podía querer dañar a Naruto, a su amigo, no podía haberla utilizado, ella lo amaba…

Aparto la mano de la puerta como si la madera quemara, no, no podía ser, se negaba a aceptar como válida la respuesta que su mente daba a todas esas preguntas que habían quedado sin respuesta desde que el diablo Uchiha volviera tras cumplir su ansiada venganza, ahora que lo pensaba, cuando Sasuke regreso se había limitado a pasar inadvertido mientras negociaba con los mejores acreedores y vendedores de Konoha, ahora que se lo preguntaba mejor ¿qué demonios tenia Sasuke qué comprar? En un principio había pensado que solo eran inversiones, o arreglos para la antigua mansión medio derruida…, pero ahora dudaba, desde que ella ¬

estaba allí no había visto ni un solo pintor o albañil, normalmente su grupo de subordinados asquerosos se ocupaban de esas cosas…

¿Por qué te has casado con Sasuke?

La voz del pelirrojo parecía un virus en su cabeza, un virus que no dejaba de atormentarla, comenzó a subir las escaleras como una muñeca sin vida. La pregunta no era por qué se había casado con Sasuke, más bien era por qué Sasuke se había casado con ella… Hacía años que no la veía, siempre la había desechado, depreciado sus intentos amorosos hacia él, la había dejado a pesar de que ella le había rogado que se quedara, que volviera junto a ellos, y sin embargo, todo había cambiado aquella noche del baile, la discusión con Naruto, el duelo, el pacto… y la promesa de ella de devolverle el favor…. ¿Pero por qué le había pedido eso? Se detuvo frente a la oscura puerta de madera, inconscientemente su cuerpo le había llevado al único sitio donde resolver todas sus dudas, tomo aire y se mojo los labios, buscando el valor necesario para girar el pomo y adentrarse en la oscura estancia solo iluminada por las llamas de la chimenea y una pequeña luz tenue, casi inapreciable en el escritorio.

Las llamas vertían cálidos reflejos naranjas y dorados sobre el chico moreno que se encontraba con una copa entre las manos reclinado en el amplio sofá burdeos detrás del escritorio.

Sakura dudo, con los reflejos del fuego sobre su cuerpo, en la oscuridad y vestido solo con una camisa y un pantalón de lino negro Sasuke parecía el verdadero dueño del averno y ella venia dispuesta a leer la letra pequeña del contrato de la venta de su alma…

Sasuke frunció débilmente el ceño al verla parada, estática, en el medio de la sala, ni siquiera se había dignado a llamar a la puerta, y parecía más pálida que de costumbre, aunque lo que le hacía dudar era la severa mirada escrutiñadora que le procesaban esos preciosos ojos verdes.

Sasuke se reclino hacia adelante y sostuvo su mirada por tres largos minutos, luego volvió a reclinarse y desvió la vista al fuego.

-¿Qué quieres Sakura?

¬

-¿Por qué te casaste conmigo?

El moreno no aparto en ningún momento su vista del fuego, sabía que algún día esa pregunta tenía que llegar, y ahora estaba allí sostenida en el silencio tenso de ambos, ¿Por qué se había casado con ella? Contemplo el baile crepitante del fuego, y ladeo la cabeza levemente, una parte de él contesto casi de inmediato :para evitar sospechas, para acercarme a Naruto… Frunció el entrecejo al sentir que su estomago se contraía, él había llegado con un objetivo a esa aldea y en el no figuraba casarse con Sakura Haruno, pero maldita sea, ella se lo había puesto en bandeja de plata…

Se levanto del sofá y se cruzo de brazos apoyado en él escritorio enfrente de la chica, intentando sostener esa dura mirada.

-Supuse que contigo a mi lado mis negocios serian más sencillos.

-¿Qué negocios?

-Mis negocios.

Noto como entre sus cejas aparecía un mohín.

-Soy tu mujer creo que tengo derecho a saber la verdad, ¿todo esto tiene que ver con Naruto? ¿Con Itachi?

Un leve destello rojo apareció en los ojos del moreno, Sakura no pudo descifrar si era un reflejo del fuego que los bañaba o si había despertado alguna extraña sensación en el interior del chico; si era así él no lo demostró al hablar en su habitual tono frio:

-¿Qué verdad buscas Sakura?

Sakura trago saliva con dificultad pero completamente decidida, había llegado muy lejos, ahora no se echaría para atrás, necesitaba saber, apretó los puños, necesitaba saber si el hombre que amaba era realmente un demonio.

-La tuya…-Dio un paso hacia él decidida- necesito saber qué le ha pasado a Itachi, ¿por qué regresaste a Konoha?, ¿por qué me pediste que me casara contigo? Maldita sea- Sakura se dio cuenta enfadada consigo misma que ¬

había ido subiendo el tono de su voz en sus preguntas, apretó los puños fuertemente hasta notar sus uñas en su carne- ¡Necesito saber si eres un demonio!

Los ojos negros del Uchiha se tornaron más oscuros, más fríos y a la vez mucho más profundos, un escalofrió recorrió la espalda de Sakura. Sasuke la miraba directamente a los ojos con una amenaza callada, con un deseo contenido que amenazaba con salir rompiendo el dique de sus emociones. Se incorporo y se acerco a ella hasta que las puntas de sus pies se tocaron, alzo la barbilla de la joven con su mano para obligarla a sostener su mirada.

-Itachi está muerto, yo lo mate. Regrese a Konoha porque tengo un asunto pendiente aquí. Y me case contigo porque necesitaba hacerte mía.

Los orbes verdes se agrandaron por la sorpresa y brillaron por la emoción del sentimiento que se esparcía por sus venas a toda velocidad, necesitaba hacerte mía, su mente estaba tan shockeada que no se dio cuenta de que la cabeza del joven bajaba sobre la de ella, que sus labios se posaban sobre los de la chica y su brazo la cernía la cintura acercándola al cuerpo del chico, demostrándola su necesidad de ella. El beso no fue tierno, no fue suave ni sencillo, era un beso pasional, pidiendo, exigiendo de ella la liberación de su condena, su lengua se movía en el interior de la chica de manera compulsiva, pasional, devorando su suavidad mientras con sus manos recorría la espalda de la chica y la apretaba a las nalgas contra su excitación. Se separo unos milímetros de su boca y ante la conmoción excitada se la pelirosa le susurro:

-Y sí soy un demonio.

Volvió a reclamar su boca, necesitaba esa pureza de la chica, necesitaba beber el amor que le ofrecía, esa calidez, esa paz, ese deseo desbocado, ella era lo único bueno de él, la única que aun creía en él, aunque él la engañara… la volvió y la apoyo contra la mesa del escritorio, lo único que no era una farsa era ella, ese deseo que los unía.

La levanto de las nalgas de la chica y la sentó sobre el escritorio de madera sin dejar de besarla en ningún momento, podía oír los latidos desbocados ¬

de su corazón, la sangre parecía hervirle en las venas en una única dirección. Lamio el contorno de los labios de la chica, y comenzó a darle dulces besos húmedos en el cuello, mordisqueándola el tierno lóbulo de la oreja, en contorno de la oreja, de abajo a arriba y de arriba abajo hasta volver al lóbulo que atrapo entre sus dientes y tiro suavemente consiguiendo un dulce gemido de la chica. Mientras seguía con su reguero de besos acariciaba los pechos de la joven jugando con los erectos pezones con sus dedos pulgares, bajo las manos hasta el doblez de la camiseta y se la subió ferozmente mientras palpaba su cóncavo estomago, bajo la cabeza hasta el pecho de la agitada chica, esos gemidos le volvían loco, la cabeza le daba vueltas y sus sentidos le reclamaban sentir esas pequeñas cumbres que adornaban los blancos pechos de la joven, atrapo uno de ellos entre los dientes mientras con la lengua tocaba la cumbre, haciendo que la presión de la chica aumentara y apretara su cadera a la suya arqueando la espalda.

Mientras succionaba el pezón comenzó a separar las piernas de la chica, a acariciar la cara interior de sus suaves muslos, esa suavidad acabaría con él. Rozo su ropa interior sonriendo para sí cuando noto la humedad que traspasaba la ropa, aparto la húmeda tela y acaricio la sexualidad de la chica mientras levantaba la cabeza y reclamaba los besos apasionados de ella, bebiendo su gemido cuando el dedo corazón se adentro dentro de ella mientras con el pulgar trazaba círculos sobre la húmeda y caliente abertura de su sexo, le lamio la lengua jugando con ella, a la vez que un segundo dedo resbalaba en su interior, una vez que ambos estuvieron dentro los movió dentro de ella trazando suaves círculos que la chica acompasaba con rítmicos espasmos, Sasuke estaba perdiendo el control, mordió su labio inferior a la vez que separaba los dedos en el interior de la chica, el grito de placer de ella destrozo su última barrera defensiva, ya no podía esperar más, retiro los dedos de ella y se dirigió a su propio pantalón, medio rompió los botones para zafar su erección de esa barrera impensable que era la ropa, abrió los ojos y la miro, necesitaba beber algo más de ella.

-Sakura… mírame.

¬

La chica obedeció y separo lentamente sus parpados, Sasuke podía ver que estaban nublados por la pasión, la beso nuevamente mientras se introducía en ella con una única y poderosa embestida.

La pelirosa echo hacia atrás la cabeza soltando un grito de placer al notarlo totalmente dentro de ella. La cabeza la daba vueltas y su respiración y caderas se acompasaban al frenético ritmo que las caderas del moreno marcaban, totalmente descontrolado por ella.

Los movimientos de Sasuke eran poderosos, fuertes, intentando llenarla cada vez más, como si quisiera llegar más adentro, calar en ella, apretaba fuertemente los ojos intentando control su respuesta pero todo era en vano , entro en ella una o dos veces más y cayó encima de ella con la respiración agitada.

Sakura noto como las suaves olas de placer recorrían su cuerpo, su respiración comenzaba a serenarse, y con ella volvía a recuperar el control de sus sentidos, notaba un líquido caliente dentro de ella, el embriagador peso del joven sobre su propio cuerpo, la dura madera en su espalda.

Sasuke se levanto y se enderezo colocándose la ropa, miro al suelo pensativo y sin mirarla se dirigió a la salida de la sala. Una vez sola en la estancia Sakura se bajo con piernas temblorosas del escritorio y se coloco la ropa, era imposible pero creía recordar que Sasuke le susurraba perdón al oído mientras se movía dentro de ella, era una locura pero habría jurado que era real…


--------------------------------------------------------------------------------

La rubia se encontraba mirando al techo sentada en su sillón, todo eso del chico perro se le estaba yendo de las manos, ella amaba a Shikamaru, vete a saber por qué, amaba a ese vago, él había sido el primer hombre en su vida, bajo la mirada avergonzada, el único… Si no hubiera sido tan celosa, si no le hubiera dejado por aquella discusión… maldita Temmari, quien demonios la había mandado aparecer en su aldea y robarla al novio, suspiro triste, su vida era casi tan patética como la de Sakura o Naruto…

¬

-¡¡HOLA!!

El grito sobresalto a Ino que se incorporo rápidamente con los ojos muy abiertos mirando al chico que acababa de interrumpir en su consulta con una sonrisa de oreja a oreja.

-¿No te han enseñado a llamar a las puertas?

Kiba la miro sorprendido, como si no comprendiera que había hecho algo malo, se rasco la nuca y al hacerlo la capucha se le cayó descubriendo su corto pelo rebelde.

-Lo lamento, le pregunte a la enfermera y me dijo que estabas sola.

Ino elevo una ceja, no necesitaba que se lo recordaran.

-Hoy no hay mucho trabajo… ¿Qué quieres Kiba?

El chico pareció volver a la felicidad.

-Había pensado que tal vez querrías ir a algún sitio después de trabajar, no debe ser muy divertido estar todo el día trabajando.

Ino suspiro.

-No, no es muy divertido.

-¿Entonces?

-¿Entonces qué?

-¿Vendrás conmigo a cenar?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:53 am

Ino dudo, una parte de ella quería ir, maldita parte, pero otra la decía que no era buena idea, ¿y si la veía Shikamaru? ¿Qué le diría? …. Espera un momento ella no tenía que darle explicaciones. Frunció el entrecejo y miro al castaño decidida.

-Claro, por qué no.

-¡GENIAL¡- de pronto pareció acabarse de acordar de algo y se puso serio- pero Ino… invito yo y…

Ino sonrió.

¬

-No tienes por qué, yo tengo dinero y no me…

-No, no es eso, te invito yo, es solo que tal vez no te guste el sitio que yo decida asique si tienes alguna predilección…

Ino lo miro sorprendida, ¿por qué le importaba tanto donde fueran a cenar? ¿Por qué le importaba que a ella le gustara? Shika normalmente no la preguntaba, él se desentendía y ella era la que acababa decidiendo… Sonrió al castaño.

-No tengo ninguna predilección, elige tú.


--------------------------------------------------------------------------------

-Naruto no seas idiota.

El rubio caminaba seguro de sí mismo con una sonrisa estúpida en la cara.

-Ya te he dicho que no te preocupes- le guiño un ojo – soy Naruto Uzumaki se cuidar de mi mismo.

Gaara miro con desgana al rubio.

-Los que hicieron eso no son ninjas de pacotilla, probablemente akatsuki este detrás, eres el único que les queda, no seas estúpido eres el siguiente…

Naruto se dio la vuelta y siguió caminando marcha atrás mirando serio al pelirrojo.

-Que NO TE PRE-HO-CU-PES, déjales que vengan a por mí, les daré su merecido a esos hijos de

La cabeza del rubio golpeo con algo duro ¿Quién coño había puesto una pared en medio de la calle? Se volvió con la mano en la cabeza dolorida y abrió mucho los ojos al ver al gigante amigo de Sasuke tras él.

-Ten más cuidado imbécil, se anda mirando al frente por algo.

Naruto frunció el ceño y miro al peliblanco.

¬

-¡Él miraba al frente! Podía haberme esquivado.

Suigetsu elevo una ceja.

-Juugo se había parado gilipollas. Tú amigo también te pudo avisar, ¿o es que el chico arena quería que te dieras?

Naruto se puso rojo de furia ese tío le caía mal, muy mal.

-Gaara estaba mirándome, no vio al subnormal del gigante.

-No es cierto, sí lo vi.

Naruto abrió la boca sorprendido y se volvió al pelirrojo.

-Así no me ayudas, ¿por qué no me dijiste nada?

Gaara se cruzo de brazos.

-Me dijiste que no me preocupara que tú solo puedes…

Naruto achico los ojos y sus hombros se bajaron.

-No me quieres nada ¿verdad?

Gaara se limitó a ignorarlo y mirar al peliblanco.

-¿Qué hacéis aquí?

Suigetsu sonrió.

-Caminar.

-Me refiero a Konoha.

El dientes de serrucho elevo una ceja.

-Vivimos aquí, coincidimos en la cena recuerdas…

-¿Por qué vinisteis a vivir a aquí?

Suigetsu se encogió de hombros.

-Sasuke vino…

Gaara frunció el entrecejo.

¬

-Ya veo…

-¿Ahora te vas a hacer amigo de ellos?- le recrimino un lloroso rubio-Ya no hay fidelidad en la amistad…

-La amistad no sirve de nada imbécil, si quieres que alguien te sea fiel debes recompensarle con algo.

Naruto se volvió indignado al peliblanco.

-¿Pero qué dices? Yo confió en mis amigos. Incluso en el cabezón de Sasuke.

Al oír el nombre un brillo de diversión apareció en los ojos claros, un brillo que no paso desapercibido para Gaara.

-Comprar la lealtad no es algo muy productivo.- Suigetsu elevo una ceja poniendo atención al pelirrojo que seguía impasible- siempre hay alguien que puede mejorar tu precio… la amistad por el contrario es leal sin necesidad de serlo,-lo miro directamente a los ojos- sin motivo.


--------------------------------------------------------------------------------

Sasuke se sentó en el tejado de la gran mansión mirando al vacio, maldita sea odiaba perder el control, desde aquella pelea con Itachi se juro que nunca más dejaría que sus pasiones le vencieran, y había que joderse con Sakura todo era pasión, todo era descontrol, suspiro, y la culpa era suya la deseaba demasiado, por más que luchaba contra ese sentimiento, por mucho que peleaba consigo mismo esos ojos verdes lo vencían, derruían su autocontrol, dios si tan solo las cosas fueran diferentes… ladeo la cabeza, era una estupidez pensar en esas cosas, las cosas eran como eran y no podían cambiarse.

-¿Qué tal Sasuke?

Sasuke elevo las cejas pero no se volvió.

-¿Cuándo has llegado?

-Hace un rato…

¬

-Os habéis dado prisa.

Pudo notar la sonrisa del hombre.

-Contra antes mejor.

-Supongo.

-¿Y bien estás listo?

Sasuke noto como la sangre le helaba las venas, como desaparecía todo rastro de calor de su cuerpo, sus ojos se volvieron duros, volvía a sentirse frio, solo…el diablo que era.

-Listo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:55 am

Capitulo 14: Mi idiota favorito
Los ojos azules de la chica estaban fijos en el algodón de azúcar que tenía delante…, no es que estuviera una cita con el chico perro, pero no esperaba que la llevara a una feria…a cenar. Ahora se sentía idiota por haberse pasado más de veinte minutos vaciando su armario en busca de algo “apropiado” , suspiro resignada, no debería haberse puesto ese vestido, se sentía totalmente fuera de lugar rodeada de niños que no dejaban de chillar corriendo de un lugar a otro.

-¿No te gusta?

Ino miro los oscuros ojos del chico, parecía realmente preocupado, ladeo la cabeza e intento sonreír.

-Parece que hace mil años que no vengo a un sitio así…

-Diez años.

Ino pestañeo confundida y miro la sonrisa amable del chico que estaba a su lado con una manzana de caramelo en la mano.

-¿Qué?

-Bueno… no sabía muy bien donde te gustaría ir… así que recordé que hace años nos trajeron aquí para celebrar tu cumpleaños–El chico la sonrió a modo de disculpa- Sé que ya no somos pequeños, pero recuerdo que comiste más algodón de azúcar que Choji, asique pensé que te gustaría…

Ino sonrió, ya no se acordaba de aquel día, sus padres los habían “soltado” en la feria mientras ellos iban a “Celebrar con cerveza y comida “el ¬

cumpleaños de la rubia… a ellos no les había importado en absoluto, se habían vuelto locos subiéndose en todas las atracciones, sonrió recordando el enfado que había cogido porque Sasuke había rechazado su oferta, sonrió más abiertamente, sí, la encantaba el algodón de azúcar, le dio un bocado a la nube rosa que sujetaba con un palo, dios se le había olvidado cuanto la gustaba.

-Gracias Kiba.

Kiba se sonrojo levemente y luego dio también un bocado a la manzana asada.

-No es nada, ¿Quieres subir a alguna atracción?

Ino ladeo la cabeza, con su vestido había muchas atracciones que quedaban claramente prohibidas…

-¿Qué tal la noria?

Kiba levanto la cabeza con la manzana en la boca, mastico asintiendo, la cogió la mano que tenia libre y tiro de ella en dirección a la rueda iluminada.


--------------------------------------------------------------------------------

-Eres imbécil…

Los ojos verdes de la chica rodaron evitando mirar al rubio que se sujetaba la abultada tripa con las manos.

-Oh…, deja de decir eso, era una cuestión de honor…

La chica lo miro furiosa.

-¡¿Pero qué honor va a ver en comer 25 pasteles?

Naruto frunció el ceño.

-Era una competición- se defendió- además, Rock lee dijo que podía ganarme, deberías entenderlo.- su estomago gruño- por dios Sakura ayúdame, dame algo…

Sakura se cruzo de brazos ante las suplicas del rubio.

¬

-¿Y no os disteis cuenta que Choji os ganaría?

Naruto la miro enfadado.

-Perdí por un trozo.

-Lo mismo que Rock Lee.

-¡Pero mi trozo era más pequeño!

-Eran exactamente iguales.

El ruido de la tripa del rubio callo la riña, Sakura suspiro con fuerza y llevo la mano al bolsito que llevaba atrás. Saco una píldora de color azul.

-Pero Naruto, esto debería ser mejor que te lo tomaras cerca de un baño.

Naruto alargo la mano ansioso e intento quitarla la pastilla, Sakura sonrió maliciosa, bueno al fin conseguiría su objetivo, de un modo u otro le obligaría a escucharla.

-Pero antes… Prométeme que tendrás cuidado, y que no saldrás solo a la calle, a menos que sea estrictamente preciso.

Sakura se mordió el labio inferior para ahogar una risa que luchaba por salir al ver la cara de horror que había puesto el chico.

-No puedes hablar en serio…

Sakura elevo una ceja.

-Estas en peligro cabezón, y te guste o no tienes que tener cuidado.

Los ojos azules se achicaron.

-¿Peligro de quien?

Sakura dudo, realmente no sabía de quien, no quería pensar que era de Sasuke, como había asegurado Gaara, no, Sasuke no podía ser, pero algo dentro de ella le decía que tenía razón, por lo menos, en lo referente a la seguridad del rubio cabezón idiota.

-Por dios Sakura- Naruto la miro exasperado- Ni siquiera tú sabes de qué tengo peligro, estáis todos preocupados inútilmente, Akatsuki lleva años ¬

detrás de mí y siempre he sabido protegerme, no me pasara nada, soy el ninja nº1 de la aldea oculta de la hoja.-Sakura lo miro con una ceja alzada y le golpeo la cabeza con fuerza.-¡AU¡ ¡¡Loca!! Vivir en la misma casa de ese proyecto a mujer te está volviendo como ella.

Sakura se volvió indignada.

-Suigetsu es un chico.

-Me refería a la cosa con gafas.

Sakura abrió la boca y subió el puño para golpearlo de nuevo nadie la comparaba con Karin y no recibía su merecido. Pero en ese momento oyó una risa familiar, ambos se quedaron quietos, agudizando el oído para asegurarse que no era un espejismo, volvieron la cabeza lentamente y abrieron los ojos como platos, allí estaban Ino y Kiba, juntos, y parecía que lo pasaban bastante bien…

A Ino le empezaban a doler los mofletes de tanto sonreír, hacía mucho tiempo que no lo pasaba tan bien, tenía que reconocer que el chico perro no era solo hiperactivo e idiota, también era bastante divertido y aunque ella siempre lo había tenido por un descuidado, lo cierto era que era muy atento.

-¿Ino?

Ino pestañeo.

-Perdona me he quedado distraída.

Kiba se rasco la oreja.

-No importa, a veces pasa, aunque dudaba que a la “gran” Ino la pasara.

Ino frunció débilmente el ceño.

-¿gran Ino?

Kiba rio.

¬

-Es como te llamábamos, la verdad era que impresionabas demasiado, siempre hacías todo perfecto, aunque bueno…

Ino frunció más el ceño.

-Aunque…

Kiba soltó una carcajada.

-Bueno ya sabes gritas demasiado.

Los ojos de Ino se abrieron mucho, para luego achicarlos, agarro el peluche con forma de perro que Kiba le había conseguido y le golpeo con él mientras ambos reían.

-¿Qué hacéis?

La voz conocida, hizo que Ino se quedara estática en el sitio, mierda, porque de pronto la noche le parecía más fría, más oscura…

Su mirada se volvió más temblorosa al volverse, y encontrar su dura mirada ¿pensaría qué tenían una cita? Se mordió el labio inferior nerviosa, claro que lo pensaría, pensaba que estaban juntos…como pareja, trago saliva; no se había dado cuenta de que iba con Shino y Choji. Genial ahora tendría que explicar un montón de cosas, la primera, pensó enfadada consigo misma, era por qué se estaba poniendo roja.

-Ey Choji ¿Has vuelto a ganar el concurso?

La voz afable de Kiba a su lado la tranquilizo como un bálsamo, Choji pestañeo y sonrió al muchacho.

-Rock lee y Naruto lo intentaron- soltó una carcajada- Rock lee se ha ido derecho a casa a vomitar.

Kiba rio y sin saber por qué Ino sonrió sin mirar a los ojos que la miraban acusadores.

-Tú no has participado este año…

Kiba elevo una ceja al moreno.

¬

-Bueno no quería dejar mal a Choji – Rio al ver fruncir el entrecejo al aludido- Además si hubiera acabado vomitando Ino me hubiera regañado seguro.

Ino se volvió a sonrojar, ella no era una gruñona…, bueno tal vez con Naruto sí, pero…

-Sí, Ino tiene tendencia a enfadarse cuando las cosas no salen como ella quiere…

Los ojos azules se abrieron mucho, ¿Cómo se atrevía él a decirla…?

-Tú también te enfurruñas cuando las cosas no salen como te esperas.

El moreno frunció el ceño a su amigo con gafas de sol y cruzo los brazos sobre su nuca volviendo la mirada a otro lado.

-Bueno vámonos, aquí no tenemos nada que hacer.

Kiba se despidió con la mano de manera amigable, mientras la rubia seguía altamente enfadada con ese imbécil de coleta, era más idiota de lo que recordaba, ¿por qué tenía que estropearle todo? ¿Por qué de repente era tan borde con ella? Siempre era borde pero últimamente era aun más insoportable…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:57 am

-Esta celoso.-Ino parpadeo y miro al chico que la sonreía comprensivo, no había hablado en alto, estaba segura, Kiba rio- No soy tan idiota como crees, puede que algo inocente, pero no idiota.

-Lo siento…

-No tienes que sentir nada, ya conoces a Shikamaru, es un poco frio pero creo que aun le importas.

Ino meneo la cabeza lentamente con los ojos rojos ¿importarle?

-Yo no le importo, solo me ve como una amiga, hace tiempo que Temmari me robo su amor- ¿por qué le contaba esas cosas al chico perro?

Kiba suspiro.

-Ino, el amor no se roba, hasta yo lo sé. Como queremos a una persona y como queremos a otra son cosas diferentes, aunque sea un sentimiento parecido, no te hace sentir lo mismo, porque lo hace de distinta manera, - Kiba sonrió al ver la sorpresa en los azules ojos de la chica- Así que ella no robo el amor que él sentía por ti, simplemente él sintió otro amor por ella, y con el tiempo supongo que cambiaria sus sentimientos por ti a amistad.

Ino pestañeo sorprendida, la invadió una ternura, una visión de la realidad, que aunque triste no era fría, si no cálida, como la sonrisa del chico que hablaba, fue un acto reflejo, una locura en medio de una calle repleta de gente, pero la gran Ino se coloco de puntillas y rozo sus labios un instante en una avergonzado y sorprendido Chico perro.

-Gracias.


--------------------------------------------------------------------------------

La mandíbula de Sakura no volvería ser la misma, sus ojos casi se salen de las orbitas, al principio había pensado que Kiba se había encontrado con Ino en la feria, pero luego aparecieron los demás y pareció que a Shikamaru no le gusto algo, pero lo más increíble había venido después, Ino, SU Ino, mirando a Kiba, SU Kiba con ojos llorosos mientras él hablaba y sonriente y… SE HABIAN BESADO…NO, mejor aún, ¡Lo había besado!

-¡!DIOS¡¡ ¡¡Hay que salvar a Kiba!!-Sakura reacciono rápidamente y sujeto al rubio que intentaba ir hacia donde se encontraba la pareja- SUELTAME, necesita nuestra ayuda, ¡Ino ha intentado violarlo!

Sakura rodo los ojos golpeándolo en la cabeza.

-¿¡Pero qué tonterías dices?! ¡¡Le ha besado!! Y él no parece quejarse…

-¿Cómo va a quejarse es INO? Le golpearía si le llevara la contraria…

-¡Eres idiota¡ Él parecía más que contento, a lo mejor a Kiba le gusta Ino…

Naruto se sentó en el suelo con los brazos y las piernas cruzadas y junto las cejas intentando pensar en esa posibilidad.

¬

-Es guapa.- Dijo finalmente- Pero no tanto, tal vez esté usando una técnica mental- se levanto de un salto y Sakura lo agarro de la chaqueta –Tenemos que ayudarlo- se quejo el rubio.

-Por dios, cada día eres más tonto, ¿no ves que tiene una cita? Además tú deberías saber lo que se hace en una violación pervertido y eso no se puede hacer en un sitio público.

-¡Sí se puede!

Contesto sin pensar, pero Sakura lo había oído muy bien, ambos se miraron enrojecidos. Sakura trago saliva ¿Cómo se iba a poder?

-Sera mejor que nos vayamos, tengo que llegar pronto a casa, mañana trabajo temprano, te acompañare a casa.

Naruto la miro molesto.

-No hace falta, no creo que los “malos” me vayan a atacar esta noche- miro alrededor- hay demasiada gente…-Sakura ladeo la cabeza molesta, puede que tuviera razón pero…- además tú vives al otro lado de Konoha, que clase de caballero seria si te dejara ir sola porque tú me acompañases…

Sakura sonrió, estaba a punto de decirle que no era un caballero, pero seguro que eso solo empeoraría las cosas. Le dio la píldora de nuevo.

-Ten, úsala cuando llegues al baño Naruto…-Naruto asintió y se la guardo en el bolsillo del pantalón naranja. Observándole Sakura sintió una extraña sensación, como si el aire fuera más denso, como si el tiempo fuera más, como si se volviera más lento, era un mal presagio, los ojos se la vidriaron cuando lo vio sonreírla para irse, ese idiota , era su idiota favorito- ¡Naruto¡- Naruto se volvió sorprendido- Te cuidado.


--------------------------------------------------------------------------------

Desvió la mirada hacia su esposa que seguía totalmente quieta donde se había despedido del rubio, tenía una cara tan triste, una parte de él quería bajar de ese maldito tejado y abrazarla, besarla hasta disipar toda la pena que veía en sus ojos, pestañeo, eso no servía de nada, los abrazos y los ¬

besos no cambiaban las cosas, no servían para curar, no daban paz, la venganza, el saber que los que te hacen sentirte mal o daño sufren, eso sí trae paz, eso trae justicia, eso, miro al frente un momento, eso cambia las cosas.

Sakura comenzó a andar hacia la casa, Sasuke la observo lentamente, ojala pudiese ir con ella, pero esa noche era especial, tomo aire en sus pulmones, solo rogaba para que ella no sufriera demasiado, no lo merecía, volvió la mirada por el camino que se había ido su ex compañero de equipo, en el fondo esperaba que él no sufriera demasiado tampoco… Tsk, últimamente pensaba demasiado…

Se sentía mal.

Grrrrr, Su tripa volvió a quejarse.

Joder…Se sentía muy mal.

Se llevo las manos al estomago, seguro que tenía cara de muerto, los pies le pesaban, y se sentía febril, tenía ganas de vomitar, le dolía la cabeza, y el aroma de comida de feria y los gritos no ayudaban, rodo la cabeza intentando en vano mitigar el dolor de cabeza y cuello, iba a morir, nunca llegaría a ser Hokage, casi, pero por muy casi, 25 tartas de grosellas iba morir, mierda, ya podía leer su epitafio: “Aquí yace Naruto Uzumaki el primer Junín en morir por sobredosis de tartas” Porque esperaba que Rock Lee no hubiera muerto ya, si no, no le quedaría ni esa mísera condecoración deshonrosa.

Grrrrr.

La situación era insostenible, echo mano al bolsillo de su pantalón, para encontrar la panacea azul que Sakura le había dado, ladeo la cabeza, le había prometido que no se la tomaría hasta llegar al baño, ¿pero qué era lo peor qué podía pasar? No estaba tan lejos de casa, y a unas malas pediría alguien que lo dejara entrar un momento al baño. Sonrió, sí, era un plan perfecto, ¡vaya que sí!

Grrrrr.

¬

Se llevo la mano libre al estomago y con la otra se introdujo la píldora azul en la boca y trago rápidamente, sin pensar, no le gustaban las medicinas.

Cerró los ojos esperando la reacción, …., hum, no pasaba nada, le seguía doliendo, un poco menos, pero muy poco, suspiro, tal vez Sakura se había equivocado de pastilla, o…

-Vaya, Vaya, vaya- Naruto levanto la cabeza con el ceño fruncido, no le gustaba esa voz, vio tres figuras que reconocería en cualquier lado y se relajo, eran las serpientes de Sasuke, vaya, le estaban volviendo un paranoico, por un momento había pensado que estaba en peligro de verdad- ¿No es hora de qué los niños buenos estén la cama?

Naruto elevo una ceja enfadado al peliblanco.

-¿Y qué hacen los monstruos fuera de la casa del terror?

Karin sonrió.

-Han dado descanso a Suigetsu.

-¡Gilipollas!

Naruto se encogió de hombros e intento seguir su camino, casi lo habría conseguido dejando a esos imbéciles discutiendo, pero el gigante callado se puso delante de él.

-Tienes que venir con nosotros.

Suigetsu y Karin habían dejado de discutir, ¿ir? ¿Con ellos? Estaban locos.

-Me encantaría ir con vosotros de fiesta pero… tengo que ir a casa, tengo trabajo mañana asique…

-Oh, pero es que sin ti no hay fiesta Naruto Uzumaki…

Eso sí que no lo gusto se volvió a Karin que sonreía, habían hecho un triangulo a su alrededor y el dientes de sable había sacado su espada…¿pero qué coño…?

-¿Sabe esto Sasuke?

Suigetsu sonrió.

¬

-Él insistió en que vinieras…

Naruto frunció aun más el ceño, cuando noto que el gigante le sujetaba por los hombros inmovilizando sus movimientos.

-Mierda de Gigante…

-Mal, mal, mal- Suigetsu ladeo la cabeza negativamente- no ofendas a Juugo, es muy sensible y cuando se enfada….- sonrió aun más y sus ojos fríos congelaron a Naruto- no te gustaría verlo enfadado.

-Vámonos ya.- Karin se adelanto y golpeo el hombro de Suigetsu- ¿Podrás con él?- El gigante debía haber asentido pensó Naruto, porque la chica asintió- Bien, entonces pongámonos en marcha.

Naruto sintió que sus pies dejaban de tocar el suelo, Oh dios mío, ¿Qué coño estaba pasando?

Grrrrrr.

Un silencio tenso y una quietud se hizo ante el estridente ruido que sonó procedente del estomago del rubio, la cara de Naruto se contrajo por el esfuerzo, Sakura tenía razón, necesitaba un baño cerca y ya.

-¡Ey! ¿Estas bien?

-¡¡NOOOO!!-Los tres Hebis abrieron mucho los ojos al ver la cara roja y desencajada del rubio- ¡¡POR DIOS NECESITO IR AL BAÑO!!

Karin apoyo los puños en las caderas y lo miro con reproche.

-¿Pero qué dices quien se va a cagar en medio de un secuestro?- Pestañeo- Bueno al menos literalmente.

-YOOOO

Juugo miro a sus compañeros con cara de horror. Suigetsu se rasco la nariz desorientado.

-Tal vez deberíamos dejarlo ir a un baño…

-¡SI!-Grito rápidamente Naruto.

¬

-¡NO!- La negación de la chica tapo el grito del rubio- Si lo hacemos pedirá ayuda, se escapara, y qué diremos ¿qué tenía que ir al baño?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:57 am

Suigetsu frunció el entrecejo. Luego lo miro y se encogió de hombros.

-Ella tiene razón… por extraño que sea…-Un repelús recorrió la espalda del peliblanco- Además…

Grrrrr.

-TIOOO QUE ME CAGO!!

-¿Por dios qué has comido?

Naruto apenas podía hablar y Juugo miraba a sus compañeros cada vez más desesperado.

-casi, casi 25 tartas de grosellas…

-¿Y por qué coño te comes 25 tartas de grosellas gilipollas?

Naruto pensaba que no aguantaría más, oh genial, ahora no solo morirá por tartas también le encontrarían cagado hasta las orejas. Rectificación del epitafio: Aquí yace Naruto Uzumaki el primer y UNICO Junín en morir por sobredosis de tartas. Lo encontraron defecado hasta las orejas. Cerró los ojos. Eso tenía que ser una pesadilla, tal vez si se concentraba…

-JODER ¿no puedes aguantar un poco?

Naruto miro con toda la indignación que su contracción le permitía ala pelirroja.

-NO, al menos suéltame y cago aquí en un momento.

-No puedes cagar en medio de la calle…

-¡¡PUES ME VOY A CAGAR ENCIMA!!


--------------------------------------------------------------------------------

Sakura se paso la mano por uno de sus parpados cansada y bostezo, debería haber estado en la cama hace horas, ese Naruto… una dolor en el ¬

estomago la obligo a cerrar los ojos, seguía con ese presentimiento, dejo las llaves en la mesa de la entrada y miro sorprendida la casa, parecía vacía…, se encogió de hombros tal vez los Hebis hubiesen ido a la feria, sonrió, al fin estaban donde pertenecían, esos monstruos feriantes… su sonrisa se borro mientras agarraba la barandilla de las amplias escaleras de mármol, ¿Y Sasuke? ¿Habría ido con ellos? Tenía que reconocer que había sentido un poco de envidia al ver a Ino y a Kiba, seguía siendo una tonta, pero aun esperaba comer algodón de azúcar con Sasuke de la mano, podía ver como Sasuke arrugaba la nariz al darle a probar y como conseguiría sin esfuerzo peluches para ella… llego al final de la escalera y su humor se torno oscuro como el pasillo que la esperaba, ¿a quien quería engañar? Aun faltaba mucho para que eso pasara… si es que llegaba a pasar… Sí soy un diablo… Esas eran las últimas palabras que había oído de él…

Giro el pestillo con pereza, y vio la figura de un hombre moreno apoyado en la ventana del cuarto de Sakura, su corazón le dio un vuelco, ¿Sasuke la había estado esperando?

-Sakura…- Sakura abrió mucho los ojos y se agarro al tirador de la puerta, ese no era Sasuke- Creo quería – se iba volviendo lentamente- que tú y yo tenemos varias cosas que aclarar…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 11:58 am

mmm...??? Como es que lo haces tan rapido?? Eso se llama ser veloz y tener una imaginacion muy activa... o quizas te estas copiando... n_n
Volver arriba Ir abajo
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 12:00 pm

Capitulo 15:Su propio infierno

La habitación estaba bañada de la luz azul oscura de la noche, la única luz que alumbraba la alta figura era la tenue luz que se filtraba por la gran ventana que presidia su cuarto, trago saliva intentando pasar el miedo que atenazaba cada uno de sus músculos, era su cuarto, pero se sentía como una extraña en aquella habitación, esa presencia lo ocupaba todo, llenaba el aire haciéndolo más frio. Pese a no poder verle la cara sabia que la miraba a ella, petrificándola, y sin embargo había algo familiar en aquella sensación, algo que la recordaba a…

-¿No quieres sentarte?

Sakura miro con ojos brillantes a la figura que se acerco un paso a ella y retrocedió instintivamente golpeando con la espalda el blanco interruptor que encendía las luces.

La ceguera provisional del primer instante fue pasando a medida que sus ojos se acostumbraban a la amarillenta luz, fijo sus orbes verdes en la figura extraña y contuvo un grito de horror.

Conocía a esa persona, era ese asqueroso Asumí, ese cobarde que siempre se escondía tras esa estúpida mascara naranja con un solo agujero para permitir vislumbrar a sus presas.

-Tobi.

Una leve risa se oyó golpear la madera de la máscara del moreno.

-Veo que tu “esposo” no te ha contado mucho… - se encogió de hombros- puedes llamarme Tobi si lo deseas.

Las finas cejas se unieron.

-¿Qué quieres decir? ¿Qué haces aquí?

A pesar de no poder ver su mirada Sakura juraría que sus ojos brillaban con una sádica diversión.

-Te esperaba.

Sus ojos se abrieron y casi grito al contestarle.

-¿A mí?

-Es tu habitación, ¿no?- ladeo la cabeza- ¿O es qué alguien más viene aquí a dormir?

Las mejillas de la peli rosa ardieron de indignación.

-Eso no te importa.

-Bueno yo creo que sí…- se sentó en la silla que se hallaba tras él, en el tocador de la chica- al fin de al cavo querida estas en ,mí casa.

Los ojos verdes de paralizaron , y por un momento su mente no podía, o no quería dar una explicación razonable que gritaba su cabeza. Pestañeo volviendo a la realidad, esa casa era de Sasuke, de los Uchiha, y Sasuke era el ultimo Uchiha, asique era imposible que ese asqueroso atsuki tuviera nada que ver con esa propiedad.

-Esta casa pertenece a los Uchiha, es de Sasuke.

-Tienes razón esta casa es de los Uchiha.

-Si tienes algo que decirme hazlo ahora.- de pronto una idea cruzo su mente y se puso muy rígida- ¿Has venido a matarme?

Su risa la erizo el pelo de la nuca.

-Espero no tener que hacerlo, creo que a Sasuke no le gustaría…

-¿Sasuke?

¿Qué tenía qué ver Sasuke con Akatsuki? ¿Acaso seguía teniendo negocios con ellos? Por dios ¿y si Gaara tenía razón? Él no podía… eso no podía…

-Es cierto.-Sakura levanto su vista hasta aquel único orificio de la cara del hombre- No me mires así querida, tu cara es como un libro abierto-se rasco la oreja con la mano enguantada-Pero no deberías juzgar a Sasuke, él solo quiere venganza.

¿Venganza? Maldita sea, Sasuke llevaba obsesionado con esa puta venganza demasiado tiempo, no tenía sentido seguir con eso, él ya se había vengado, había vuelto a Konoha asegurando haber matado a Itachi, habiéndose vengado de él por la muerte de sus padres, de su clan, ¿por qué tendría que vengarse más? ¿Y por qué iba a tener tratos con atsuki? Eran demasiadas preguntas sin respuestas, ¿y dónde estaba Sasuke? Tomo aire y miro a su agresor con dureza, tendría que ganar tiempo hasta que supiera lo que pasaba.

-Sasuke mato a Itachi.

El Akatsuki aprecio la nota de duda en la frase Sakura y rio de nuevo.

-Sí, eso no lo debes dudar, pero aun así Itachi habría muerto asique… técnicamente Sasuke solo fue una eutanasia, -ladeo la cabeza- un poco dolorosa, pero le hizo un favor.

Sakura lo miro confusa.

-Eso acabo con su venganza.

-Eso la inicio pequeña.

Las verdes pupilas se agrandaron y solo una pregunta escapo de sus perplejos labios.

-¿Qué?

Itachi movió la cabeza a ambos lados como si dudara como decirlo.

-Sasuke esta vengando a Itachi.


--------------------------------------------------------------------------------

Pein caminaba de un lado a otro de la puerta con la cabeza agachada y un claro enfado dibujado en su cara, no deberían haber dejado a esos niños la tarea de ir a buscar el Kûby, no deberían tardar tanto, coño, dio una patada a una piedra inerte del suelo, deberían haber llegado ahí hacia ya un buen rato. Putos inútiles, el único que valía de ellos era Sasuke, pero tampoco había rastro de él, tal vez el ninja ese…¿Cómo se llamaba?...¿Naruto? …sí, algo así, tal vez ese Naruto los había matado a todos, si Jiraya había sido su maestro seguro era un enemigo a tener en cuenta, ese viejo salido había sido un buen maestro…, un extraño dolor aprisiono su pecho, apretó los dientes y levanto la cara para que el frio aire le golpeara en la cara, era una gilipollez pensar en el pasado, solo importaba el futuro… ¡y no habría ningún puto futuro si esos gilipollas no aparecían de una puta vez!

Giro sobre si por vigesimotercera vez y sus ojos se achicaron al ver unas extrañas figuras a lo lejos, se cuadro observando las cuatro figuras que se acercaban cada vez más haciéndose más grandes y más nítidas, había un gigante, y… el loco del chico espada…. Eran ellos, faltaba Sasuke, si no se equivocaba… bueno por lo menos llevan al rubio, pensó descansado cuando estuvieron lo suficientemente cerca, frunció el ceño ¿pero por qué miraban al suelo los cuatro? Y ¿por qué coño traían todos la cara colorada? ¿Se habían dado de ostias hasta ponerse así la cara?

Llegaron a su altura y se detuvieron, le extrañaba sobremanera la entereza del preso, parecía una jovencita a la que habían quitado su virtud más que un ninja al que le preocupara su muerte. Ladeo la cabeza aun más extrañado, las pocas veces que habían coincidido, o le habían hablado de él, parecía parecerse a su antiguo maestro y ser un bocazas, pero ahora… no decía nada.

-¿Pero qué mierda a pasado para que llegarais tan tarde?

Suigetsu lo miro ceñudo y con cara de pocos amigos.

-La de este.

Acuso señalando al rubio, que se volvió rojo como un tomate, y echando llamas por los ojos.

-Os dije que tenía que ir a un baño.

Una ceja roja de Karin se alzo.

-Eso daba igual has estado cagando cada tres minutos,¡¡tres minutos!! Deberías hacer que eso te lo viera un medico.

-¡YA ME LO HABEIS VISTO VOSOTROS ASQUEROSA!

Pein abrió mucho los ojos y levanto las manos para hacerlos callar.

-¿Le habéis permitido ir al baño?

El peliblanco se cruzo de brazos.

-No nos quedaba más remedio, ha ido dejando un rastro de mierda desde Konoha.

Pein lo miro aun más asombrado. ¿Eso era alguna técnica para que lo encontraran? Si lo era , era bastante asquerosa…

-¿Y lo dejabais solo cada tres minutos?

Suigetsu parecía a punto de estallar.

-Por supuesto que no, no somos idiotas.

-¿Entonces como….- la voz de Pein se apago al comprender la situación, oh dios mío, ¡¡esos estúpidos le habían acompañado mientras el rubio cagaba!! Por dios, por eso traían la cara contraída y colorada, reprimió una carcajada con esfuerzo y se rasco la nariz para evitar que leyeran la sonrisa de su cara, no era gracioso, era algo estúpido y asqueroso, por amor de dios si lo llevaban atado ¿Cómo se limpiaba? Rodo los ojos había cosas que era mejor no saber- llevarlo al calabozo- se volvió a Naruto muy serio- Y cuidado con cagar por el camino, tengo el olfato muy fino y si te cagas en un pasillo te coso el culo, ¿estamos?

Naruto lo miro ceñudo y antes de que pudiera reprocharle nada Juugo lo alzo.


--------------------------------------------------------------------------------

Sakura podía notar como sus rodillas temblaban, algo en ella sabía que lo decía el demonio ese era cierto, los ojos de Sasuke, su mirada seguía escondiendo algo cuando regreso, ella había pensado que era simplemente porque Sasuke no sabía ser de otro modo, siempre había sido frio y distante, pero ahora lo dudaba, cerró los ojos para contener sus emociones, ella lo había sabido siempre, pero no había querido aceptarlo porque eso sería aceptar que seguía amando al ser vengador que siempre había sido Sasuke.

-¿Qué paso? ¿De quién quiere vengarse Sasuke? Itachi asesino a su clan, no tiene sentido querer vengarlo…

El moreno ladeo la cabeza.

-¿Nunca habéis pensado por qué Itachi lo hizo?

-Para ser más poderoso, él quería…

-Él quería a su familia, y a Sasuke por encima de todas las cosas, Itachi lo salvo, - movió la mano en el aire- en el fondo era un flojo. – Sakura lo miro horrorizada- Ya ves, parece que la gente a la que sirves te ha engañado todo este tiempo y ha conspirado contra la familia a la que ahora perteneces… Sakura Uchiha.

-¿Qu…Qué quieres decir?

El cuerpo del hombre se echo hacia delante apoyando los brazos sobre las rodillas y la miro muy directamente.

-Desde que se fundó esta aldea siempre han tenido el mal vicio de engañar y desprestigiar a los Uchiha, son peligrosos…, hace ya algunos años uno de ellos intento vengarse, espero al momento justo durante muchos, muchos años…, pero fallo, el estúpido Hokage arriesgo su vida y la de su propio hijo para salvar la aldea…

-Naruto…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 12:03 pm

OK VUELVO A ACLARAR NO ES MIO!!!!

SOLO KIERO SABER SI LES GUSTO EL FIC PQ A MI SI AUNKE SANTALIA LA AUTORA NO LO A ACABADO


VULVO A DECIR NO ES MIO Y TODAVIA NO LO ACABA



Capitulo 16: El sabor de la sangre

Era consciente de cada músculo dormido, el dolor le impedía moverse, abrir los ojos, parecía que los parpados estaban pegados, y un extraño sabor inundaba su garganta al intentar producir saliva, ¿estaba muerta? No, la muerte no podía ser tan dolorosa…. ¿Qué demonios la había pasado? Sentía como su cabeza daba vueltas descontroladamente, ¿sería resaca? Busco en sus recuerdos intentando comprender que la había llevado a aquel estado, su respiración comenzó a agitarse… había llegado a casa después de la feria, se había despedido de Nar…NARUTO, dios mío, los recuerdos cayeron como una cascada sobre ella, Tobi…Naruto… Sasuke…, tenía que levantarse, tenía que ayudar a Naruto, tenía que avisar a todos….

Apretó los parpados más fuertes, para abrirlos de golpe en una cegadora oscuridad, parpadeo varias veces seguida para comprender que tenía los ojos abiertos, si iris verde se achico y la pupila se dilato para poder apreciar los matices que la oscuridad de la noche dejaba ver… era imposible, apenas podía ver nada, apretó los puños sobre una suave tela sobre la que se encontraba recostada, no era su casa, ella no tenia esas sabanas de raso, ¿Dónde estaba?

¬

El dolor producido por el adormilamiento de sus músculos empezaba a remitir, se incorporo débil mente sobre la almohada con la respiración agitada.

-Ya estas despierta.

Las cejas de la chica se alzaron ante la sorpresa. ¿Qué hacia él ahí? ¿Iba a matarla él mismo?

-Sasuke…- Su temblorosa voz la enfado, no podía tener miedo, no ahora que Naruto y Konoha estaban en peligro- ¿Dónde estoy? – Movió la cabeza a ambos lados en busca de una salida. Pero era imposible apreciar ningún detalle en esa oscuridad- Tengo que avisar a Naruto.

-Es tarde.

Los ojos de Sakura se cristalizaron ¿Cuánto de tarde? ¿Acaso ya habían matado a Naruto? Trago saliva.

-¿Cuánto tiempo llevo inconsciente?

-Unos dos días.

El temor se apodero de Sakura, lucho con su propio cuerpo para lograr zafarse de las mantas que la cubrían desesperadamente, no podía ser… no podía ser… se tiro de la cama, pero sus piernas aun temblorosas no lograron sujetarla y cayó de rodillas sobre el frio suelo, agarrada al colchón con ambos brazos. Por las mejillas empezó a correr una lágrima de indignación. Inspiro el gélido aire y reunió todas las fuerzas que le quedaban para obligar a sus rodillas a mantenerlas, se levanto orgullosa, pero se tambaleo débilmente hacia atrás, rápidamente apoyo ambas manos detrás de ella sobre lo que presumía era una pared.

-¿Dónde estoy?

Tanteaba la pared intentando moverse lateralmente a la derecha, tenía que haber una puta puerta por la que salir.

Sasuke tardo un minuto en responder.

-Ya sabes donde estas.

¬Sakura resoplo frustrada, no encontraba la perta, y Sasuke no ayudaba mucho. Su pie golpeo una caja y el ruido rompió el silencio surgido después de la respuesta del moreno.

-Yo ya no sé nada.

Otro objeto en su camino hizo que se tropezara de nuevo, esta vez casi callo, se agarro en el último instante a una tela dura y pesada, pestañeo, una tela en una pared… ¡Era una cortina! Reunió fuerzas en el puño cerrado y movió la cortina hacia ella, liberando la plateada luz de luna que se filtraba por la ventana. No se fijo en la exquisitez de los muebles, ni en buscar una salida, sus enrojecidos y sorprendidos ojos estaban fijos en el chico que se encontraba a un metro de ella, parado en medio de la estancia recibiendo de pleno la luz, era como si la luna le alumbrara. El corazón de Sakura se detuvo al ver la vestimenta de su marido, aquella capa, aquellas nubes rojas en la tela oscura… Sasuke… Tobi no la había mentido, él era uno de ellos, su mirada subió por la alta figura hasta posar sus ojos en los fríos y negros ojos de Sasuke.

-Me mentiste…

Su voz se quebró, ¿Cómo había podido ser tan imbécil?

-No te mentí- su profunda voz parecía tan suave y distante como siempre- todo lo que te dije era real.

Los ojos de Sakura se achicaron.

-¡Te casaste conmigo para arrimarte a Naruto!- Hizo una pausa recordando como ella había animado al rubio a relacionarse con Sasuke- y yo- su voz tembló- te lo puse tan fácil…

-Pero no te mentí.

La furia se apodero de ella.

-No me dijiste la verdad, ¡Es lo mismo!

-No lo es.

¬

“Para mejorar en mis negocios” “hacer una inversión” “Mejorar su posición social” Oh, dios mío, un quejido de frustración se escapo de sus labios recordando los motivos y excusas que él le había dado.

-Me utilizaste.

Sasuke no se inmuto.

-Lo hice.

Las lágrimas corrieron por sus mejillas, se mordió el labio inferior tembloroso, todo era culpa de ella seguía siendo aquella niña estúpida que le seguía sin sentido, y lo peor de todo es que lo había ayudado a dañar a sus amigos.

-¿Por qué yo?

Sasuke se encogió de hombros.

-Me debías un favor, hiciste un pacto conmigo.

Aquel estúpido pacto.

-Pero eso fue para proteger a Naruto para que no lo mataras, ¿Qué sentido habría tenido si aun así tú…- Las orbes verdes de la chica se ensancharon al comprender- No pensabas matarle….no así…solo querías medir su fuerza…y yo… yo creí… ¿Por qué no me lo dijiste?

Una pequeña sonrisa se poso en la comisura izquierda de la boca del chico.

-No me habrías creído.

Recordaba perfectamente aquella noche, ella pensaba que Sasuke mataría a Naruto o al revés, dios había sido tan estúpida…

-¿Pero por qué casarte?

-Ya te lo dije, la gente no confiaba en mí.

-Eran más listos que yo…- Su boca se volvió una perfecta o y sus ojos lanzaron fuego cuando una idea cruzo en su mente- ¡No tenias porque acostarte conmigo!

¬

Sasuke frunció el ceño.

-Si no el matrimonio no hubiera sido valido.

-¡Y UNA MIERDA¡ el matrimonio era perfectamente válido legalmente, nadie sabía que nosotros no… no… bueno nadie lo sabía, - la rabia la inundo del todo- ¡Y TÚ PARECIAS REALMENTE OFENDIDO CUANDO YO ME ESCAPE DE TUS SEDUCCIONES!

Una ceja negra se alzo.

-Cuando me drogaste.

Sakura resoplo.

-Lo tuyo fue peor, asique ahora no vamos ha hondar en detalles- sonrió sarcásticamente mirándolo con desprecio- no lo hiciste solo una vez, debiste reírte mucho mientras me violabas.

Un relámpago cruzo los ojos del muchacho, haciendo más fría la habitación.

-¿Violarte? ¿Cuándo demonios te he violado yo? Que yo recuerde gritabas pidiendo más y tus quejidos eran de placer.

La indignación y vergüenza cubrió su cara de rojo carmesí, ¿Cómo se atrevía a decirla esas cosas?

-¡ Tú me violaste¡ me tenias engañada, ¡yo pensaba que tú...- su voz murió en la garganta.

Sasuke se aproximo a ella un paso acortando la mitad de la distancia.

-¿Qué yo qué?

Sakura le lanzo una última mirada de odio y clavo su vista en el suelo.

-Que me deseabas….

El silencio arropo la habitación en lo que a ella le pareció una eternidad, no se dio cuenta de que Sasuke había recorrido el paso que lo separaba de ella, que su respiración la acariciaba el cabello, hasta que en un gruñido la asió atrayéndola hacia él y junto sus labios con los de ella.

¬

Puede que fuera porque estaba demasiado débil pero tardo dos minutos en reaccionar, dos minutos en golpear su pecho con sus puños intentando inútilmente que él se alejara de ella. Sasuke la mordía levemente el labio inferior, con posesividad. Dejo caer sus manos sobre su pecho para alejarlo pero oyó su corazón, latía, latía fuertemente, como si tuviera sentimientos…. Sus lagrimas la quemaban los ojos, Sasuke lamia la apertura de sus labios, devoraba su boca, eso… ¿qué estaba haciendo? Movió la cabeza frenéticamente hacia los lados hasta que él sujeto su cara con ambas manos, sin cesar de besarla, resoplo y mordió fuertemente el labio del muchacho hasta que sintió un sabor entre agrio y dulce, a hierro oxidado, conocía ese sabor muy bien, era sangre, le estaba haciendo sangre, su labio sangraba y él seguía besándola, sus sentidos se detuvieron, su cabeza era un maraña de ideas e intenciones, y así cerró los ojos, rindiéndose aquel beso con sabor sangre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 12:04 pm

Ese calabozo era una mierda, los akatsuki eran una mierda, los hebis eran una mierda, Sasuke Uchiha era una mierda… y él… él era gilipollas.

Tiro una vez más de las cadenas que lo retenían, y el dolor volvió a sus muñecas, podía sentir como la sangre resbalaba por sus manos, notaba el sabor de la sangre en su boca, como sus huesos se quejaban por los intentos de rompérselos, dejo caer su cabeza resignado, no podía romperse la mano el grillete estaba muy ajustado, y aunque lo lograra no podía huir de allí con las manos colgando.

Levanto la cabeza y miro a la pequeña ventana con barrotes que iluminaba la celda cochambrosa, no era así como se había imaginado ese día, seguro que Hinata pensaba que la había dejado plantada, resoplo. Esos capullos iban a pagar muy caro estropearle su cita…

-¿Qué tal el alojamiento?

Naruto se tenso y miro con odio al hombre con mascara que se encontraba frente a él.

-¡Suéltame maldito¡

¬

Una pequeña risa choco contra la madera que tapaba su cara.

-¿Eso quiere decir que no estas cómodo?- se llevo la mano al mentón como tanteando ideas- tal vez sea la comida, pero dado el viaje que tuviste pensamos que agradecerías dieta blanda…

Los dientes de Naruto chirriaron.

-No es momento para bromas.

-¿Quién bromea?

Se intento acercar al akatsuki pero las cadenas tiraron de él.

-Cuando me libere pienso mataros uno por uno.

La carcajada lo enfado aun más.

-No permitamos que nos mates a todos de golpe con tu gran poder.- Las aletas de la nariz del rubio se agrandaron de aire putrefacto que ni notaba después de dos días de cautiverio, solo notaba cansancio ,dolor y cólera.- No te preocupes Naruto, puede que la ultima vez me estropearas el plan, pero… cosas del destino ahora sin ti no habría plan.

Las cejas rubias se unieron.

-¿Qué plan? ¿Para que queréis el Kuby? ¡No podrás controlarlo!

Sin verlo Naruto sabía que estaba sonriendo, se acerco a él, hasta que Naruto pudo distinguir lo que se hallaba detrás del agujero de madera, las aspas negras sobre rojo… sus ojos se abrieron, ¡eso era imposible! Su mente vislumbro una idea sobre otras… la ultima vez me estropearas el plan….el kuby…ese ojo… No podía ser… él no podía ser…

-Creo que puedo Naruto.


--------------------------------------------------------------------------------

-¡Hinata!

La chica morena se volvió sobresaltada. Y se detuvo al ver a la chica rubia que corría hacia ella. La saludo con una leve inclinación de cabeza.

¬

-Ino.

Parecía preocupada.

-¿Has visto a Naruto?

El rubor subió por las blancas mejillas de la morena y sus claros ojos se inundaron de tristeza, la había dejado plantada, debería haberlo sabido, Naruto solo la veía como una amiga…

-No…

Ino frunció el ceño, todo aquello era demasiado raro, no había visto a Sakura en dos días, había enviado una nota diciendo que se iba de viaje con su marido… ¿con su marido? Sakura no podía haber escrito esa carta, no se hubiera ido sin decírselo a ella, ¿Y ahora Naruto? Tampoco lo había visto desde la feria… eso no tenía sentido, Naruto no se hubiera ido con los hebis y Sakura … no sin llorar y chillar por todas las esquinas, no sin visitar la tienda de rammen.

-Tengo que hablar con Tsunade.

Se dio la vuelta cuando noto una presión en su brazo, se volvió a la chica que la miraba sonrojada.

-¿Le ha pasado algo a Naruto?

Ino frunció el ceño de nuevo, no tenía tiempo que perder, no podía entretenerse, no sabía muy bien que pasaba, pero algo la decía que todo aquello no era normal.

-No lo sé… pero… hay algo que no me convence… ¿Hoy era tu cita con Naruto?- Hinata asintió más colorada- Definitivamente algo no me convence, Naruto estaba muy contento con esa cita, incluso se enfrento a tu primo, no se la hubiera pedido por nada del mundo…

Hinata la miro con esperanza.

-¿Tú crees?

Ino asintió.

¬

-Estoy segura.


--------------------------------------------------------------------------------

-Deja de mirarla crio o la degastaras.

Los ojos del peliblanco se achicaron mirándolo con ira.

-Esa espada debería ser mía.

-¿Vas a empezar otra vez con lo mismo?

Su mirada odio se poso por un instante en la estúpida pelirroja que lo miraba con superioridad, ¿por qué Sasuke la seguía llevando con ellos? Tía estúpida y pesada.

-Cállate Bruja esto es entre el tiburón y yo.

Una ceja de Karin se alzó divertida, se cruzo de brazos y lo miro con sorna.

-¿Tú llamando tiburón a alguien? ¿Te has mirado en un espejo? Parece que vas a comerte a alguien.

Suigetsu sonrió mostrando su dentadura puntiaguda.

-Deberías estar tranquila eres la última persona a la que me comería, me das demasiado asco.

-Dios estamos rodeados de aficionados… se van a matar entre ellos

Ambos miraron a Kisame.

-Antes de matarla a ella te matare a ti y me quedare la maldita espada.

Kisame sonrió ante la fanfarronería del joven.

-Me encantará que lo intentes.

-Sí a mí también me gustaría verlo, pero Sasuke te dijo que hasta que el asunto no esté arreglado ni miraras la espada.

Suigetsu recordaba perfectamente las amenazas de Sasuke, pero maldita sea, él solo estaba ahí por esa puta espada, a él le importaba una mierda lo que le pasara a Konoha, apreciaba a Sasuke, sería un gran rival y no era ¬

mal amigo… ladeo la cabeza… bueno viendo la suerte de Naruto… retiraba lo de la amistad.

-Karin si no te callas de una puta vez, cambiare de opinión y te matare a ti antes que a él.

- ¿A sí? Pues vamos, te voy a romper cada uno de los asquerosos dientes que tienes en tu apestosa boca.

Ambos se pusieron a la defensiva mirándose con ira.

-Callaros.- Pein se puso de pies y miro a Kisame con reproche- No le piques… - volvió su mirada a Suigetsu- Sasuke tiene razón ahora tenemos una alianza cuando esta se rompe yo mismo ser testigo de vuestra pelea y enterrare al perdedor, pero por ahora guardar calma.

-¿Y cuando coño se supone que vamos a atacar? El kuby ya estará lo suficientemente debilitado, ese imbécil ya no tiene fuerza para nada.

-Liberaremos al Kuby pasado mañana y dentro de tres días Konoha caerá.

Todos los presentes en el salón volvieron su mirada a la voz divertida que provenía de la entrada, el akatsuki se encontraba apoyado en el marco de la puerta, parecía totalmente relajado como si acabara de decir qué cenarían esa noche. Una débil sonrisa asomo de los labios de Kisame mirando a Suigetsu que observaba al jefe, ya faltaba poco, pronto vería si Sasuke tenía razón y Suigetsu podía ser un buen rival…


--------------------------------------------------------------------------------

Las cartas se deslizaban sobre el verde tapete en la mesa de su despacho, recogió las que tenía enfrente de ella, era una buena mano, muy buena mano, casi sonrió al ver los cuatro reyes y el as de picas. Miro por encima de sus cartas a sus oponentes, Shizune parecía llevar una buena jugada, aunque jugaba bastante bien sus ojos brillaban de manera especial… caso aparte era Kakashi ese hombre era el mejor jugador póker de la historia, no se le movía ni una pestaña, ¿Cómo saber entonces su jugada? Aunque… a menos que tuviera escalera de color o un póker de ases no había nada que pudiera hacer, y eso era casi imposible… Se humedeció los labios.

¬

-Vosotros habláis.

Shizune dudo y luego satisfecha mostros sus dobles parejas, Tsunade sonrió.

-No está mal.

Kakashi la miro sin emotividad mostrando su full. Sus ojos brillaron y la boca se le lleno del dulce sabor de la victoria anticipada, sonrió más ampliamente y dejo caer sus cartas.

-¡Vaya has ganado¡

Tsunade se volvió victoriosa a Shizune.

-Esperemos que no se cumpla la tradición.

Los ojos de Tsunade echaron fuego al mirar al peliblanco.

-No siempre pasa algo ma…

Los fuertes golpes en la puerta hicieron que los tres miraran en dirección a la entrada, no le dio tiempo a dar permiso para pasar, cuando abrió la boca el pomo había girado y dos chicas habían entrado en su despacho con cara de preocupación.

-¿Qué sucede?

-Creemos que han secuestrado a Naruto y a Sakura.




BUENO HASTA AKI SE KEDO SANTALIA HABER CUANDO LO CONTINUA NO SE PREOCUPEN LO ESTARE SIGUIENDO HABER CUANDO SACA EL SIG CAPITULO


Y DE NUEVO


NO ES MIO EL FIC SOLO LO PUSE POR QUE ME GUSTO
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kath!
Sanin
Sanin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2470
Edad : 25
Localización : νєиεzυεℓα
Fecha de inscripción : 14/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Ago 04, 2008 5:03 pm

hola karen!!!

me tomo 4 horas leer el fic esta muy bueno espero la conti okis



chaoo amiga!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Mar Ago 05, 2008 9:35 am

Capitulo 17: Aun que no lo quieras ver

Sus ojos marrones se detuvieron en la cara decidida de la chica, si lo que ella decía era cierto…, miro al peliblanco que se encontraba detrás de una avergonzada Hinata.

-¿Crees qué es posible?

Kakashi se encogió de hombros.

-Es posible, pero por qué Sasuke iba a raptar a Naruto y a su propia mujer… no tiene mucho sentido.

Tsunade asintió con la cabeza, entrelazo sus dedos de las manos y apoyo los codos sobre la mesa, necesitaba pensar muy bien en todas las posibilidades.

-Quizás se han ido por su propia voluntad...

Los ojos azules de Ino relampaguearon de indignación.

-Sakura no se iría sin decírmelo ¿Y a dónde? Dios sabe que Sasuke no sería tan romántico como para llevarla con él, y ella no dejaría su trabajo en el hospital así como así.

-Por amor se hacen locuras Ino.

Ino junto las cejas.

-¿Y qué pinta Naruto en su amor? – Eso era lo que no le cuadraba a Tsunade- Él cabezón tenía una cita con Hinata- señalo a la morena que se puso color granate hasta las orejas ante su sorprendida mirada- ¡Él no se iría!

-¿Y si es una coincidencia? Puede que Naruto no se haya marchado con ellos, quizás ha ido a otro lado.

-Imposible- la débil voz de Hinata consiguió que se instalara un ambiente silencioso tras su afirmación- se que algo le ha pasado, Naruto puede ser muchas cosas pero no faltaría a su palabra…

Tsunade medito las palabras de las dos chicas y luego observo con secreta preocupación a Kakashi que la miraba sin mostrar ningún tipo de preocupación.

¬

-Puede que tengáis razón en algo… es raro que Naruto se despreocupe y se vaya sin avisar… más teniendo una cita… para una vez que tiene una dudo que se marche por su propia voluntad sin avisarla.- Dejo salir el aire de los pulmones y respiro lentamente ensanchado las aletas de su nariz.- Si así os quedáis más tranquilas mandare a un pequeño equipo preparado para encontrar y traer de vuelta a Naruto… pero en cuanto a Sakura… necesito más pruebas Ino, ambas sabemos que Sasuke siempre fue su talón de Aquiles, su debilidad, es posible que en una de sus locuras lo haya seguido vete a saber dónde.

-Pero…

-No hay más que hablar,- Interrumpió la queja de la joven que cerró la boca - podéis retiraros.- Sin decir ni una palabra ambas chicas desaparecieron tras la puerta- Reforzar las defensas de la ciudad.

-¿Crees qué estamos en peligro?

Tsunade observo a su amiga lentamente y luego cerró los ojos mientras se reclinaba en su sofá.

-No lo sé, pero estoy segura que hay algo raro en todo esto.

-¿Entonces crees que Sasuke…

-Espero qué no- Tsunade abrió los ojos – realmente espero que no…


--------------------------------------------------------------------------------

Los pálidos labios del chico recorrían la larga línea de su cuello, besando , acariciando, no pudo reprimir un leve gemido al notar los pequeños bocados que producían sus dientes en su suave piel, Sakura sabía que aquello estaba mal, una pequeña voz en su cabeza intentaba prevenirla de que aquello no era correcto, pero justo Sasuke se apodero del lóbulo de su oreja, podía oír su respiración entrecortada, podía sentir su cálida y húmeda lengua en esa parte de carne sensible de su cuerpo, un calor inundaba sus entrañas, a su cuerpo le daba igual el mundo fuera de ellos dos, de esa cama, de ese momento, no sentía miedo, no sentía dolor, se sentía volar entre un aire cálido y espeso.

-Sasuke…

Su voz se ahogo en los labios del chico, su lengua encontró la pequeña lengua del chico, podía notar su sabor, su pasión, por unos momentos podía olvidar todo, le echo los brazos al cuello rendida ya aquel calor que arrancaba desde cada poro de su piel y acababa en su vientre. Paso los dedos por el suave y rebelde pelo de él, le correspondía al beso, buscando lo mismo que él, era una necesidad de fundirse con él, de aunque solo fuera por esa noche darle todo lo que tenia dentro, todo lo que siempre le había pertenecido a él, solo a él..

Gimió una vez cuando Sasuke la libero de la presión de sus labios y comenzó de nuevo a rozarla el cuello en movimiento de descenso, acariciando su agradecida piel con el pulgar, con ¬

su lengua, con su nariz, se detuvo en el hondo donde se unen los huesos de la clavícula para depositar un pequeño y suave beso, mientras sus manos abrían el vestido de la joven. La miro un instante a los ojos, esos ojos oscuros como la noche llenos de deseo compartido, su cuerpo se tenso por la pasión que ellos reflejaban, sus pezones se tensaron al notar el frio aire y la ardiente mirada.

Sasuke retiro su mirada de la suya y bajo la cabeza hasta alcanzar la cúspide de uno de sus senos, Sakura contuvo el aliento antes incluso de notar la humedad de su lengua trazando círculos a su alrededor, mientras en acariciaba el otro pezón entre sus dedos, imitando los ataques de su lengua, pellizco la turgente piel a la vez que apretaba el otro con los dientes, de manera delicada, lo suficiente para que ella notara un erótico tirón, bajo un poco más la cabeza y comenzó a succionar el dolorido montículo, los gemidos salían sin orden de la garganta de la chica pese a morderse el labio inferior en un intento inútil por controlarlos.

Sakura pensó que podría morir de ese placer, podía notar como su cuerpo comenzaba a dolerle de una forma diferente, se tensionaba bajo el peso de Sasuke, sus caderas la suplicaban que se alzara, deseaba más, sentía un vacio en cierta parte de su cuerpo que la obligaba a suplicar con pequeños gemidos que él lo llenara.

Apenas noto que él había soltado uno de sus senos y había bajado la mano hasta su vientre trazando débiles círculos sobre su ombligo, introduciendo y sacando el dedo a la vez que succionaba, llevando a Sakura a un abismo de locura.

Cuando pensó que su mundo no aguantaría más, que se rompería en mil pedazos el soltó el pequeño pezón levanto la cabeza y sopló aire frio sobre él logrando un pequeño gritito de la joven que por su apenas apreciable sonrisa le agradaba mucho.

Bajo la cabeza un poco más besando cada centímetro de piel blanca que Sakura le exponía en su camino, mientras retiraba toda barrera de tela que se interponía en su camino, logrando llegar al lugar donde se concentraba todas las tensiones de la joven, abriéndola para él, consiguiendo que se retorciera contra las sabanas al lamer y succionar al igual que hiciera un poco más arriba.

Sakura notaba que se separaba del mundo, no podía pensar en nada, sus caderas se alzaban rogando, sus gemidos eran ya del todo incontrolados, su piel se cubría con un suave manto de gotas de sudor, mientras él retenía sus caderas con las manos para seguir con su labor.

Otra vez el cuerpo de Sakura se arqueo frustrado al notar su ausencia cuando él elevo su cabeza con un último soplido sobre la húmeda parte de la chica. Se alzo sobre ella y coloco ambos brazos a los lados de la cabeza de la chica obligándola a mirarlo con un velo de deseo en los ojos. Sakura sacudió la cabeza, no entendía nada, su cuerpo quería más se alzo hasta rozar la parte del cuerpo de él que deseaba, que necesitaba. Él cerró los ojos por un momento y los abrió ceñudo. Parecía enfadado, una leve película de gotas de sudor cubría su frente.

-¿Me deseas?

Las palabras roncas de Sasuke tardaron unos instantes en calar en su mente. Su labio inferior tembló al contestar en un susurro.

¬

-Sí…

Sasuke se movió levemente rozándola con la punta, separándola, acariciándola.

-Entonces hazlo tú Sakura… - Sakura apenas entendía a lo que Sasuke se refería, si razonaba sus palabras no tenían ningún sentido, pero su instinto y su cuerpo reaccionaron por ella, bajo la mano y cerro los dedos sobre él, sin saber muy bien qué hacer, él bajo apenas un centímetro su cara- Libéranos…

Al sentir sus labios sobre ella, su lengua dentro Sakura supo exactamente lo que tenía que hacer, lo llevo guio dentro de ella, dejando que él la invadiera que la hiciera suya, los labios y la respiración seguían el ritmo que marcaban las caderas de Sasuke, primero con acometidas lentas y profundas y luego en un ritmo más y más ascendente, hasta conseguir que ambos abandonaran el mundo de la conciencia. Sakura notaba su cuerpo temblar bajo el suyo, su cuerpo aceptar y recibir cada nueva embestida, la respiración comenzaba a faltarla, se abrazo fuertemente a su espalda, como si fuera una balsa en medio del mar, como si fuera su única salvación, y entonces noto como todo ella se tensaba como sus caderas se elevaban lejos de su control , y como unas largas e intensas lenguas de fuego la sacudían por dentro.


--------------------------------------------------------------------------------

-¿No crees que dos días es mucho tiempo?

Pein observo a su jefe reclinado en la silla con aire pensativo.

-Quizás, tsk, pero soy un sentimental, dentro de dos días hace años que ataque con el Kuby de mi lado.

-Lo sé- Pein se encogió volvió la mirada al anillo que hacia rodar en la mesa- pero no tuviste mucha suerte en esa fecha.

Una suave y fría risa llego hasta sus oídos.

-Cierto, pero no soy un hombre supersticioso ¿acaso tú sí?

Pein sonrió de medio lado, tenía muchos defectos, era un niño huérfano abandonado a su suerte, había sido ladrón, asesino, y alguna otra cosa que le costaba recordar, pero por suerte la superstición no figuraba en esa lista.

-Me temo que no.

-Un hombre inteligente. En todos mis años de vida no he podido demostrar que exista la mala suerte – ladeo la cabeza atrayendo la atención de Pein- Aunque he de confesarte que sí creo en el destino, mi destino siempre ha sido gobernar el mundo, ya ves me conformo con poco- Pein sonrió- y sabes creo que este es el momento perfecto.

La sonrisa se evaporo de su rostro poco a poco, había algo que quizás era mejor aclarar y tener en cuenta ahora…

¬

-No deberías confiar en Sasuke y sus niños.

-No lo hago.- Pein lo miro sorprendido

- has salvado la vida a Sasuke y le has explicado casi toda la verdad de su vida, de su familia, debería ser un poco más agradecido, pero creo que en el fondo el muy idiota cree que nos tiene ventaja…

-Lo sé. El mayor error que puede cometer un hombre es fiarse de otro, y de eso debes estar muy bien enterado, al fin de al cabo Jiraya te salvo a ti y a tus amiguitos os enseño a ser grandes ninjas y tú lo mataste… deberías ser más agradecido.

La rabia inundo las entrañas del hombre.

-Tú sabes por qué lo hice.

-Oh claro eso….- se encogió de hombros- bueno el caso es que Sasuke y su pandilla de estúpidos me servirán muy bien para mi propósito, además Sasuke no es tan poderoso como él cree…

-Es bastante fuerte…

Un escalofrió recorrió la espalda del Akatsuki. Pese a no poder verle podía notar su sonrisa bajo su máscara de madera.

-Está enamorado… ella le hará débil , igual que me paso a mí, créeme conozco perfectamente la debilidad de Sasuke…

-Lo que me da miedo son sus puntos fuertes no sus debilidades.

El moreno se irguió en la silla.

-No te preocupes en caso de que sea necesario tocáremos madera…


--------------------------------------------------------------------------------

La respiración de Sasuke volvía poco a poco a la normalidad, y con ella volvía la razón a su cuerpo, maldita sea, giro sobre la cama sin decir una palabra y abandono el calor de ella para adentrarse en el frio gélido de la habitación mientras se colocaba las ropas de espalda a ella, tenía miedo de mirarla, de volver a perder el control, la ira comenzó a suplantar todas los demás sentimientos, estaba enfadado consigo mismo, él nunca perdía así los nervios. Se volvió hacia ella con los dientes tan apretados que pensó que se los llegaría romper.

-Nunca dudes de que te deseo.

Incluso en la oscuridad pudo ver como el suave rubor que cubría las blancas mejillas de la joven dejaba paso a un rojo ira, como sus ojos se entrecerraban, ¿Qué demonios la pasaba? Lo que le había dicho era algo real, algo bueno, ella también lo deseaba a él, estaban casados, ¿qué más quería?

-¿Eso es lo único que te importa verdad?

¬

-¿Qué más quieres?

- ¡Se supone que estamos casados¡

Los ojos de Sasuke ardieron de ira.

-Lo sé.

-¿Y es lo único que significa para ti? Deseo.

Sasuke noto como un mohín aparecía en su frente, esa mujer era exasperante.

-Cuido de ti y hago que goces cuando mantenemos relaciones, creo que es un buen matrimonio.

-¿Algunos añaden confianza y amor?

Una ceja negra se alzo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Mar Ago 05, 2008 9:38 am

-¿Quieres que te ame?

Sakura se torno roja bermellón.

-Yo no quise decir… lo que yo…

-No puede ser, no te puedo amar, no lo voy a hacer Sakura, es mejor que lo sepas ahora, nunca te prometí amor, serás la madre de mis hijos y te cuidare y respetare como esposa y madre, no habrá más.

-¡TE ODIO¡- Sasuke entendió que ella había perdido los nervios, que no sabía lo que decía, aun así notaba un dolor extraño al oír esa palabra, se dio media vuelta y se dirigió a la puerta que la oscuridad ocultaba abrió el cerrojo y abrió la puerta- NO TENDRE A TUS HIJOS, ¡NO VOLVERE A SER TUYA!

Sasuke cerró la puerta tras de sí, y echo el candado de seguridad impidiendo que ella pudiera abandonar la habitación, era por su bien, maldita Sakura, claro que sería la madre de sus hijos, era su esposa. Enfadado se ando por los oscuros pasillos como un fantasma.

-No seas idiota una vez que todo acabe, mataremos a Sakura.

Sasuke se paró de golpe, reconociendo la voz al instante.

-A Sasuke no le gustara…

-Él no se enterar que fuimos nosotros, además una vez mate a su mejor amigo y acabe su venganza su futuro no es muy aragüeño… Sasuke no será un problema.

El cuerpo de Sasuke tardo varios segundo en reaccionar, había esperado algo así, tenía claro que Akatsuki tenía sus propios planes y que solo estaban juntos para beneficiarse los unos a los otros, él quería venganza y ellos gobernar, a él le daba igual quien lo hiciera, solo le importaba que los que destruyeron su vida y su familia pagara… Podía haber esperado un atentado contra él, al fin de al cabo era muy peligroso para ellos mantener con vida un ¬

“aliado” poderoso que en cualquier momento podría ser una amenaza… Pero Sakura… eso era otro tema, podía entender porque él deseaba matarla, seguramente veía en ella el recuerdo de aquella otra… era posible que incluso en algún momento él prefiriera verla muerta a que lo traicionara, pero… sus entrañas se revolvieron ante esa afirmación, no, pasara lo que pasara no podía ver a su exasperante esposa muerta, ahora ella era su familia… había jurado protegerla aunque no la amara… porque no la amaba… apoyo la cabeza en la pared fría, no podía amarla, eso lo haría vulnerable, dios si no la amaba le quedaba muy poco para hacerlo, o tal vez ya la amaba y no quería admitirlo… frunció el ceño débilmente solo podía hacer una cosa, aunque eso iba a complicar mucho sus planes… pero qué demonios era lo único que podía hacer…

Bajo las escaleras rápidamente y llego frente a la puerta de hormigón rompió el candado con un golpe y se dirigió dentro de la oscura celda.

-¿A qué has venido ahora?

Sasuke miro fijamente el cuerpo del rubio, por lo menos había perdido siete kilos desde su estancia, tenía la cara pálida y ojeras violáceas bajo sus ojos, sus muñecas y tobillos sangraban y su ropa estaba desgarrada y sucia, por un momento dudo que su plan fuera a dar resultado, pero era Naruto, él siempre seguía adelante, ahogo una sonrisa en su interior era demasiado idiota como para darse por vencido.

-Tengo un trato que ofrecerte.

-Yo no hago pactos con el diablo.

Sasuke sonrió con pena.

-No tienes otra alternativa.

-Puedo morir dignamente, hay cosas peores.

-No lo hago por ti, lo hago por ella, y por mí.

Las cejas de Naruto se juntaron.

-¿Ella?

-Sakura.

-¿La ha pasado algo?

-Tienes que salvarla.-Sin decir más se acerco a él y sujeto las cadenas que ataban sus manos.- Naruto antes de soltarte necesito que me jures que no la dejaras luchar.

-¿Sigues pensando destruir Konoha?

-Sí.

-Entonces ella luchara y yo también.

¬

-Entonces no te soltare. Necesito que la pongas a salvo.

-¿A salvo?

-Llevala lejos.

-¿Lejos de qué?

-De mí.

Los ojos azules se abrieron por la sorpresa, sin decir más y por una vez fue como si ambos estuvieran de acuerdo totalmente en algo, Naruto asintió.

-Lo prometo.

Sasuke no necesito más bajo las manos y rompió las cadenas que ataban al rubio, se quedo en silencio viendo como se ponía de pies, a duras penas consiguió controlar el temblor de sus piernas, lo miro a los ojos.

-Vete.

Naruto paso por delante suyo y se detuvo un instante a su altura.

-Gracias.

-No es por ti.

-Lo sé- camino un paso más- La próxima vez nos veremos en la batalla.

-Sí.

-Entonces es mejor que nos despidamos aquí- Se detuvo en la puerta- Aunque no lo quieras ver siempre he sabido que no eres malo. Adiós Sasuke.

Sasuke lo vio desaparecer en la oscuridad.

-Adiós Naruto…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Jue Ago 14, 2008 8:55 am

Capítulo 18: Con solo media vida

Apenas notaba el frio que bañaba su cuerpo desnudo erizándola la piel mientras se vestía, solo podía notar las lágrimas cálidas que le resbalaban por las mejillas de manera descontrolada, “nunca podre amarte” maldito Sasuke, la había usado una vez más, maldita ella por dejarse usar, y maldito su cuerpo por disfrutar de ello mientras seguía sin saber la suerte de Naruto. Se seco los ríos salados que cubrían su cara con la palma de la mano, no era el momento de ser débil, buscó sus ropas esparcidas por la cama y el suelo y comenzó a vestirse lo más dignamente que pudo, tenía que avisar a Tsunade, proteger Konoha. Cerró los ojos mientras se subía la cremallera del vestido, y tenía que encontrar a Naruto,”es demasiado tarde”, agarro las revueltas sabanas entre sus dedos, él no podía haber muerto por su culpa, por su estupidez, Naruto no podía no morir, él no… ¡maldito Sasuke¡

Se enderezo de la cama con sus piernas aun lánguidas después de lo compartido en esa cama minutos antes, aquello no volvería a pasar, nunca más volvería a dejarse llevar…

Sus ojos se abrieron y se volvió rápidamente en dirección al sonido de la cerradura proveniente del otro extremo de la habitación, todos sus sentidos se pusieron en alerta, ¿había vuelto? Su corazón empezó a martillearla en el pecho a toda velocidad, ¿Sasuke? , la oscuridad apenas la dejaba ver nada, oyó el sonido leve de la puerta al abrirse y unos débiles pasos adentrándose en la recamara, sintió la boca seca, ¿Qué esperaba de ella ahora? Sus ojos se achinaron concentrándose en la sombra que continuaba andando hasta detenerse en el claro que reflejaba la ventana.

-Naruto…

Los verdes ojos de Sakura recorrieron al muchacho que la miraba con una débil sonrisa, dios mío, estaba medio muerto, lo empezó a ver borroso a causa de las lagrimas que velaban de nuevo sus ojos, estaba demasiado delgado, tenía la ropa echa girones, el pelo enredado y sucio, manchas moradas debajo de los ojos y en las extremidades… pero no está muerto, se lo repitió inconscientemente una y otra vez para evitar ponerse a llorar de manera descontrolada.

-No, no estoy muerto- ¿Lo había dicho en voz alta?- Hace falta más que eso para acabar con el futuro Hokage…

Sakura sonrió dejando caer las lágrimas de nuevo por sus mejillas y se abalanzó sobre el chico aun a riesgo de romperle con su abrazo.



-Dios Naruto, ¿Qué te han hecho? – Trago saliva nerviosa- tenemos que volver a Konoha hay que avisar a los demás, Sasuke…

-Sakura- Naruto la parto de él- tenemos que irnos antes de que se den cuenta que no estoy encerrado- ¿Qué le pasaba? Podía jurar que había notado como su cuerpo se tensaba al oír la palabra Konoha, y sus ojos… Naruto le ocultaba algo, pero él tenía razón lo primero era salir de ese horrible sitio, luego habría tiempo para explicaciones…- Vamos.

Agarro su muñeca con los sucios dedos, Sakura observo sus dedos, apenas era una caricia.

-Estas demasiado débil, no lo conseguiremos contigo medio muerto…

Naruto gruño como respuesta y la condujo a la oscuridad del frio y silencioso pasillo.

-Si salimos de esta recuérdales a todos que para escapar de los akatsuki…solo necesite media vida…


--------------------------------------------------------------------------------

Sasuke se detuvo frente al salón donde reposaban sus tres compañeros, cerró un segundo los ojos antes de entrar, su sola presencia hizo que los tres dejaran sus quehaceres y lo observaran en silencio hasta que se sentó en una silla apoyando los codos sobre la mesa y con las manos cruzadas sujetando su barbilla.

-Naruto no está.

-¡¿QUÉ?¡-Karin salto del sofá chillando, Suigetsu abrió sobremanera los ojos cayéndosele la espada de las manos, el único que lo observo en silencio fue Juugo.-¿Dónde está? ¿Se ha escapado? ¿Lo saben los demás?- Ninguna de las preguntas rápidas e histéricas de la pelirroja tubo contestación- Iremos tras él.

Suigetsu observaba a su jefe alucinado, la cara de Sasuke estaba completamente tranquila, solo sus ojos parecían más oscuros, si eso era posible, maldita sea, ¿qué cojones le pasaba ahora? ¿Por qué no salía en busca del gilipollas cogón?

-¡Sasuke!- Se levanto del sofá- por una vez- se volvió a Karin- y sin que sirva de precedente fea- volvió de nuevo la mirada al moreno- estoy de acuerdo con la gorda de gafas.

-¿A quién llamas gorda?

Suigetsu ignoro a la chica.

-¿Piensas quedarte quieto?- Sus cejas se unieron, empezaba a enfadarle esa actitud de Sasuke. No le había limpiado el culo al puto rubio para ahora dejarlo ir tranquilamente- ¿NO VAS A DECIR NADA? NARUTO SE HA ESCAPADO.

Sasuke alzo los ojos para mirarlo fijamente y durante más de un minuto el silencio se instalo entre ellos.

-No se ha escapado.



-¿QUÉ…-Suigetsu interpreto las palabras del Uchiha y frunció el ceño cruzándose de brazos- Eso quiere decir que ya está muerto.

Sasuke volvió la mirada a la pared.

-No está muerto aun.

Los nervios del peliblanco se quebraron.

-¿A QUE COJONES JUEGAS? DINOS DE UNA PUTA VEZ QUE COÑO LE HA PASADO AL PUTO IMBECIL DE NARUTO.

Una ceja negra como la noche se alzo en el rostro de Sasuke, se levanto y se puso enfrente del ninja que se comenzó a poner nervioso, a Sasuke no le gustaba que le chillaran, era más alto que él por lo que sabía que si alzaba la cabeza se encontraría con dos orbes rojas con aspas negras deseando despedazarlo, no es que le tuviera miedo… pero no iba negar que el maldito Uchiha infundía respeto…

-No vuelvas a chillarme.- Siguió caminando hasta llegar a un pequeño aparador con una botella de Sake y dos vasos pequeños, se sirvió uno y lo bebió.

-He dejado marchar a Naruto.

-¿¡Qué?!

-Me servía mejor en otro trabajo, - apuro un nuevo vaso- esto no cambia nada, Naruto morirá en Konoha cuando la destruyamos.

Suigetsu y Karin abrieron la boca dispuestos a protestar, pero el gigante silencioso se les adelanto.

-¿Qué otro trabajo?

Sasuke miro el vaso vacio de Sake.

-Se ha llevado a Sakura.

Los tres ninjas que observaban a su jefe con enfado y la boca ligeramente abierta, pasaron a un estado de completa estupefacción, para minutos después pasar al más completo de los silencios. Suigetsu miro al suelo haciendo un ligero mohín liego suspiro y levanto la mirada.

-Bueno creo que yo también me tomare uno de esos.- se acerco a Sasuke y se sirvió un vaso de Sake, lo bebió y sonrió levemente- Bien pensado sin el Kuby será más divertido.

Juugo se encogió de hombros y volvió a sentarse en sofá con la mirada fija en el suelo.

Karin no lo podía creer, ¿él había hecho por ella? Sasuke… era tan romántico, pero ella la muy estúpida, como se atrevía a irse con Naruto y dejarlo sólo cuando más lo necesitaba, un leve bufido salió de su nariz, ella no se lo merecía, menos mal que dentro de poco seria viudo, en cuanto ella la viera en Konoha la mataría con sus propias manos por abandonarlo, la muy puta pervertida… Pero eso no era lo único que le preocupaba, había algo más inmediato.



-¿Acaso os habéis vuelto locos?- Los tres chicos clavaron su mirada en ella- Él se enfadara cuando se entere.

Sasuke la miro sin mover un solo musculo.

-Cuento con ello.

-¡Pero eso puede ser desastroso¡ ¿Qué haremos ahora sin el Kuby?

-El plan sigue adelante atacaremos Konoha.

-PERO NO LO ENTENDERA.

-Tienes razón, no lo entenderá.

Los cuatro se volvieron noventa grados a la sombra que se hallaba apoyado en el quicio de la puerta.

-Podemos luchar igual.

La mirada velada del akatsuki se paro sobre el peliblanco.

-Cuando los mayores hablan los niños no se meten.

Los ojos de Suigetsu relampaguearon de odio, Sasuke estaba tentado a dejar que Suigetsu le partiera en dos con su espada, pero sabía que no llegaría a dar ni un paso antes de morir.

-Iros.- Los tres miraron a Sasuke que miraba seriamente al hombre de la puerta- Ya.

Ninguno protesto para tranquilidad de Sasuke, y abandonaron el salón de manera calmada y en silencio. Había sabido desde que bajo a la celda de Naruto que ese momento iba a llegar, solo esperaba que Sakura y Naruto estuvieran lo suficientemente lejos como para que no los encontraran.

-Quiero que mandes a tus niños a buscar al Kuby y a tu esposa, en este preciso momento.

-No.

-¿No?- dio un paso hacia adelante mientas movía una mano en el aire.- vaya vaya, el pequeño saca los dientes, eh? – Se encogió de hombros al llegar a su altura- Bueno siempre puedo enviar a Pein, es muy bueno encontrando gente, seguramente los traiga de vuelta antes de que amanezca, aunque se enfadara mucho cuando sepa que los dejaste marchar, no será ni la mitad de comprensivo que yo.

-No mandaras a nadie tras ellos.

-¿Disculpa? – Se comenzó a servir un vaso de Sake.- me ha parecido que me dabas una orden, seguramente este equivocado, porque sabes quién manda aquí ¿verdad?

-Yo no soy tu esbirro.

-No, Por dios, ¿Cómo crees que puedo si quiera pensarlo? - Se aparto la máscara a un lado mostrando sus oscuros ojos negros, su nariz recta, sus labios finos- tú eres de la familia.

Los ojos oscuros del chico miraron con un deje de desprecio sus palabras, ¿familia? Un dolor agudo se instalo en su estomago, ya ni siquiera tenía claro quién o qué era su familia, miro los ojos del mismo color del suyo recuperando al menos en apariencia la serenidad. No iba a permitir que él notara su debilidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Jue Ago 14, 2008 8:56 am

-No iras a buscarlos, el plan seguirá como estaba pensado, atacaremos Konoha con los 8 demonios, Y…

-Imposible, necesitamos el Kuby, ya te lo dije.

-En ese caso lo conseguirás cuando Naruto llegue a Konoha…

El akatsuki suspiro.

-Eres un idiota, ya te avise que ella te haría débil.

-No la metas en esto.

Una sonrisa cruzo el perverso rostro.

-Mujeres…, ¿has pensado que pasara si Naruto llega antes que nosotros?¿o cuando tu mujercita intente impedir que destruyamos Konoha?

-Ella no estará.

Una ceja oscura se alzo.

-Si tú lo dices… - sus ojos se volvieron más oscuro de lo que Sasuke recordaba haberlos visto alguna vez.- Prepárate salimos de viaje.

-No es el momento.

Ignorándolo se dio media vuelta hacia la puerta.

-Hay es donde te equivocas, atacaremos con el factor sorpresa, destruiremos Konoha, aunque nos costara más y luego me hare con el Kuby. Después te enseñare lo que le pasa a la gente que me desobedece…

Sasuke entrecerró los ojos.

-Estas muy seguro de ti mismo.

Él se detuvo en la salida y lo miro por encima del hombro colocándose de nuevo su máscara.

-Claro, recuerda que me llamo Madara Uchiha.



Los ojos claros del chico conseguían vislumbrar el camino entre la oscuridad y la espesa vegetación del lugar, estúpido Naruto, ¿Dónde se había metido? Si el olfato de Akamaru no les engañaban iban por la dirección correcta, ¿Qué hacia Naruto en el país del sonido? Mierda, cuando lo encontrara iba a hacerlo picadillo, primero por salir con Hinata, segundo por dejarla plantada y tercero por hacerle ir tras él. Se detuvo en una rama mirando ambos lados del camino, debió haberlo matado cuando lo encontró desnudo con su prima. Bajo la mirada al chico y al perro que lo acompañaban en esa absurda misión.

-¿Este u Oeste?

Kiba miro al enorme perro blanco que olisqueo el suelo y luego ladro en dirección oeste.

-A la izquierda entonces.

Neji asintió y ambos siguieron al perro que les hacía de lazarillo, por el bien de Naruto, pensó el castaño enfadado, más le valía tener una escusa muy, muy buena.


--------------------------------------------------------------------------------

-Eres imbécil, si sigues así no te quedara ni esa media vida de la que tanto presumes…

Naruto miro a la chica de pelo rosa que lo miraba parada con el ceño fruncido, maldita sea, tenía que ponerla a salvo, en cualquier lado, y luego ir a luchar contra esos asquerosos, ahí, un quejido murió en sus labios apretados, parecía que su cuerpo no estaba de acuerdo con él, llevaban horas caminando por el denso bosque que parecía no tener fin, sus músculos doloridos ya se habían resignado y el dolor agudo se iba y venía alternándose con un ligero adormecimiento.

-Está bien – miro hacia atrás- creo que no nos siguen, descansaremos unas horas y luego continuaremos.

Sakura se dejo caer con las rodillas flexionadas.

-¿Sabes cómo volver a Konoha?

El rubio torció la boca, bueno saberlo …saberlo, a lo mejor no era seguro, pero seguro que pronto encontrarían vida inteligente y le indicarían, miro de rojo a la muchacha, el problema era ella como iba a dejarla por ahí sabiendo que Konoha estaba en peligro, seguramente le arañaría la cara si se enterara de sus pensamientos, pero esa había sido la condición de Sasuke… y él a diferencia del Uchiha era leal a su palabra.

-Bueno creo que podre preguntar.

La chica suspiro.

-Espero que lleguemos a tiempo.

Aun con todo su dolor y lleno de dudas Naruto sonrió a su amiga para tranquilizarla.



-No te preocupes, aunque lleguen no tienen en el Kuby, y Tsunade les va a moler el culo a patadas.

Sakura sonrió ante la visión.

-Es posible pero…

La sonrisa de Sakura desapareció de su rostro y un silencio tenso se instalo entre ellos, Naruto sabía perfectamente por qué, la chica aun pensaba en el destino del Uchiha, bueno era su esposo, mierda sabia que tenía que haber parado esa estúpida boda y matar a Sasuke cuando tenía oportunidad, ella no había sido la única a la que Sasuke había decepcionado de nuevo, aun así sabia que ella lo amaba, vete a saber por qué, pero así era, incluso él se daba cuenta… de hecho sonrió tristemente para sí siempre se había dado cuenta… Por eso no podía engañarla y decirla que todo saldría bien…, ahora Sasuke estaba decidido a destruir Konoha y o bien moría o bien lo mataba en el intento, de ambas maneras estaba destinado al infierno en vida, ¿porqué ese maldito cabezón pomposo no se daba cuenta? Sus tripas soltaron un gruñido. Y su cara se tiño un poco de rojo, se volvió sonriente a Sakura intentado disculparse.

-No he comido mucho en los últimos días, tengo tanta hambre que hasta me comería tu Rammen.

Los ojos de la chica se achicaron.

-¿Qué quiere decir ese hasta?- Se cruzo de brazos y levanto el mentón orgullosa- Para tu información, fue un cúmulo de circunstancias horribles las que destruyeron mi maravillosa cena. Yo cocino muy bien.

Naruto alzo una ceja volviéndose.

-No cocinas bien.

Sintió un dolor agudo en la cabeza y se volvió tanteando la herida con la mano, ¿le había tirado una piedrecita?

-No deberías tan mal carácter.

-No deberías meterte con mi rammen.

-Yo ha eso no lo llamo rammen.

Le saco la lengua y Sakura lo amenazo con una piedra más grande. Los grandes ojos azules del chico parpadearon risueños.

-Dios por un momento hasta me he olvidado de que hacemos aquí. – Le guiño un ojo- ves a lo mejor no sirve para comer pero tu “comida” ha servido para algo.

Sakura se levanto limpiándose el vestido con las manos.

-Voy a ver si encuentro algo.

Naruto se puso de pies.



-Es peligroso ir sola- le hizo una inclinación de cabeza para que no protestara- te acompaño.

Sakura se encogió de hombros y ambos se adentraron en el oscuro bosque, Sakura le hizo un gesto para que se escondiera tras un arbusto y ella tras otro, algún animal debía aparecer, al menos el arbusto tras el que se escondía Naruto parecía dar frutos… aunque quizás no eran comestibles…

Pasaron así lo que ella supuso fueron unos tres cuartos de hora, ya estaba a punto de darse por vencida y mirar si Naruto se había quedado dormido, cuando un ruidito la puso en guardia, levanto la vista un poco y vio un bichito peludo, pequeño, puede que fuera una ardilla o un conejo… le daba igual, oyó la señal de Naruto, uno, dos…TRES.

Ambos se abalanzaron sobre el asustado animalito, Naruto agarraba entre sus manos un pequeño conejo asustado con sus grandes ojos vigilantes y su naricilla moviéndose rápidamente en busca de una salida.

-¡!BIEN¡¡ ESTA NOCHE COMEREMOS CONEJO.

La chica volvió a mirar al asustado conejo…, podía entender perfectamente cómo se sentía… ella era la presa de Sasuke, que agazapado había esperado el momento para acabar con ella…

-Naruto- Naruto daba vueltas con el conejo en brazos, se detuvo a mirarla- Suéltalo.

-¿Por qué? Es la Cena.

-No, suéltalo, no podemos comérnoslo.

El rubio parecía no comprender.

-¿Por qué? Si esta tierno… y yo tengo mucha hambre.

-He dicho que no.- se agacho para coger unos cuantos frutos rojos del arbusto- creo que son comestibles, él los comía.

-Y yo me lo como a él, la cadena alimenticia.

Sakura lo miro tan ceñuda como él.

-He dicho que no, por dios, mírale a los ojos, está más asustado que nosotros, no podemos matarlo… por favor Naruto.

Naruto miro enfadado los ojos tristes de la chica y luego miro escéptico al conejo que lo miraba sin moverse, volvió a repetir la operación en silencio tres veces más hasta que finalmente soltó al conejo.

-MALDITA SEA. Si muero de hambre te arrancare un brazo y me lo comeré.

Sakura rio por el cometario.

-Yo misma lo guisare.

-No lo hagas entonces no habrá quien se lo coma.



Se agacho al arbusto y comenzó a arrancar frutos hasta llenarse los bolsillos y ambas manos, Sakura hizo lo propio y ambos volvieron al claro del bosque en el que se habían detenido, Naruto miro por detrás de él.

-Sakura- ella se volvió- La antigua cena nos sigue...

Sakura bajo los ojos y vio al pequeño conejo que andaba tras Naruto, si Sasuke la hubiera liberado, si se hubiera revelado a sus instintos, ella lo habría seguido igual que el conejo, confiaría en él…


--------------------------------------------------------------------------------

Desde esa rama podía empezar a ver el humo y algunos edificios de Konoha, el frio de la madrugada lo envolvió y el viento peinaba sus oscuros cabellos.

-¿Estas listo?

Sasuke se volvió a Madara que lo miraba tras su máscara.

-¿No te la quitas?

-Cuando llegue el momento…

Sasuke se volvió otra vez a lo que una vez había llamado hogar, y más tarde se había convertido en su infierno… achico los ojos, muy pronto ese infierno ardería, él se ocuparía de ello, al fin había llegado la hora de la verdad.

-Listo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kath!
Sanin
Sanin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2470
Edad : 25
Localización : νєиεzυεℓα
Fecha de inscripción : 14/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ago 15, 2008 2:09 pm

karen mi hermanita kerida este fic esta muy bueno espero la conti okis!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Sep 08, 2008 8:02 am

ok gracias a mi me encanta

Capitulo 19: El demonio de su interior

El sol comenzaba a calentar su cuerpo dolorido, frunció el seño al sentir la inevitable luz de la mañana irrumpir en su descanso, solo cinco minutos más, pedían a gritos sus músculos, solo cinco minutos más de tranquilidad, su celebro mando la orden a la mano de tapar sus ojos para evitar que esa insoportable luz siguiera despertándola… Pero… espera un momento, el ceño se frunció más, por más que tiraba de su mano esta no subía… Abrió los ojos alarmada al entender que estaba amarrada, se incorporo bruscamente y miro su muñeca rodeada por una cuerda atada a la roca, aquello debía ser una broma no podía… el terror se apodero de ella, ¿Y Naruto? ¿Acaso Sasuke los había encontrado? Oh dios mío, gimió tirando más fuerte de su brazo, pero nada, aquella estúpida roca debía estar bien anclada en el suelo, rodo sus ojos por los alrededores con desesperación, no parecía haber nadie, la fogata de la noche anterior había sido apagada, aun estaban los troncos sobrantes y un montón de frutos rojos… Volvió su vista a la cuerda… pero…¿Cuándo habían sobrado tantos frutos? Volvió de nuevo la vista al montón cercano a ella, y se percato de la inscripción del suelo:

Perdóname, pero no puedo dejar que regreses aun a Konoha

Disfruta de la comida

Naruto n.n

¡¡QUÉ?! Dios, si salía de esa iba a matarlo ella misma, ni Kuby ni leches, ¿Es que se había vuelto loco? ¿Cómo la dejaba allí tirada? ¿Y por qué no podía ella regresar a Konoha? Por todos los cielos ¡estaban atacando su aldea¡ ¡sus amigos estaban allí¡ Todas las perdonas a las que consideraba familia se encontraban allí… La desesperación y la ira bullían por sus venas mientras pataleaba histérica forcejeando con su enganche, Naruto conocería el sufrimiento antes de morir, no mejor aun lo conocería antes y después, ¿Por qué la había abandonado? Ahora entendía por qué el muy cabeza hueca había estado tan raro la noche anterior, ¡pensaba abandonarla! ¿Pero entonces para qué salvarla? Aquello era una sinrazón, amenos claro, que el idiota pensara protegerla, o…, la pena cruzo su rostro y dejo de forcejear bajando sus hombros, o tal vez no se fiaba de ella, si llegado el momento tenía que enfrentarse a 

Sasuke… después de todo, aquello en parte era culpa suya, por confiar en él por enésima vez, por permitir que se acercara a sus amigos, por no darse cuenta de que la estaba usando, ¡Estúpida¡, se reprocho a si misa, incluso admitía que estaba aun más enamorada de él, si eso era posible, ¿Cómo podía amarlo aun después de todo? ¡A él! Al hombre que se caso con ella para usarla en sus planes, unos planes que consistían en destruir todo lo que ella amaba, ¿Cómo podía amar aquel maldito diablo?

Pestañeo rápidamente evitando derramar las lagrimas que bañaban y ensombrecían su mirada, no volvería a llorar, no aun, no hasta enmendar su error, hasta que la gente de Konoha estuviera a salvo, así se tuviera que arrancar el brazo ella iba a luchar, y llegado el momento se enfrentaría a Sasuke… aunque con eso se destruyera ella misma, aunque tuviera que condenarse para siempre a una vida de pena, una vida sin amor, si ese era el camino que Sasuke deseaba seguir… entonces adelante, ella no volvería a ser la estúpida que intentaba llevarlo por el camino correcto, él no deseaba ayuda, solo venganza, y si el precio era que ambos murieran… ella estaba dispuesta a pagarlo.

Un ruido, seguido de un movimiento en un arbusto cercano la hizo tensarse erguida, achico sus ojos esperando al enemigo, puede que estuviera atada, pero ella era un ninja, sus ojos se cerraron más mientras unía las fuerzas que la quedaban, ¡era un ninja de la aldea de la hoja! Pensó mientras el causante del ruido salía al claro con los ojos atentamente fijos en ella.

-¿Cena?

Ella pestañeo incrédula, el pequeño conejo al que Naruto había bautizado Cena estaba en medio del claro observándola mientras movía su pequeña nariz. Sakura sacudió la cabeza con pena, bueno al menos Cena no la había abandonado, lástima que solo fuera un conejillo indefenso… volvió su mirada al pequeño animal que se acercaba a ella.

-¿A ti también te han abandonado?- Los oscuros ojos del animal la observaban vivaces.- Cuando encontremos a Naruto recuérdame que le golpee por esto.

Hizo un gesto levantando su mano atada. Maldito Naruto. ¿Cómo se suponía que iba a salir de allí? Tenía que llegar a Konoha, tenía que luchar, Mierda, había fracasado de nuevo, se quedo con la mirada perdida en el suelo, tratando de imaginar qué estaría pasando…


--------------------------------------------------------------------------------

Las calles ardían, ya apenas oía nada más que los gritos de combates de fondo, Tsunade había mandado abandonar la aldea a los civiles, pero él siendo un miembro del equipo ANBU tenía el deber de luchar, esquivo en el momento justo un trozo de pared que se desprendió de el edificio de su derecha, miro hacia arriba lo justo para ver al Biju de ocho colas, un enorme buey de ocho colas que se dedicaba a destrozar todo a su paso, frunció el ceño aquello tenía que parar, tenían que detener a esos demonios, ¿Dónde coño estaba Naruto cuando se le necesitaba? ¿Es que tendría que hacerlo todo él solo?



Cerro los puños y echo el cuerpo hacia adelante en dirección al enorme buey, cuando noto su presencia, se quedo estático durante unos segundos, mientras una fina sonrisa acida se dibuja a un lado de su boca, no necesitaba volverse para saber quién era el peor de los demonios que atacaban… Se irguió con la vista al frente.

-Vaya, siempre supe que tramabas algo… Debieron haberme creído.- Nada, aquel maldito diablo estaba allí parado callado, observándolo, una fina ceja oscura se alzo irónica- Bueno siempre supe que este momento llegaría- Se giro noventa grados hasta enfrentar la figura oscura que resaltaba en el fondo en llamas, él muy hijo de puta había tenido la poca vergüenza de ir vestido con los malditos colores de Akatsuki…- ¿Preparado Uchiha?


--------------------------------------------------------------------------------

Sakura iba a matarlo, Naruto se apoyo en el tronco de un árbol de aquel…. Inacabable y maldito bosque, Suspiro, bueno Sakura lo mataría si conseguía sobrevivir a ese puto bosque, o si lo encontraba... Mierda, sus amigos luchando en Konoha y él perdido entre esos jodidos arboles… era un desastre de ninja…

Un ruido capto su atención y afino el oído, parecía algo grande y rápido…, sus ojos se achicaron y agudizo más sus sentidos, era grande rápido y venia hacia él, se irguió rápidamente, pero no lo suficiente, solo lo justo para ver una enorme masa de pelo blanco abalanzarse sobre él.

Aquella bola de pelo lo tenía inmovilizado bajo su enorme cuerpo, lo iba a asfixiar , lo iba a ….¿lamer? abrió los ojos poco a poco, no muy convencido. Y giro la cara con un poco de miedo para observar a su “agresor”

-¡¡AKAMARU!!

El perro lanzo un par de ladridos. Y Naruto le rodeo el cuello con los brazos, era Akamaru, la vida no se acababa en ese jodido bosque, ¡el perro de Kiba le había salvado!

-¿Qué demonios haces aquí?

Naruto se detuvo en seco y volvió sus ojos azules a los dos ninjas que lo miraban sorprendidos, Sus ojos se cristalizaron de la emoción, y no pudo reprimir un puchero.

-¡HABEIS VENIDO A BUSCARME¡ ME AVEIS SALVADO.

Neji se cruzo de brazos y desvió la mirada con claro disgusto, Kiba mientras se acerco y se coloco de cuclillas cerca de la cara de Naruto.

-¿Qué te ha pasado? Tienes un aspecto horrible.

Naruto aparto al perro y se incorporo quitándose la tierra de sus ya de por si sucias ropas.

-Akatsuki me secuestro, querían el Kuby.

-¡¿QUÉ?!



La sorpresa de los dos fue mayúscula. Naruto no estaba seguro de por dónde empezar, no tenían tiempo que perder, había que ir a Konoha, había que detener al imbécil de Sasuke y al puto loco de Madara.

-Es una larga historia…

-Simplifícala.

Naruto miro ceñudo al castaño de pelo largo y ojos claros que lo observaba sin pestañear.

-Akatsuki planea atacar Konoha, si no lo está haciendo ya queda poco, tenemos que detenerlos, tienen los 8 bijus en su poder.

-¿Qué dices?- La cara de Kiba era de absoluta incredulidad- eso es imposible,- Se volvió a Neji que apenas se había movido desde que Naruto comenzara a hablar. – Tenemos que darnos prisa, si Naru esta en lo cierto pueden estar en serios problemas.-Neji asintió, Los oscuros ojos de Kiba se volvieron al rubio- ¿Sabes algo de Sakura? Ino está preocupada por ella…

Naruto frunció los labios, Sakura iba a matarlo, y a estos no podía decirles que Sakura estaba atada en un roca por él, por una promesa que le había hecho a Sasuke… pero por otro lado de nada serbia mentir…

-También la secuestraron, cuando me escape la lleve conmigo y está a salvo.

Neji achico los ojos sobre él.

-¿Por qué iban a secuestrar a Sakura? Ella no tiene ningún demonio en su interior.

-Sasuke está con Akatsuki.

Aquello no pareció pillar de sorpresa a los dos jóvenes, más bien Kiba parecía triste, mientras que Neji irradiaba decepción,…. Elevo sus ojos al cielo, puede que después de todo Sakura si tuviera un demonio en su interior.

-Vamos.


--------------------------------------------------------------------------------

Sasuke observaba como el estúpido ANBU se ponía en posición de ataque, al fin algo placentero en todo aquello, tenía que reconocer que matar al imbécil del ex novio de Sakura no iba ser tan doloroso como destruir aquella ciudad en la que un día el mismo había crecido, Dios, por un momento había flaqueado, por un momento antes de atacar su vida había pasado delante de sus ojos, sus juegos de niño, su familia, incluso a los que una vez había llamado amigos, …Sakura. Una ligera fibra dentro de él se contrajo, por un momento había imaginado como hubiera sido su vida si su familia no hubiera muerto, si no hubiera sido un Uchiha, podía verse riendo con sus amigos, abrazando a su esposa al llegar a casa, incluso podía… sonreír… sonreír de verdad. Pestañeo, aquello era una estupidez, él era quien era, su vida era como era, y su futuro estaba condicionado a su pasado, al menos así conseguiría vengar a su hermano, a su familia, puede que nunca fuera feliz, pero al menos viviría sabiendo que había hecho lo correcto. Aunque… iba a echarla tanto de menos.

-¿Estas preparado para morir?

La comisura derecha de la boca de Sasuke se curvo hacia arriba débilmente, ¿preparado? Él ya estaba muerto, ahora le tocaba el turno a él…

-¿Te has llevado a Sakura verdad?

Un calor abrasador lo quemo por dentro.

-Mi esposa no es asunto tuyo. No la nombres.

Los ojos de Sai se hicieron más finos.

-¿Qué has hecho con ella? Siempre supe que no la amabas, que solo era un juguete para ti, eres un crabrón sin corazón, un puto demonio al que devolveré al infierno.

Lo que antes era un calor abrasador que lo quemaba por dentro se convirtió rápidamente en una ira ciega.

-Cállate. Siempre has sido un cobarde por eso ella me eligió a mí en vez de a ti.

Los puños de Sai se cerraron hasta que sus nudillos se volvieron blancos.

-CALLATE, Sakura no te eligió, tú la obligaste con tus mentiras.

Una fría sonrisa cruzo el rostro de Sasuke.

-Te dije que no la nombraras.

-De todos modos pronto será viuda.

Aquello fue la gota que colmo el vaso, la mente y el cuerpo de Sasuke se revelaron, perdió el control, la solo idea de imaginar a Sakura en brazos de Sai, o de cualquier otro que no fuera él , lo enfurecía, él la había dado su libertad al mandar a Naruto que la alejara de él, sabía que era lo mejor para ella, que nunca le perdonaría lo que iba a hacerle a su hogar, pero de ese modo ella siempre seria su esposa, siempre la uniría algo a él, podría incluso verla de lejos como llevaba haciendo todos esos años, pero si moría…. Entonces ella desaparecería de su vida, no volvería a verla… y ella reharía su vida con un imbécil como Sai, un estúpido que la abrazaría por las noches, que la haría el amor… Suficiente. Sus oscuros ojos se volvieron de un color rojo intenso solo cruzado por las pequeñas aspas negras.

Sai corrió con el puño hacia atrás dispuesto a propinarle un fuerte golpe a Sasuke, imbécil, el Uchiha se aparto en el último instante, lo justo para golpear la nuca del chico con su codo, Sai cayó un instante apoyándose en sus manos, tomo impulso y se alzo esquinado un segundo golpe, jadeo un instante por el dolor.

Solo un segundo, antes de volver al ataque.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Lun Sep 08, 2008 8:03 am

Mierda, por si fuera poco el dolor de la muñeca , el enfado y la crispación, ahora añadía de su lista de motivos para matar a Naruto que se meaba, como iba a mear, la cuerda era muy pequeña, y apenas podía moverse lejos de la pared roca, y si meaba hay luego no podría sentarse, y estar de pies la cansaría, dios iba a matarlo lentamente… ¡que dios lo ayudara cuando lo cogiera¡

Miro al conejo que seguía a su lado.

-Al menos tú eres un amigo fiel, ojala pudieras cortarme esta cuerda…- frunció el ceño y volvió a tirar de ella con las fuerzas que la quedaban, nada.¿¡ Mierda esa puta cuerda era de titanio!? – Lo que daría ahora mismo por ser hombre y poder apuntar lejos para mear…

-Puede que ni siendo hombro pudieras apuntar lo suficientemente lejos…

La cara de Sakura se volvió rojo carmesí, ¿tenia que aparecer una persona justo ahora? Y por la voz era un hombre, giro los ojos con vergüenza al hombre encapuchado que se encontraba a su lado.

-Yo…Yo…Yo solo quería… -¡Qué más daba¡- Da igual, discúlpeme, supongo que me sentía frustrada.- Miro al hombre con ojos suplicantes.- Podría ayudarme a soltarme, mis amigos me necesitan.

El hombre se acerco lentamente a la roca y estudio la cuerda.

-Buen nudo.

-Sí, ese idiota nunca hace nada bien… excepto ahora.

El encapuchado soltó una ligera risa.

-No te preocupes.

Rodeo con una mano envuelta en vendas blancas la cuerda, Sakura lo miro extrañada, si ella no podía romperlo, menos ese hombre del bosque, que seguramente sería mayor. ¿Por qué no iba a por unas tijeras o una espada o algo que cortara?

-Ya está.

Sakura abrió más los ojos al sentirse libre y miro como la cuerda había sido partida perfectamente en dos mitades, ¡y lo había hecho sin esfuerzo¡ pestañeo varias veces ¿acaso ella esta tan débil?

-Gracias- musito la chica, luego se volvió extrañada al hombre- ¿Cómo lo ha hecho?

-Es un secreto.



Sakura no salía de su asombro. Se humedeció los labios, aquello no era lo más importante en aquel momento, tenía que llegar a Konoha, tenía que detener a Sasuke.

-Perdone… ¿Sabe dónde queda Konoha?

El hombre pareció tensarse un momento, era extraño…

-Sigue por el bosque en aquella dirección, es todo recto, pero ten cuidado, el bosque es muy engañoso, y puedes perderte con facilidad.

-Gracias de nuevo- Sakura le sonrió- Créame que no me perderé, es demasiado importante que llegue a tiempo.

Sí, llegaría a tiempo, pero primero tenía que mear.

-Si no es indiscreción ¿Aunque tienes que llegar a tiempo jovencita?

Sakura miro de nuevo a su salvador.

-Konoha está en peligro.

-Bueno he oído que allí hay grandes ninjas, seguro que no pasara nada.

Sakura deseo que el hombre tuviera razón, más para sí misma que para el hombre expreso:

-Madara no se detendra, ni Sasuke tampoco….

-¿Madra Uchiha?

Sakura miro extrañada al hombre, la leyenda de Madra era famosa, desde luego, pero había dicho ese nombre con demasiada familiaridad, como si… como si lo conociera.

-¿Quién es usted?

EL hombre permaneció callado con un halo pensativo unos minutos finalmente pareció tomar una decisión y miro de frente a la muchacha.

-Te acompañare Haruno, creo que finalmente ha llegado el momento.

-¿Cómo sabe cómo me llam…

La frase se quedo en el aire cuando el hombre se retiro la capucha hacia tras mostrando su esas facciones que también conocía Sakura.

-Es imposible…


--------------------------------------------------------------------------------

Sus golpes cada vez se tornaban más rápidos, más precisos, Sasuke podía notar la sangre brotando de su labio, mientras su cuerpo se movía rápidamente esquivando y precisando golpes precisos en el cuerpo de su oponente. ¿Cuánto más pensaba resistirse a su destino? Sai estaba jadeando, se había vuelto más lento, de cada rincón visible de su blanca piel brotaba sangre o moratones producidos por él, era un milagro que siguiera vivo a esas alturas… imbécil.

Un golpe certero envió a Sai dos metros lejos de Sasuke, aterrizando en el suelo casi inerte, solo con un ligero temblor que indicaba que aún le quedaba un aliento de vida, que luchaba por vivir, Sasuke ladeo la cabeza ¿Qué se suponía que tenía que hacer ahora? ¿Dejarlo así?¿ matarlo? Quizás lo más noble era matarlo, no había sido un mal rival, y dejarlo vivo era un claro síntoma de desprecio por el contrincante, además no estaba seguro que no estuviera ya sentenciado a morir… Se acerco a él lentamente y saco su espada, le ahorraría el sufrimiento, alzo el arma con mortal precisión…

-Detente.

Sasuke se detuvo a escasos milímetros de la piel de Sai. Se volvió para enfrentar a su ex sensei.

-Kakashi.

El peliblanco avanzo hacia él sin miedo, puede que fuera el único que se atreviera a hacerlo, hasta llegar al cuerpo que yacía a sus pies, se agacho y tomo el pulso al muchacho.

-¿Qué haces Sasuke?

Sasuke frunció el ceño, sabía que su exsensei no se refería a Sai, si no a atacar Konoha en sí.

-Vengo a mi familia.

-Eso no te los va a devolver.

Sasuke apretó los labios fuertemente.

-No busco devolverlos a la vida, eso es imposible, pero puedo vengarlos.

-¿Y qué precio tiene esa venganza?

-No me importa el precio.

-¿Acaso crees que eso es lo que querría tu hermano para ti? Vas a dejar que el sacrificio de Itachi fuera en balde.

Itachi. El corazón se le contrajo, por él luchaba, él le había salvado la vida, había sido usado, repudiado, le habían permitido pensar toda su miserable vida que tenía que odiar a su hermano, la habían dejado matarlo, solo para darse cuenta de que su hermano era la única persona que lo amaba de verdad, que había dado la vida por él…

-No nombres a Itachi. Se lo debo a él, vengare su sacrificio.

Kakashi sacudió la cabeza y volvió su cabeza para mirarlo.

-Tienes una ligera adicción a la venganza nada saludable.- Sasuke no se inmuto- Sasuke, ¿Crees que esta es la forma de hacer las cosas?



-La forma es indiferente, lo importante es el resultado.

-¿Y cuál crees que será el resultado? ¡Maldita sea Sasuke¡ Reacciona, tu familia está muerta, Itachi se sacrifico para poderte ofrecerte algo que él perdió al matar a su familia, una vida, ¿Crees que al le gustaría ver como sigues sus pasos? Porque eso es lo que pasara Sasuke, mataras a tus amigos, los que te queremos, a todos aquellos para los que significas algo, y ambos sabemos que Sakura nunca se perdonara ni te perdonara lo que has hecho, la condenaras, a vivir en el mismo infierno que tú, estarás solo, sin vida, ¿y entonces que harás con tu maravillosa venganza?

-No me importa lo que me pase a mí, yo estoy muerto desde que atravesé a mi hermano.

-Entonces al menos hazlo por ella.


--------------------------------------------------------------------------------

Nada había preparado a los tres ninjas para la imagen que tenían ante sí, grandes colinas de humo inundaban una ciudad medio destruida en la que solo se oía y olía el calor de lucha.

Las lágrimas quemaban los ojos azules de Naruto, lagrimas de indignación, de miedo a no haber llegado a tiempo, lagrimas que le daban más fuerza a cada paso.

Neji fue el primero en verlo, se detuvo de golpe estirando un brazo para que se detuvieran, el demonio de seis colas los observaba gruñéndolos.

-Dios mío.

La voz de Naruto murió en sus labios, no habían llegado a tiempo, no antes que ellos, la cólera se agolpaba en sus entrañas.

-Vaya, vaya, vaya, si es el pequeño cagon…

Los ojos de Naruto se afilaron .

-Pein.

El pelo pincho salió detrás del demonio y miro a los tres amigos con desprecio.

-¿Cuál va primero?

Neji dio un paso al frente, pero Naruto lo detuvo.

-Esta es mi lucha, se lo debo a Jiraya, vosotros ocuparos del Biju. – Miro a sus amigos rápidamente- ¿Podréis?

Kiba sonrió.

-¿Qué dices tú Akamaru?

El perro ladro.

Naruto observo al akatsuki con la mirada decidida, ahora comenzaba la verdadera batalla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kath!
Sanin
Sanin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2470
Edad : 25
Localización : νєиεzυεℓα
Fecha de inscripción : 14/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Jue Oct 02, 2008 12:58 pm

hooolaaa!!

esta muy bueno karen.... para cuando la conti??

PD: la k creo este fic no fue la misma k hizo el de "entre dos amores"??

se parecen mucho!! xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Oct 03, 2008 4:27 pm

WWII HASTA KE LA AUTORA SE DIGANA A KONTINUAR NO CREES BUENO KE NADIE LEE ESTE FIC O KE??


ME DA GIAUL

Capitulo 20: El precio de la eternidad


El oscuro humo procedente de las ruinas de lo que él llamaba hogar le escocía los ojos y le quemaba por dentro, apenas notaba el calor abrasador de las llamas que los rodeaban trepando por los edificios, ya no oía los ruidos de otras batallas, los gritos, no podía ver más allá del hombre que lo observaba estático a escasos metros de él. Ese hombre que había traicionado a su maestro, a su amigo, sus ojos se achicaron, ese hombre no merecía vivir.

Sus hombros bajaron, sus músculos se tensaron y sus manos se alzaron, en posición a la batalla.

-¿A si?- Naruto pestañeo sorprendido al oír la voz de su rival- ¿No vas a darme uno de esos grandes discursos de héroe? – El pelo pincho ladeó su cabeza con desilusión fingida- ¿Nada? Vaya, y yo que esperaba poder disfrutar de otro gran discurso como el de Jiraya antes de morir.

La sola mención de aquel nombre hirvió su sangre esparciendo una ira irracional en el rubio. Que se lanzo hacia su oponente a gran velocidad, no necesitaba hablar, solo necesitaba callarle a él.


--------------------------------------------------------------------------------

-¿Co….como es posible?

El hombre cuyos rasgos la eran tremendamente familiares sonrió, no sin cierta pena.

-Por el mismo motivo que Madara sigue vivo.

Sakura lo miro asombrada, era cierto, según la historia Madara debía tener más de cien años, y siendo sinceros no aparentaba más de treinta , su cabeza se afanaba en intentar lograr una explicación para todo aquello, aunque le parecía imposible, tal vez era una técnica por la que lo veían joven y en realidad era un hombre tremendamente mayor, o no era su cuerpo, y lo había poseído como hacia Pein, dios, pero eso no explicaba lo que tenía delante de ella, no eso no explicaba nada, ¿y porque demonios tanto él como Madara se escondían del mundo? Bueno podía entender lo de Madara, era un convicto, lo buscaban por más crímenes de los que era capaz de recordar Sakura, por no hablar de su unión al Akatsuki. Pestañeo observando a su salvador, ¿Por qué se escondía él? ¿Por qué no se lo había dicho a nadie? ¿Por qué dejo que todos creyeran que estaba muerto? Incluso…

-¿Por qué nadie más sabe que estás vivo? ¿Por qué se lo ocultaste a todos?

-Fue necesario.

Sakura resopló.

-¿Necesario? ¿Para quién? Necesario era para Naruto tener un pa…

Sakura callo de golpe al ver la expresión afligida en los ojos del exhokage, podía ver la pena, la inmensa pena en ellos, ¿pero por qué? Él no era como Madara él era un héroe, él Hokage que salvo a Konoha arriesgando su propia vida y la de su hijo recién nacido, un hijo que lo había necesitado cada segundo de su vida, aquello no tenia lógica, aquello…

-Sakura- La pelirosa lo miro – hay algo que debes saber…- El rubio se levanto, y miro al cielo un momento como intentando encontrar las palabras adecuadas o tal vez, pidiendo perdón a alguien que se hallaba lejos…- La noche que el Kuby ataco Konoha yo hice un pacto con el dios de la muerte, mi vida a cambio de sellar el Kuby- Una sonrisa triste cruzo sus labios- mi vida- respiro profundamente- no solo cambie mi vida en aquel trato, también la de mi propio hijo, Naruto, no creo que él pueda perdonarme, ate su vida a la de un demonio, no le di a elegir, se supone que los padres tenemos que proteger a nuestros hijos, yo en cambio…

-Él nunca te ha culpado- Sakura sonrió amablemente al hombre- para él eres un héroe. Como para todo el mundo.

-Un héroe… curioso. –Se paso una mano por la cara como borrando el cansancio de ella- un héroe no daña a las personas que ama. – La miro fijamente a los ojos- por muy noble que sea su motivo- ladeo la cabeza.- de todos modos tengo toda la eternidad para arrepentirme.

-Eternidad…

-Sí, eternidad, cuando hablan del pacto con el dios de la muerte, se dice que la persona que hace el pacto entrega su propia vida a cambio del favor del dios, pero no es así, al menos no del todo, lo que le entrega es su alma, y un cuerpo sin alma solo es un envoltorio, sí Sakura te haces inmortal, pero a cambio pierdes todo aquello que te hace humano…

-¡Pero estas aquí! No dentro de él.

El Hokage sonrió.

-¿No me has escuchado? Mi alma esta dentro de él, igual que la de Madara.

-Madara…

-Así es, la venganza lo volvió loco… él entrego su alma a cambio de que la muerte se cobrara el alma de otra persona… deberías tener cuidado por las venas de tu marido también corre su sangre.

Sakura noto que el corazón se le encogía al oír el nombre del Uchiha, Sasuke.

-¿Cómo sabes que él es mi…

-Digamos que Naruto siempre ha tenido un ángel de la guardia.- Sakura lo miro asombrada , eso quería decir que todos esos años él había estado allí, cerca de su hijo, de ellos.- Es un gran chico ¿verdad?

Sakura asintió como un robot. Naruto, Sasuke,… KONOHA, su mente volvió a la vida, estaba perdiendo el tiempo, tenía que volver a la aldea antes de que la destruyeran, tenía que luchar, miro al rubio con ojos presurosos.

-Tenemos que darnos prisa.

Los ojos finos del hombre miraron en dirección a la aldea.

-Creo que ha llegado el momento.- se volvió a ella- ¿Estás segura de que puedes hacerlo?

Sakura asintió decidida, sabía que ya no podía echarse para atrás, no quería hacerlo, era el único camino. Se enfrentaría a Sasuke, a Madara, era probable que no venciera, pero tenía que intentarlo, el resultado de su vida no importaba, pasara lo que pasara, si bien moría ella o Sasuke el resultado sería el mismo, su corazón ya se habría parado.


--------------------------------------------------------------------------------

Una leve lluvia caía sobre la cara del ninja mientras asestaba golpes precisos a su rival, su mente estaba en blanco, no pensaba lo que hacía, no podía pensar solo golpear, con más fuerza, con más claridad, más exigencia, uno tras otro, solo podía pensar en acabar con él.

El cuerpo de Pein se convulsionaba bajo los golpes del rubio, sin embargo sus ojos no expresaban dudas, o terror a la muerte, era más bien como si lo analizara, sorprendido a medias por la fuerza y claridad de los golpes del rubio. ¿Por qué Jiraya no le había enseñado a él eso?

Un último golpe hizo que el cuerpo inerte del pelo pincho cayera al suelo, el pecho de Naruto se inflaba y desinflaba a gran velocidad mientras aspiraba por la boca, ya esta, pensó notando por primera vez la lluvia, Jiraya podía descansar en paz. Anhelo tener unos segundos más para disfrutar su victoria, pero tras el clímax de la batalla volvían los sentidos, la vuelta a la realidad, podía notar las frías gotas intermitentes caer sobre él, las llamas, los ruidos de lucha, los gritos de la gente.

-¿Vas algún lado?

Naruto volvió la mirada por encima de su hombro, tan enfurecido como sorprendido al observar el hombre con coleta y la cara llena de pircings que lo miraba sonriente.

-¿Cómo lo recuperaste?

La sonrisa del hombre se ensancho.

-¿Otra vez me vas a subestimar?

Naruto se volvió completamente aun cansado por la pelea anterior.

-Me da igual cuantos cuerpos recuperes, cuantos poseas, te matare, así tenga que matarte 100 veces seguidas.

Una pequeña risa escapo del hombre.

-¿100 eh? no es un mal numero, aunque sería un poco costoso de mantener.

-Te ahorrare el trabajo.


--------------------------------------------------------------------------------

-SASUKE.

El moreno se volvió lentamente al oír su nombre. En parte agradecido de la interrupción en la conversación con su exsensei, ¿Por qué la había nombrado? Madara tenía razón, ella lo hacía más débil, no tenia que pensar en la estúpida chica de pelo rosa, estaba en medio de una guerra. Sus fríos ojos se encontraron con los ojos castaños decididos de la Hokage, una fina sonrisa de victoria se dibujo en la comisura de sus labios, la muy estúpida le había ahorrado el trabajo de ir a buscarla, agarro un poco más fuerte el mango de su espada.

-Detén esto en este momento.

-Yo no obedezco tus órdenes.

Tsunade se cruzo de brazos sobre el pecho y lo miro de manera despectiva.

-¿Y de Pein si?

¿Pein? Sasuke rio bajo por la estupidez que demostraban los altos cargos de Konoha.

-¿De Pein? Jamás.

-¿Vas a negarme que eres un Akatsuki?

Sasuke martilleo sus dedos en el mango y ladeo la cabeza débilmente mirándola con interés. ¿Tan estúpido lo creía? ¿De verdad pensaban que iría a la guerra contra ellos porque un renegado se lo ordenase? Una ceja se alzo débilmente en su cara ¿y esa gente una vez lo había evaluado como ninja?

-No soy un Akatsuki.

-Llevas su ropa y luchas bajo su causa, eres uno de ellos.

¿Para qué preguntaba? Era obvio que ya tenía una idea preestablecida.

-No cambiaría nada que te dijera lo que soy o lo que dejo de ser, pero puedo decirte que he venido a matarte.

Las aletas de la nariz de Tsunade se hincharon. Y sus ojos denotaban indignación y enfado.

-Entonces has venido en balde, no sería Hokage si dejara que un maldito niñato acabara conmigo.

La expresión impasible de Sasuke no cambio en lo más mínimo, solo sus ojos se tiñeron de rojo sangre. Era lo que había venido hacer, y lo haría.


--------------------------------------------------------------------------------

Los ojos violáceos de la joven se detuvieron de golpe al ver la escena delante de ella, el ninja rubio golpeaba rápidamente a un hombre grande con el pelo de punta y lleno de pircings, no dejaba de gritarle muerte ya, y un montón de improperios más que hicieron que Hinata, cansada y llena de hollín como estaba se sonrojara. ERA NARUTO, la felicidad se desbordo en ella, y las lagrimas casi hicieron borrosa su visión, estaba vivo, bueno medio vivo, lleno de golpes, sangrando por más sitios de los que desde su posición Hinata podía ver y totalmente fura de sí, pero estaba allí. Se acerco con pasos temblorosos un metro hasta poder ver mejor al rubio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kath!
Sanin
Sanin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2470
Edad : 25
Localización : νєиεzυεℓα
Fecha de inscripción : 14/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Oct 03, 2008 10:53 pm

hooolaa!!

bueno noc si yo soy nadien pero... yo si lo leo!!

y esta muy bueno karen!!

ojala y alla conti pronto!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Sáb Oct 04, 2008 6:03 pm

QUEEEE!!
oh no me voy a desmayar
despues lo leooo...me da perechitaa buuu!!!
es q es q...soy mala leyendo u.uU
solo leo..un segundo yo solo leo fics O___O
me estoy contradisiendo buhuuuu!
bueno al parecer esta interesante esa
es gotiko? si lo es aun mejor..me fascina lo gotiko chiiiii
bueno sigue asi
bechitos!!

★*`•.☆ JuLi-ChAn! ★*`•.☆


"ℓα ℓυηα sε mαяcнɪтα ч εηтσηcεs sε εscσηdε,dεтяαs dε εsσ υη яεcυεяdσ dε σscυяɪdαd vɪεηε,ησ нαч ηαdα mαs mαяαviℓℓσsσ qυε ℓα σscυяidαd"
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   

Volver arriba Ir abajo
 

PACTAR CON EL DIABLO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Seccion Fans :: Fan Fic's-

Cambiar a: