ÍndiceAnime Advanced!RegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 PACTAR CON EL DIABLO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Mar Oct 07, 2008 8:15 am

gracias juli y kat bueno por lo menos aluien lo lee aparte de mi
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:47 pm

Capitulo 21: Cada uno tiene su propio destino

Sakura observaba las dos imponentes figuras ,una frente a la otra, con un nudo en el estomago, ambos Uchiha estaban rodeados de un aura invisible donde parecía que ni siquiera el aire se atrevía a cruzarlo, escasas brasas de los edificios ardientes que iluminaban combate, eran las únicas que rozaban el cuerpo de los contrincantes, era como si el mundo se hubiera detenido en aquel momento, todos observaban la batalla, sabiendo que el desenlace arcaría el destino de cada una de sus vidas. Sakura pestañeo mordiéndose el labio inferior, no podía llorar como ansiaban sus ojos, no podía chillar como rogaban sus pulmones, y mucho menos podía sufrir como lo hacía su corazón, él se había buscado aquello, y ella lo sabía, sabía que por mucho que la doliera Sasuke tenía que desaparecer de su vida, ¿Qué había hecho él por ella? , las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas furtivas y en silencio, nada, absolutamente nada, solo sufrimiento, solo mentiras, la había condenado a un infierno en vida, y sin embargo, no deseaba verlo morir, no podía imaginarse un mundo sin él, aunque ese mundo fuera mejor. Bajo la cabeza y sonrió con amargura, incluso el mundo necesitaba un diablo con el que atemorizar las almas impías.
Levanto la vista todo lo segura que pudo justo en el momento en que Sasuke se lanzaba corriendo con su espada sujeta tras él, contra la inerte y despiadada figura de Madara, en decimas de segundo el Akatsuki se desvió lo justo para solo tener un pequeño rasguño en su oscura capa.
-No está mal- Todas las miradas se posaron en hombre que sonreía tras la capa- pero no es suficiente.
Los ojos de Sasuke se abrieron y tiñeron de rojo tan rápido como Madara devolvió el golpe, Sasuke apenas pudo esquivarlo y contraatacar con más fuerza, apenas podía seguir la misma velocidad de los golpes de su rival. -Es demasiado fuerte. El corazón de Sakura se contrajo, al oír las palabras del padre de Naruto, volvió la vista al combate, Sasuke escasamente podía evitar los ataques, tenía el ceño fruncido, y los dientes duramente apretados, mientras intentaba inútilmente herir a su rival.
-Sasuke no es el de siempre.
La pelirosa se volvió sorprendida a Suigetsu que había dejado de luchar y se encontraba de brazos cruzados observando el combate. Sakura fruncio los labios con preocupación, ¿Qué demonios le pasaba? No era tan frio como siempre, ni tan calculador, era como si… como si…
-Tiene miedo… - La voz de Kakashi termino sus pensamientos, Hinata se volvió a mirar al peliblanco asustada.- Creo que tiene miedo, porque no está seguro de poder ganar, y teme lo que pueda pasar- Los ojos verdes de la chica se cruzaron con los de su sensei- lo que te pueda pasar.
Sakura trago con dificultad mientras giraba la cara observando la lucha. ¿Podría ser cierto? ¿Podría Sasuke estar preocupado por ella? ¿Por qué? Nunca le había importado, dios mío si hasta la había tenido retenida contra su voluntad…
Sus pupilas se dilataron al mirar al moreno al que le empezaba a costar respirar, su corazón se detuvo cuando al fin Madara consiguió su propósito, golpeo al moreno en la base del estomago consiguiendo lanzarlo contra un muro de piedra chamuscado, el cuerpo dolorido de Sasuke se contrajo, de su boca salió un escorbuto rojo sangre, mientras sus ojos se abrían fuertemente mirando al suelo. Levanto la mirada y volvió a correr en dirección a Madara, y el baile volvió a comenzar, velozmente los golpes caían de uno y otro lado.
Sakura apenas podía oír nada, era como si se hubiera hecho un vacio, como si solo importara no perder de vista cada movimiento, por pequeño que fuera de la ardua batalla que mantenían los dos Uchiha.
Incluso dejo de respirar cuando los codos de Madara golpearon fuertemente la espalda del chico, lanzándolo duramente contra el suelo arenoso. Una expiración en el polvo fue lo único que garantizo a Sakura que aun no había muerto, aun, por que Madara lo levanto por la pechera con una mano mientras en su otra mano comenzaba a surgir una bola de color rosa.
El cuerpo de Sakura se contrajo, incluso le dolió, cuando la bola rosa golpeo el cuerpo de su marido desencajando la cara de este de dolor y dejándolo tendido en el suelo. Las lagrimas corrían libremente por el rostro pálido de la joven, que no sabía muy bien cuando había comenzado a llorar, a mostrar públicamente lo que no la estaba permitido sentir, pese a que cada fibra de su piel lo sintiera.
Dios, no permitas que muera, no él, no aquí.
-Tsk, decepcionante.
Madara se agacho una vez más para coger el cuerpo herido del joven, lo sujeto de nuevo, pero esta vez un silencio extraño se hizo en el lugar, Sakura pestañeo, obligándose a fijar la vista, para asegurarse que su vista no la engañaba. Sus ojos se posaron en el brillo de la espada de Sasuke contrastando entre las telas oscuras que los vestían. Madara bajo la cabeza y miro el filo clavado en su cuerpo, volvió a levantar la mirada para encontrarse con la mirada insolente en la magullada cara de Sasuke. Apretó la tela de la que colgaba el muchacho con más fuerza y lo mando lejos, a unos tres metros.
El cuerpo de Sasuke cayó como un saco, rodando hasta quedar inerte en el suelo. Madara saco la espada de su cuerpo con un leve quejido. Y miro al joven que trataba de levantarse apoyado en sus manos y rodillas.
Sakura volvió la esperanzada mirada verde de su marido al hombre que acababa de sacar su espada de su cuerpo y observaba a Sasuke, si lo hubiera pensado, si simplemente hubiera dudado un segundo, si alguien se lo hubiera esperado y la hubiera detenido, no habría podido recibir la espada que se dirigía a gran velocidad al cuerpo de su marido, puede que su marido fuera un demonio, quizás no se merecía vivir, pero ella prefería un infierno con él, que una vida amándolo desde lejos. No podía dejar que muriera, no antes que ella, no delante de ella. No ahora, que por fin se había atrevido a aceptar su mayor temor, lo amaba, lo amaba ante todo, después de todo. El dolor se abrió paso a través del cálido sentimiento, el acero desgarro su carne a centímetros de Sasuke, pero la incertidumbre solo duro un instante, vio los ojos de Sasuke abrirse por la sorpresa, y pensó en que era lo último que quería que él viera de ella, las lagrimas explotaron dentro de ella saliendo sin control por sus ojos, y sonrió. Simplemente sonrió antes de caer al suelo.
El dolor corporal era casi inaguantable, pero lo había herido, con un poco de suerte lo había herido de muerte, se intento incorporar con dificultad, apenas aguantando el impulso de desmayarse, elevo los ojos del suelo para enfrentarse a su destino, para ver los resultados de su ataque, y la vio a ella, vio los ojos verdes anegados en lagrimas, creyó oír un golpe seco justo cuando ella se convulsiono, incluso podría decir que oyó un grito ahogado, y entonces su sonrisa, Sakura sonrió y cayó al suelo, sus ojos ni siquiera vieron tras ella al Akatsuki. Solo siguió la caída del pequeño cuerpo, la vio tendida en el suelo con los ojos cerrados y su espada atravesándola. Y simplemente pestañeo, pestañeo intentando volver a la vida, obligando a su cerebro a reaccionar, a entender lo que pasaba, pero … pero no podía. Cayo de rodillas junto a ella, los ojos le picaban extrañamente, sus manos temblaron al alzarse, miro sus magulladas manos, ¿Qué había hecho? En su mente solo pasaban imágenes de la pelirosa, podía verla con doce años siguiéndolo y sonriéndolo, podía recordar sus ojos al abrir los suyos después de la batalla con Haku, sus ojos, cuando le pidió que se quedara, lo siento, su mente pedía que lo perdonaran, cuantas veces la había hecho rabiar, no quería llevarla a su infierno, pero ella siempre estaba ahí, tres años después con aquellos increíbles ojos, con Sai en el baile, de blanco en su boda, entre sus brazos, y finalmente su sonrisa…
El mundo de Sasuke se vino abajo tomo a la chica en sus brazos, y la abrazo lo más fuerte que pudo, como si quisiera hacerla parte de él, como si pudiera cambiar la mitad de su vida por dársela a ella, aunque solo fuera un segundo, un segundo más, solo uno, cambiaria todo, le daba igual todo el pasado toda venganza, solo pedía un segundo más de futuro a su lado.
-Au…
Sasuke abrió los ojos sobrecogido, al oír el débil gemido, que probablemente solo había podido oír él. No era una alucinación no podía serlo, pero sus ojos seguían cerrados.
-S…Sakura.
La pelirosa se movió débilmente, muy poco, muy suave, pero se movió, Sasuke pestañeo seguido el picor era insoportable, ese picor… llevaba tantos años sin sentirlo…
-¡Sakura escúchame! Abre los ojos.
Nada, la chica estaba totalmente inerte y fría entre sus brazos.
-¡MALDITA SEA¡ TIENES QUE VIVIR.
El moreno comenzaba a desesperarse, no parecía si quiera que respirara, pero ella no, ella no podía estar… no ella no.
-Sakura.- La zarandeo con los ojos humedecidos y doloridos en el inatento de controlar las lagrimas- SAKURA.
Suigetsu estaba estático desconcertado con lo que veía, había visto a la pelirosa correr para detener el golpe fatal a Sasuke, la había visto caer, y ahora… bajo la cabeza, aquellos intentos vanos y desesperados de Sasuke le estaban rompiendo por dentro, aquella voz desgarradora llamándola, ¿acaso no veía que no podía hacer nada? Tomo aire, le costaba respirar, el silencio después del golpe solo lo rompían los gritos de Sasuke y el llanto de todos los habitantes de Konoha que observaban la escena, pestañeo sorprendido, al notar una pequeña lagrima correr su mejilla, levanto la cabeza y se toco el pómulo por donde rodaba la lágrima.
Sasuke abrazo el cuerpo, lo acuno, tenía que ser él, no tenía que haber muerto ella, tenía que ser él. La abrazo más fuerte ocultando su rostro en el hombro de la chica, ocultando sus lágrimas.
-Lo siento. Lo siento tanto. Yo… yo te quiero.
-Dilo otra vez.
La voz apenas audible salió de los labios de la chica como si fuera su último aliento. Sasuke la aparto estupefacto y la observo.
-Lo siento, lo siento muchísimo.
Sakura apenas se movió débilmente entres sus brazos.
-Dime que me quieres, aunque solo sea una vez.
Sasuke levanto la mirada y miro a Tsunade, no hizo falta decir nada, la hokage se aproximo corriendo al cuerpo.
-Escúchame Sakura, tienes que vivir, no voy a decírtelo a menos que vivas.
Sakura contrajo levemente los el ceño. Tsunade coloco sus dedos sobre el cuello de la chica y lo miro.
-Esta muy débil.
Sasuke la miro ansioso.
-¿Pero está viva?
Tsunade ladeo la cabeza, observando la herida, el filo de la espada que la atravesaba.
-Sí pero…
Sasuke levanto a Sakura en brazos y se la entrego a Tsunade.
-Haz que viva.
Se volvió a sus tres seguidores que lo miraban sobrecogidos, sin saber cómo reaccionar.
-Se disuelve el grupo, sois libres de hacer lo que queráis, Suigetsu- el peliblanco lo miro fascinado- ¿Tú no querías una espada?
Por unos instantes Suigetsu pareció no comprender. Luego sonrió fríamente a su amigo. Pero Sasuke no lo miraba, tenía la vista fija en Madara Uchiha, su batalla aun no había terminado, no hasta que le devolviera cada espasmo de dolor, de miedo, que la había hecho pasar. Dio un paso adelante. Y una sombra eclipso su camino, el hombre de la capa se encontraba delante de él.
-Cada uno tenemos nuestro propio destino Sasuke, elige el tuyo.
Sasuke frunció el ceño y vio como el hombre se apartaba al capucha dejando libre una melena rubia que…
-¡¡Minato!!- Madara permanecía erguido con dificultad- porque siempre apareces tú cuando inatento recuperar lo que es mío.
El cuarto hokage hablo alto.
-Konoha no es tuya. Hace tiempo que perdiste la cabeza.
Madara rio.
-Puede que perdiera la cabeza hace tiempo pero… la recupere cuando vendí mi alma para matar a esa puta. Minato frunció el ceño.
-Se supone que la amabas.
-Claro, amaba a una puta, ¿Qué otro nombre tendría una mujer que me obligo afirmar la paz con los Senju, me obligo ha aceptar la rendición de lo que era mío, con sus estúpidas promesas de amor, ¿y luego que hizo? Se marcho con él, con el idiota de Hashirama, así es el amor, una traición.
-Te vengaste de ella, la mataste, aunque te costo el alma…
-¡¡No es suficiente!! Konoha me pertenece.
-Hashirama te venció.
-Jugo con ventaja ¿no crees?
Minato sacudió la cabeza con pesar.
-Por qué no lo dejas ya ¿Qué ganaras con una aldea en ruinas?
Madara rio de nuevo.
-¿Quién dice que la conservare? Soy mayor, aprendo de mis errores, quiero destruirla, si no hubiera sido por esta maldita aldea, ella no se hubiera ido con él. Tengo el resto del mundo para conquistar, puedo permitirme destruir esta birria.
Minato se volvió a Sasuke y le agarro por los hombros.
-No eres como él, recuérdalo, sigue tu propio destino. Y…- desvió la mirada a Naruto que seguía desmayado en el suelo- dile que le quiero, que estoy muy orgulloso, y que lo siento mucho.
Sasuke comprendió las palabras, sujeto al hombre.
-No tienes porque hacerlo. Naruto te necesita. Minato sonrió con pena al moreno.
-Yo siempre estaré con él, al que necesita mi hijo es a ti. Cuídale Sasuke.
Yodaime se volvió y cerró los ojos serenamente mientras un halo azul lo bañaba, Sasuke abrió fuertemente los ojos, esa cantidad de Chakra no podía ser real, no en un solo cuerpo.
-¿Estas loco? ¡¡Si haces eso nos condenaras a los dos!!
La voz de Madara reflejaba un miedo atroz al ver como Minato movía sus manos
-¿Vas a alguna parte tiburoncito?- Zetsu se giro para mirar al peliblanco que lo observaba con una mirada altiva.- Creo que es hora de tomar mi espada.
Naruto abrió débilmente los ojos, dios le dolía todo, era como la resaca… corrección era la reina de las resacas. El brillo del sol de la mañana despuntando le parecía cegador, ¿Dónde estaba? ¿Había vuelto a beber con Kiba y Rock lee? Sintió la arena en sus manos, y en su culo, ¿Por qué estaba desnudo? Mataría a sus amigos por dejarlo desnudo en medio de la calle. La neblina blanca desapareció de sus ojos y volvió la cabeza , pestañeo, el edificio de enfrente suya estaba en ruinas. ¿Pero qué…? Se incorporo rápidamente zarandeándose a los lados, todo a su alrededor estaba en ruinas, tenía algo parecido a una chaqueta que tapaba al menos su honor, dejo la vista perdida buscando en sus recuerdos, y de pronto como una cascada comenzó a recordar, Sasuke, Sakura, Madara, Pein…Puto clonador …HINATA. Sus ojos se abrieron como platos buscando a su alrededor a la morena, ¿había muerto? Apretó sus puños, ¿Cómo se desmayaba en un momento así? ¿Qué había pasado? Joder mierda de Hokage iba a ser, atacaban Konoha y el desnudo en medio de la calle inconsciente. Se levanto y se tapo la cintura apretando contra sí la polvorienta chaqueta. Kiba se reiría hasta morir si le viera así…
Camino por una calle desierta con los pies sobre la caliente arena y cenizas que cubría el suelo, ¿Dónde estaban lo demás? ¿Acaso konoha perdió? Sus cejas se unieron, si era así lucharía desnudo contra esa panda de asesinos, ¡vaya que sí¡
-¿Y ahora qué?
Naruto se detuvo al oír la pregunta proveniente de una calle a su derecha y avanzo siguiendo el ruido de las voces.
-Coño el cagon ha vuelto- Naruto miro enojado al peliblanco… ¿llevaba la espada Zetsu?- Por amor de dios ponte algo de ropa, créeme no tienes tanto de que presumir.
-SUIGESTU, déjale.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:48 pm

Los dos se volvieron a Sasuke que estaba sentado apoyado en una pared, tenía las ropas desgarradas, llenas de ceniza y sangre, y la carne que se le veía estaba igual o en peor situación que la ropa. ¿Qué había pasado ahí? Naruto abrió la boca para preguntar, cuando vio aparecer a Tsunade, Kakashi y Neji por el otro lado de la calle. Espera, ¿estaban vivos? La alegría se fundió con el desconcierto. ¿Y por qué si esos estaban vivos estos no estaban muertos? Sobre todo el peliblanco dientes de sierra y la puta fea.
Sasuke se incorporo y los miro con anticipación, cuando llegaron a su altura un halo de solemnidad inundo la atmosfera.
-¿Está bien?
Tsunade lo miro seria.
-Se recuperara en unos días.
Naruto se acerco con cuidado a Suigetsu y le pregunto en voz baja.
-¿Quién?
El peliblanco resoplo.
-Sakura.
Naruto lo miro sorprendido.
-¿Estaba mal?
Suigetsu elevo una ceja. Y abrió la boca para contestar.
-Es la hora Sasuke, te avise de lo que pasaba si te quedabas aquí.
Naruto no comprendía nada.
-Necesitaba asegurarme de que estaba bien.
-¿Sabes a lo que te enfrentas?
Sasuke asintió.
-NO.
Naruto se sobresalto al oír la negación de los tres amigos del moreno. Luego se sonrojo al ver que Neji y Kakashi lo miraban, Kakashi negando con la cabeza divertido, y Neji con desprecio.
-Sasuke – Karin lo jalo del brazo- no tiene porque ser así, lucharemos por ti, nos iremos lejos, empezaremos de nuevo los cuatro juntos, incluso con el boca de serrucho.
- La Fea tiene razón jefe.
Karin prosiguió con lágrimas en los ojos
. -Sí te quedas morirás, la condena será la muerte, no seas estúpido.
Naruto miro asombrado a Sasuke sin llegar a comprender del todo. Los ojos negros enfrentaron los suyos como si le estuviera tratando de decir algo.
-Este es mi sitio Karin, no voy a huir, me equivoque, pagare por ello.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:48 pm

Capitulo 22: Que me alcance la vida

Una fría sonrisa se ahogo en los finos labios del chico cuando le colocaron las frías y pesadas esposas, era irónico, podría romperlas sin mucho esfuerzo, pero no quería hacerlo, ¿estaba entonces realmente encarcelado? Cerro débilmente los ojos, si tan solo podía verla una vez más merecería la pena ese esfuerzo, curioso, años huyendo de aquel lugar con ella buscándolo, y ahora era él, él el que rogaba por verla una última vez, por saber que se encontraba bien…
-Sasuke es la hora.
Los ojos oscuros del chico observaron a Neji enfrente de él, que lo miraba con sus inflexibles ojos grises, avanzo un paso haciendo sonar las cadenas de los pies, ambos miraron en dirección a ellas, en el oscuro y húmedo suelo de las celdas, al levantar la vista de nuevo Neji desvió su mirada, como si aquello no le gustara, la comisura derecha de Sasuke se elevo levemente y en su cuerpo creció algo parecido al orgullo, Neji siempre hacia lo correcto, siempre seguía las leyes..., si tan solo las cosas fueran diferentes, una débil gota cayó en la punta de su nariz, el calado tejado le volvió a la realidad, las cosas no eran diferentes, había intentado destruir Konoha, y no se arrepentía, ellos le habían quitado la oportunidad de tener una familia, de ser feliz, de tener a alguien, pero si lamentaba que eso condicionara su futuro, de haber puesto su venganza en un lugar más alto a su felicidad, ahora entendía perfectamente el sacrificio de su hermano, le había fallado, él se había sacrificado para que él tuviera una oportunidad, para que fuera feliz, que empezara de cero una nueva vida, una vida junto a ella, una vida para hacerla feliz… una vida que no tendría.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Naruto se incorporo en el retrete y se llevo el reverso de la mano a la boca, joder, era la quinta vez que vomitaba esa mañana, el estomago se le encogía cada vez que pensaba en Sasuke, cada vez que se acercaba a la maldita sala donde sería juzgado, donde se suponía debía estar él, si quería ser un futuro hokage tenia que acostumbrarse a eso, pero… Sasuke… cerro el puño y golpeo con fuerza la pared del baño, apretó los labios para contener la rabia, maldito, maldito fuera, por obligarle a presenciar eso, y maldito doblemente por morir así, Dios, ¿Por qué se sentía así? Sasuke casi había eliminado Konoha del mapa, se había aliado con el cabron de Madara y su puta organización… si se hubieran enfrentado ayer, no habría dudado en matarlo… o eso creía, pero así, condenado, desvió la mirada a la pared de al lado, puede que así pagara sus crímenes, pero… pero… su cabeza bajo y sus hombros temblaron intentando controlar el llanto y la rabia, pero no quería que fuera así, no podía aceptar que fuera a morir…
-Maldito seas…
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Los ojos azules de la chica volvieron a mirar el reloj, dentro de cinco minutos comenzaría el juicio contra él…, bajo la mirada cerrando los ojos, intentando apartar el pensamiento de su cabeza, miro a la chica que yacía tranquilamente en la cama y su corazón se desbordo de pena, ¿Cómo iba a decírselo cuando se despertara? Se acerco a ella y sonrió débilmente apartándola un mechón de la frente.
Ella se había sacrificado por él, no lo había pensado, aun recordaba aquel momento, la espada en el cuerpo frágil de su amiga, su ultima sonrisa, la desesperación de Sasuke, estúpido, siempre había sabido que amaba a la frentona, tomo aire en los pulmones en un intento de controlar las lagrimas, todo era más fácil cuando eran pequeños, si tan solo Sasuke hubiera tenido a su familia…, dios como les habría cambiado la vida a todos, se llevo las manos a las cara para secarse las lagrimas que le quemaban las mejillas.
Dios ella pensó que iba a morir, prefirió eso a verlo morir, y ahora… no serviría de nada, ni el esfuerzo de Sasuke después de que ella resultara herida por ayudar a Konoha, Tsunade y los demás tendrían que condenarlo, era un secreto a voces… un trueno resonó en el horizonte, y un escalofrió corrió por el cuerpo de la rubia. Se acaricio los brazos intentando protegerse del frio y nublado día. Miro por la ventana, aquel no era un día más, no parecía el día que se iba a condenar al demonio al infierno, era como si todo el mundo llorara, como si, sonrió a duras penas pestañeando para contener las incontenibles lagrimas, era como si estuvieran condenando a un ángel. Se volvió al oír un gemido de Sakura, en cierta manera así era….
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Naruto entro pálido como el papel en la atestada sala ovalada donde Sasuke se encontraba atado de pies y manos con gruesas esposas frente a Tsunade y los demás miembros que le juzgarían, detrás de él, se encontraban los tres amigos del chico con cara de pocos amigos e igualmente amarrados. Rodo la mirada por la sala en la que se pedía silencio y se dirigió a la esquina más apartada de la sala, no era solo que no hubiera ningún sitio donde sentarse, dios era como si regalaran algo por estar allí, claro que ¿Quién no querría contar a sus nietos que había estado allí? Buitres, se cruzo de brazos y contemplo bajo sus cejas a sus amigos, Neji tenía la mirada perdida en el suelo, rock lee estaba lleno de vendajes y escayolas y miraba hacia el vacio, tras sus oscuras gafas Shino parecía perdido rodeado de la multitud de personas, Tenten intentaba calmar a un herido Chouji que se mordía el labio inferior intentando controlar las lagrimas, Shikamaru y Gaara se encontraba en el grupo de jurado frente a Sasuke, Naruto elevo el cuello, en la otra esquina Kiba contemplaba la escena más serio de lo que Naruto le había visto nunca…
-No lo diré otra vez, si no se hace silencio desalojare la sala.
Los gritos de una enfadada Tsunade volvieron a Naruto a la realidad. La rubia observo como el salón entraba en un increíble silencio. Frunció el ceño y levanto una dura mirada al Uchiha.
-Sasuke Uchiha se te juzga por los cargos de pertenencia a un grupo ilegal buscado, por asesinato y traición en la aldea de Konoha. ¿Cómo te declaras?
El aire abandono el cuerpo del rubio al ver al moreno, ni un solo sentimiento atravesó su cara.
-Culpable.
Su voz sonó devastadoramente alta y clara.
Las pupilas azules del chico se dilataron y su estomago se contrajo, ¿era idiota? Estaba firmando su sentencia de muerte, la sorpresa recorrió el salón con un murmullo de voces y gritos ahogados.
Tsunade golpeo la mesa.
-¡¡Silencio!!- el silencio volvió y Tsunade se aclaro la garganta bajando la mirada, tomo aire y enfrento al preso. - ¿Estas seguro? ¿Eres consciente de lo que se te acusa y sus consecuencias?
El tiempo se detuvo el segundo que Sasuke tardo en abrir sus labios para expresar igual de alto y claro su respuesta:
-Sí.
Naruto apretó los puños para contener su furia, si tan desesperado estaba por morir, el podría matarlo a golpes en ese momento.
Tsunade asintió perpleja y sacudió la cabeza para volver de su ensoñación momentánea.
-Muy bien, si no quieres añadir nada más, procederemos a leer tu sentencia.
Sasuke asintió con la cabeza.
-Hay una cosa. – El silencio se hizo más intenso y más tenso a la espera de la petición del reo.- Mis compañeros, asumiré toda la sentencia de ellos sea la que sea, quiero que los dejéis en libertad, ellos actuaron bajo mis órdenes en todo momento, yo soy el líder y como tal asumo total y exclusivamente la culpa.
Tsunade se quedo en silencio durante un eterno minuto perdida en las profundidades oscuras del chico que se enfrentaba a ella, pestañeo.
-Está bien.
-NO.
Un ANBU se adelanto para volver a sentar al peliblanco que se había levantado como un resorte.
-A la mierda con todos ellos, no pienso permitir que te sacrifiques por nosotros.
-Sasuke…
El moreno se volvió hacia ellos.
-CALLAOS, es mi última orden, no vale de nada que muramos todos, es mi decisión, respetarla.
Un débil hilo de sangre comenzó a correr por la pálida cara del espadachín, Naruto comprendía perfectamente el sentimiento del Hebi, el mismo estaba al borde de hacerse sangre de tanto morderse los labios para no gritar al estúpido cabeza hueca.
De nuevo Tsunade golpeo la mesa para acallar los murmullos de la sala, dejando solo audible el llanto de la chica pelirroja a la que el gigante intentaba clamar con una mano en su hombro.
-Muy bien, siendo así no hay nada que deliberar, si alguien no esta de acuerdo – se volvió a sus compañeros de mesa, que seguían como estatuas mirando al Uchiha- bien- tomo aire- Sasuke Uchiha, este tribunal te sentencia por los cargos anteriormente mencionados a la pena máxima, mañana al amanecer.
Los murmullos y las voces se alzaron con fuerza, pero nadie se distinguía, nadie aplaudía la sentencia, Sasuke no se había desmoronado, no había luchado simplemente había aceptado su destino, por muy cruel o funesto que fuera.
-Naruto.
El rubio se volvió a su ex sensei que se encontraba apoyado en la pared al lado de él. ¿ cuánto llevaba allí?
-¿Estas bien?
Naruto trago saliva como si fuera lava, mientras volvía la vista al moreno que volvía escoltado a perderse por la pequeña puerta lateral que lo conducía a su prisión… a sus últimas horas de vida. Naruto pestañeo al notar sus ojos sorprendentemente borrosos. ¿Cuándo había empezado a llorar?
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Sakura gimió al intentar despegar sus parpados, le dolía todo el cuerpo, los ojos, la cabeza le iba a estallar, por dios no se suponía que cuando morías desaparecía el dolor. O acaso eso quería decir que estaba viva… pestañeo fuertemente obligando a sus ojos a acostumbrarse a la escasa luz que entraba por la ventana, oyó el ruido de la persistente lluvia y noto en su boca seca el sabor de la muerte, ¿no había muerto? Pero… la espada… maldita sea, su mente estaba demasiado confusa, demasiado ocupada pensando en el dolor de su cuerpo como para poder poner en orden sus ideas.
-Ey, estas despierta.
Sakura ladeo la cabeza y observo la figura sentada en el suelo con las rodillas recogidas que la observaba en el silencio del la habitación. Naruto, conocería esa voz en cualquier lado, sonrió débilmente con los ojos lloroso, él también había sobrevivido.
-Hola.
Naruto se levanto y camino hasta el borde de la cama con una sonrisa de pena en su rostro, tenía varios cortes en la carta, y parecía más blanco de lo normal.
-Hola, vaya susto que me has dado.
Sakura le devolvió la sonrisa cómplice.
-¿Dónde estamos?
Naruto elevo una ceja.
-En Konoha, bueno al menos lo que queda de ella- al ver la tristeza en los ojos de la chica el chico negó con las manos- No, no, no te preocupes, ganamos, bueno más o menos, - Naruto desvió la mirada a la ventana.- La reconstruiremos, no esta tan mal, aunque…- la miro con los hombros hundidos- Me he quedado sin casa…
Sakura rio pese al dolor y lo miro pidiéndole perdón con los ojos.
-Naruto si nosotros ganamos…
La peli rosa observo los cambios de humor en el rostro de su amigo, ¿Qué le ocultaba? Porque la ocultaba algo eso estaba claro, lo conocía demasiado bien, ¿Acaso Sasuke…?
Naruto pareció adivinar sus pensamientos.
-Él sobrevivió a la batalla Sakura.
Sakura cerró los ojos dando gracias.
-Pero… creo que hay un par de cosas que deberías saber…
Sakura abrió los ojos al oír la voz del rubio quebrarse.
-¿Naruto?
Naruto tomo inspiro aire fuertemente.
-Él no se fue, - Sakura frunció el ceño- No te quiso dejar, él… Maldita sea, se ha vuelto loco, noble, loco y gilipollas y eso le va a costar su miserable vida, yo… se quedo aquí, lucho contra los monstruos que él mismo había traído, contra los malditos Akatsukis, y no se fue- Naruto temblaba de rabia- asique lo han cogido preso, el juicio fue hace unas horas…
Los ojos de Sakura se inundaron de miedo y lagrimas, se incorporo en la cama ignorando el dolor.
-¿Él esta…?
Naruto aspiro.
-No- Suspiro- aun no, se ha declarado culpable de todos los cargos, mierda, es culpable de todos los cargos.- su cuerpo dejo de temblar, bajo la mirada ocultando sus lagrimas- la sentencia tendrá lugar al amanecer.
No hacia falta que la dijera cual era esa sentencia, ella la conocía muy bien, por eso sus lagrimas corrieron más rápidas, más descontroladas por sus mejillas, su cuerpo se rompía a cada quejido, no podía ser verdad, no podía morir, no ahora, se llevo las manos la cara apretando las manos contra su rostro empapado en llanto. Ya no notaba dolor, al menos no físico, no podía sentir nada, no podía pensar, solo fue débilmente consciente del cuerpo delgado de Naruto abrazándola, intentando en vano consolarla.
No supo cuanto tiempo estuvieron así, solos, con el ruido de la lluvia de fondo mezclándose con sus quejidos.
-Sakura… hay algo más que quiero decirte.- Sakura aspiro fuertemente en un débil intento de controlar sus descontroladas lagrimas- él me libero para que te alejara, para protegerte… de él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:49 pm

Algo dentro de ella se paralizo, era como si todas las células de su cuerpo hubieran detenido el tiempo, sus verdes pupilas se agrandaron observando al rubio que la miraba con lágrimas, ¿Sasuke la había liberado? Había intentando alejarla de él, ¿Por qué? ¿Por qué quería alejarla? “te quiero” las palabras del Uchiha se abrieron paso débilmente por la mente de la chica, ¿realmente la quería? ¿de verdad había dicho que la quería? ¿por eso la alejaba? Maldito fuera, sus lagrimas volvieron a correr por sus mejillas, por eso se alejo de ellos, se alejaba de todo aquello que lo importaba, de todo aquello que quería.
-Naruto.- el rubio la miro-¿ donde está?
Naruto ladeo la cabeza confuso.
-En las celdas de la parte norte. Pero no sé si …
-Necesito que me hagas un favor…
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Dejo caer la mano con cierto dolor al notar el tirón de las cadenas, y apoyo la cabeza en el frio muro de piedra, no le importaba morir, estaba preparado, siempre había pensado que había muerto el día que su familia murió, había vivido solo para vengarse, y al vengarse de Itachi volvió a morir, había matado a su hermano, a la única persona que lo amaba en el mundo, sonrió con pena y giro la cabeza para ver la diminuta ventana con gruesas rejas por donde se colaban las gotas de agua. Y ahora, ahora sabia que al amanecer moriría, moriría de verdad porque ella le había devuelto a la vida, porque ella lo amaba, porque le daba la vida, era así de simple, ¿Qué más daba entonces morir cerca de ella que sobrevivir lejos de ella anhelando esa vida que le daba? Negó con la cabeza y volvió a mirar al suelo, estaba preparado prefería morir, no era tan malo, era la única salida, así se acabaría la desgracia de los Uchiha, el seria el ultimo, con el acabaría esa senda de dolor y venganza, Sakura acabaría entendiéndolo, bajo la cabeza al notar que el corazón se le estrechaba, si tan solo le alcanzara la vida para poder verla una última vez, para poder calentarse por dentro, para llenarse de vida, para que recordarle que había algo por lo que morir.
Se mordió el labio inferior, maldición.
-Sasuke.
El moreno levanto la cabeza rápidamente al oír el murmullo del rubio.
-Naruto.
Los ojos azules del chico lo miraron con lastima. Mierda no quería la lastima del rubio, si había venido para eso…
-Siento no poder cumplir nuestra promesa.
Sasuke pestañeo, ¿Su promesa? ¿Qué promesa?
Naruto hizo un gesto con la mano, los oscuros ojos del Uchiha siguieron su dirección y la vio aparecer, etérea, perfecta, envuelta una capa, como la noche que la vio en su biblioteca.
-Sakura.
Los ojos verdes de la chica lo miraron. Y ahí se quedo su mirada ni siquiera fue consciente de que el ninja rubio abría la celda para que ella pasara, solo… solo estaba ahogado en el verde de los ojos de Sakura, solo bebía de ellos, por si era un espejismo que fuera a desaparecer.
-Sé que te dije que la alejaría de ti pero… ella es la más fuerte de los tres- Sasuke miro al moreno y asintió con la cabeza.- volveré antes del… amanecer.
Pero Sasuke no lo oía solo podía observar a su mujer moverse en la oscuridad de la celda, pestañeo, ese no era sitio para ella si estaba enferma…
-No me iré.
Sasuke abrió los ojos sorprendido.
-No es lugar para ti.
-Ni para ti.
Sasuke sacudió la cabeza con pena.
-Me temo que sí… este es mi lugar Sakura.
Sakura emitió un débil tosido, por dios si ni siquiera se había recuperado debería estar guardando cama.
-Entonces también es el mío, por si lo has olvidado eres mi marido.
Sasuke pestañeo.
-Bueno respecto a eso, solo te cásate conmigo porque te obligue así que te libero de ese trato.
Sakura golpeo el suelo con la suela de su zapato.
-Eso no va así, estamos casados hasta que la muerte nos separe.
Sasuke elevo una fina ceja y sonrió bajando la mirada.
-Hasta que la muerte nos separe…
La peli rosa se arrodillo frente a él.
-No me alejaras de ti, - las pupilas negras de Sasuke se dilataron al notar un extraño calor hiriente corriendo por sus venas, ella alzo la mano y le meso los rebeldes y húmedos cabellos oscuros- esta vez no te dejare ir mientras yo duermo…
Elevo su mirada para encontrarse con la de su esposa, verde, pura, sincera, notando como las capas de hielo de su sangre se deshacían, escuchando los rítmicos y acelerados ritmos de su corazón, su respiración inconstante, no, no le importaba morir, no después de verla, alargo sus frías y esposadas manos a la cara de su esposa, y dibujo con sus palmas la formas de su rostro, sí, pensó, voy a morir, pero solo déjame tocarla, solo una caricia y la mandare de vuelta, presiono débilmente su rostro, solo déjame sentir que está viva, se acerco a ella, no iba a besarla, no se lo merecía, solo iba a olerla, como un último recuerdo, sus labios se aproximaron a los labios temblorosos de su mujer, no iba a besarla, no, no era un beso, solo una última caricia, su boca capturo el débil susurro acompañado de ese aliento de vida que ella le ofrecía, no era un beso, pero… pero necesitaba hundirse en ella una vez más, sentirse vivo… Notaba el liquido cálido del interior de su boca, como su pequeña lengua acariciaba la suya y pudo sentir como sus cadenas internas se rompían en mil pedazos…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:51 pm

Capitulo 23:Su ángel

Sentía la calidez de sus lagrimas resbalando por sus mejillas sonrojadas mientras se aferraba al cuerpo frio de su marido como si la vida la fuera en ello, como si no hubiera un futuro, sollozo, no había un futuro, solo estaba ese momento.
La lengua de la pelirosa se aferraba de igual manera, notando cada movimiento de la lengua del chico, absorbiéndola, rodeándola, comprobando ese tacto áspero y dulce, y a la vez suave y salvaje, acompasándose a la suya, pidiéndola más de lo que podía dar, se sentía inútil, no sabía muy bien como tomar y dar todo lo que necesitaba, solo podía abrazarle y besarle, no podía oír los débiles gemidos, la respiración entrecortada, las gotas que golpeaban el suelo, ni el leve ruido de las cadenas que ataban a Sasuke a la maldita pared. Deseaba romperlas, deseaba…
Se aparto un segundo de la cara del chico, que la miro con la respiración entrecortada y los ojos oscuros y brillantes velados por el deseo, lo miro a esos ojos de los que ella era esclava, a los que estaba atada por cadenas más fuertes que el simple acero que rodeaba las extremidades de Sasuke.
Sasuke ladeo la cabeza y esbozo una media sonrisa, ¿Cómo podía sonreír en un momento así? Sus cejas se juntaron débilmente, no había sonreído en años, ¿por qué …
La pregunta murió en su mente cuando Sasuke paso la lengua por las lagrimas que corrían por su cara, sus se abrieron ante la sorpresa, y sus labios se entreabrieron, el calor angustioso que le recordaban las lagrimas dejo paso a la suavidad del deseo de su marido. Sasuke se acerco a su cara, tan cerca que podía ver cada una de sus oscuras y perfectas pestañas totalmente definidas. Tan cerca que podía ver los matices oscuros de sus ojos. Durante un minuto ambos permanecieron así, sin hablar, sin apenas respirar, con el corazón desbocado asomándose al interior del otro, Sakura se mojo los labios sonrojados e hinchados por los besos anteriores y trago saliva para hablar, quería… tenía que decirle que lo amaba, que siempre lo había hecho, que siempre lo haría y tal vez no volviera a tener una oportunidad de hacerlo. Tomo aire y separo más los labios para hablar, pero entonces Sasuke la acaricio su nariz con la suya.
-Yo también…
Sakura contuvo el aliento al oír las dos palabras en un suave susurro tan cerca de su boca, momento que aprovechó el moreno para volver a reclamar la cavidad de su boca, y entonces pensar se convirtió en algo demasiado difícil, todo se redujo a saborear la boca y la lengua de Sasuke, sus besos se hacían más posesivos, rodeaba su lengua con deliberada ferocidad, y a la vez la daba pequeños mordiscos cariñosos en los labios, mientras ella gemía débilmente abandonada en sus brazos.
Sakura se acerco, si eso era posible, aun más a él, hasta notar cada tenso musculo del chico mientras correspondía con igual ardor a los besos, se sentó a horcajadas encima de él para poder estar más en contacto con él, notando el musculo más tenso de su marido, le paso una mano por el húmedo y despeinado pelo oscuro y tiro débilmente de un mechón cuando Sasuke la mordió con un poco más de rudeza en el labio inferior.
Los labios del chico se separaron a causa del tirón de su boca para emprender un camino de exquisitos besos sobre la barbilla, el cuello, el oído de Sakura, que apenas podía contener los gemidos de placer de su garganta entre la necesidad de respirar, sentía los pulmones el doble de grandes, el corazón taquicardico, su cuerpo era como la arcilla maleable, y era plenamente consciente de sus pezones hinchados rozando la tela húmeda de su vestido debido al contacto con la camiseta negra de su marido.
Sasuke mordió su lóbulo con un colmillo y pareció sonreír contra su cuello a la vez que inspiraba su aroma. Sakura cerró los ojos fuertemente soportando estoicamente la dulce agonía, ¡malditas cadenas¡ Sasuke solo podía acariciar su cara y no sin cierto esfuerzo, pero su cuerpo necesitaba más. Como si leyera su pensamiento oyó la voz grave de Sasuke:
-Ponte erguida.
Sakura obedeció sin pensarlo mucho, si irguió sobre el cuerpo de Sasuke con las rodillas apoyadas en el frio suelo a los lados de las piernas de Sasuke, el corazón se la salió del pecho cuando Sasuke le beso tiernamente el lugar exacto donde latía fuertemente su corazón, incluso encima de la capa de tela que la cubría.
Las manos de Sasuke acariciaron sus pechos sobre la húmeda tela, Sakura notaba la fricción de la prenda sobre su suave y cálida piel, podía notar como los labios de Sasuke encontraron las cimas de los mismos y soplo levemente prolongando aun más su sufrimiento. Introdujo uno de los pezones en su cálida boca y lo succiono como si no llevara tela, Sakura echo la cabeza atrás, disfrutando del momento y agarro suavemente el cabello del chico, para no caerse, notaba todo su cuerpo tembloroso.
Oyó una suave risa y abrió los ojos al notar el frio abandono de los labios de Sasuke de su cuerpo, levanto la cabeza y lo miro, y dios, que guapo estaba, el corazón le dio un vuelvo, tenía una ceja levantada y una sonrisa picara en su rostro, parecía un chiquillo con el pelo mojado y enredado.
-¿Lo probamos sin ropa?
Sakura se sonrojo sobremanera pero le devolvió una tímida sonrisa y asintió incorporándose un poco. Con dedos temblorosos y la sensación de sus ojos negros observándole Sakura se saco el vestido por la cabeza tras quitarse la capa que llevaba puesta, quedando totalmente expuesta el frio, y su piel tembló aunque no estaba segura si era por eso o por la intensa mirada que la observaba.
-Sakura…
Sakura lo miro bajo sus pestañas justo antes de que él hiciera lo que había dicho, el calor de su boca sobre ella, en medio de aquel frio fue como un bálsamo cálido que se extendió desde esa zona en dos vertientes una hacia arriba, hasta llegar en forma de gemido a su garganta y otra hasta más debajo de su abdomen, amenazando con romperla en mil pedazos si no lograba más, rodeo con los brazos el cuello de su marido y apoyo su cabeza sobre la de él, escondiendo su sonrojada cara.
Su escondite solo duro un instante por que cuando noto que Sasuke soplaba esta vez sobre la débil, húmeda y cálida piel de su pezón todo su cuerpo se arqueo y tenso. Sus ojos estaban inundados de deseo, se separo de él y lo miro a los ojos con confianza, se mordió el labio inferior cuando sin dejar de mirarlo llevo sus manos al pantalón del chico y comenzó a desabrochar el nudo de su cinturilla, trago saliva al lógralo, Sasuke se elevo un poco para facilitarle la tarea y ella bajo los pantalones y la ropa interior de una vez, siguió con la mirada fija en él, no se atrevía a mirar hacia abajo, ella nunca lo había tocado, siempre había sido él el que había llevado la batuta, pero en aquel momento, con el deseo corriendo libre por su cuerpo desnudo y el miedo siempre presente a perderle, levanto una mano para tocarle los labios, la nariz, los pómulos, los parpados, como si quisiera grabar su cara, su cuerpo, bajo la mano por el cuello delineando su perfecto pecho atreves de la camiseta, bajo por la línea divisoria de los abdominales hasta el ombligo, y de ahí sin aparatar la vista de él, buscando la más mínima señal de disgusto, llego hasta esa parte de él que siempre la había dado miedo, lo acaricio débilmente, era cálido y suave, a la vez que fuerte, lo acaricio a lo largo de forma suave y lenta y le vio cerrar los ojos mientras soltaba un gemido, ¿eso era que le gustaba lo que le hacía? Volvió hacerlo y obtuvo la misma respuesta, Sakura sonrió victoriosa sin entender muy bien por qué.
-Sakura – Sakura lo miro absorta en su nueva diversión- ya.
La orden era más un gruñido pero ella lo soltó y lo beso de nuevo volviendo a agarrarse a su cuello.
Sasuke se movió débilmente debajo de ella y tomo su cara entre sus manos.
-Tendrás que hacerlo tú.
Sakura lo miro pestañeando un segundo, luego asintió, y tomo aire mientras bajaba la mano para tomar aquella forma dura y cálida entre sus dedos. Se levanto un poco y lo puso recto, se mordió el labio, no podía ser tan difícil. Empezó a resbalar sobre él, pero no atino correctamente y el se deslizo a través de la humedad de ella. Sasuke gimió algo parecido a un sufrimiento, Sakura lo miro asustada.
-¿Te he hecho daño?
Sasuke negó con la cabeza sonriendo?
-No, pero si vuelves hacer eso acabara bastante rápido.
Sakura frunció las cejas y volvió a intentarlo, esta vez, acertó, noto cada centímetro de su dureza mientras ella se esforzaba por bajar sobre él. Abrió mucho los ojos al notar una plenitud distinta, como si hubiera llegado donde antes no lo había hecho, a lo más hondo de ella.
Miro a Sasuke asombrada y este la acerco a él y la beso de nuevo mientras ella se movía sobre él, encontrando su propio ritmo, marcándolo, decidiendo cuando acelerar, cuando rebajarlo, hasta que no fue capaz de besarlo, de controlar lo que hacía, lo abrazo fuertemente alzándose sobre él de manera descontrolada, huyendo de la agonía de su cuerpo, de la agonía del futuro que les esperaba, huyendo de todo… menos de él.
Su cuerpo se tenso y clavo sus uñas en el fuerte cuerpo del moreno, y segundos después su cuerpo estallo en diminutas partes, mientras su cuerpo rompía las cadenas de la cordura, dejando solo placer por sus venas…


Ino caminaba por las calles llenas de barro sin apenas notar que se estaba calando de agua, ¿Dónde estaba Sakura? El miedo atenazaba sus sentidos, solo esperaba que no hiciera ninguna locura, ¿por qué no la habían avisado de que se había despertado? Maldito Naru-tonto, se las pagaría, de eso no había duda iba a arrancarle hasta el último pelo de punta de su enorme cabeza, ¿no se daba cuenta que Sakura estaba mal, que tenía que descansar, y lo peor de todo, un fuerte dolor la sacudió por dentro, no se tomaría nada bien la condena de Sasuke, se detuvo en medio del camino y miro al cielo, las gotas de lluvia mojaban su cara, bajo la vista al suelo, ella estaba de acuerdo en que lo que Sasuke había hecho era más que reprochable, incluso tenía que asumir, que cuando había visto aparecer a los bijus, y a los Akatsukis en la aldea había deseado matarlo con sus propias manos, elevo las palmas de sus manos blancas hacia arriba y las vio mojarse de agua, pero ahora estaba dispuesta a perdonarle, hasta cierto punto, podría vivir con ello…
Se froto la cara, tenía que dejar de pensar tonterías y encontrar a cierta pelirosa con una buena cicatriz en el abdomen… y solo había un sitio donde podría haber ido…


Naruto absorbió de nuevo el moco que luchaba por salir de su nariz, mientras se tapaba la cara con los brazos, mierda, él no era un llorón, pero ahora bien que lo parecía, desde que había dejado a Sakura en la ahora desierta cárcel, con una ilustre excepción no había podido dejar de pensar en lo poco que faltaba para que la sentencia se cumpliera, y eso lo mataba por dentro, estaba mal llorar por alguien que había intentado matarte en repetidas ocasiones…, pero claro Sasuke no era cualquier enemigo, el muy estúpido tenía que ser también su mejor amigo, sonrió con tristeza, siempre había pensado que Sasuke era lo más parecido a un hermano mayor que tenia, la garganta se le cerro, si tan solo hubiera hecho algo más por él, joder, tenía que haberlo atado de pies y manos y encerrarle en esa horrible celda desde que tenía 12 años, suspiro, nah, no podía imaginarse a Sasuke más pálido, daría miedo, un escalofrió le recorrió la espalda, él quería meterse con él, enseñarle como crecían sus habilidades, … , no podía imaginarse un futuro donde hablara a una tumba fría… no es que la tumba le fuera hacer menos caso que Sasuke pero… no le gritaría, ni le pegaría capones, sonrió, bah, si hasta echaba de menos la manera despectiva con que lo miraba…
-¿Naruto?
Naruto levanto la vista a la rubia que lo miraba preocupada en lo alto.
-Ino…
Ino se sentó a su lado, en los escalones de la entrada, protegidos de la lluvia por un tejadillo.
-Esta dentro, ¿verdad?
Naruto asintió.
-Esta con él…
Naruto tenía la vista en la cortina de agua que caía a un palmo de ellos mientras se esforzaba por absorber los mocos y las lagrimas.
-Parece increíble que dentro de unas horas se acabe todo…
Naruto ni siquiera cambio la expresión de su rostro, solo trago saliva con dificultad.
-Nada acabara… ¿Qué clase de final es este? Sakura terminara destrozada, los viejos que intentaron cargarse a los Uchiha porque eran peligrosos habrán vencido, maldita sea, esto no puede quedar así… -Apretó los dientes tanto que le dolieron las mandíbulas-no es justo.
Ino suspiro y se agarro las rodillas con los brazos, echa un ovillo.
-Nadie dijo que fuera un final feliz Naruto… es solo un final.
Las cejas del rubio se juntaron.
-Pues no es justo.
-No, no lo es.
Naruto comenzaba a temblar.
-Se supone que la justicia debe hacer lo más justo.
-Ataco Konoha, mucha gente murió por su culpa.
-También salvo a mucha gente, y mientras fue ninja de aquí también salvo a mucha gente, ¿acaso no lo redime?
Ino negó con la cabeza.
-No es así como funciona, se puede ser muy bueno toda la vida y malo una vez, pagaras por esa vez, así son las cosas.
-Pues no es muy justo.
-Depende del lado que lo mires, a Sasuke no solo se busca en Konoha, tiene causas en muchos sitios, estuvo con Akatsuki… es difícil que le indulten, además el tampoco lo ha pedido.
-¿Cambiaria algo que lo hiciera?
-No…, supongo que no.
-Mierda.
Lo que había empezado como un ligero escalofrió, se había metido en sus huesos, ahora tenía claramente un ataque de ira incontrolado por su cuerpo, temblaba sin control.
-¿Estas bien?
Naruto podía notar un frio abrasador por dentro de él. ¿Bien? Dentro de unas horas iban a destrozar la vida de sus dos mejores amigos, no , claro que no estaba bien. Se levanto de golpe, ni siquiera notaba la lluvia calándolo, solo sabía que no podía permanecer más tiempo sentado.
-¡¿Qué se supone que tengo que hacer?¡ ¡¿ Debo quedarme de brazos cruzados ante un mal final?!
-Naruto…
-NO, claro que no lo hare, a la mierda con todo.
-Si te metes se esfumaran tus oportunidades de ser hokage.
Naruto se tenso más.
-No sé si quiero ser Hokage de una aldea que permite esto.
No, no lo haría, él era Naruto Uzumaki, y no se había pasado media vida salvando gente para ahora ver morir a sus amigos, no claro que no.
-¿Dónde vas?
Naruto sonrió a la rubia.
-No voy a rendirme tan fácilmente, hare lo que pueda ¡vaya que sí!
Los ojos azules de Ino se agrandaron.
-Pero…
Naruto la guiño un ojo.
-No me eches de menos, volveré al amanecer.
Naruto no tenía ni siquiera un plan bien formado, solo tenía una ligera idea, pero no iba a quedarse sentado esperando el alba, si Sasuke finalmente moría, quería poder volver a mirar a los ojos a Sakura y poder decirle: hice todo lo que pude, no me rendí hasta el último segundo.
-Eh cagón, ¿necesitas ayuda?
Naruto se detuvo en seco y se volvió para ver a los tres amigos de Sasuke bajo la lluvia observándole, probablemente habrían venido a ver a su amigo por última vez, a despedirse y habían oído su discurso. ¿Quién dijo que no era motivador?
Naruto sonrió firme a los que una vez llamo enemigos, era curioso con qué facilidad, los sentimientos cambiaban de bando, como la adversidad unía a las personas más dispares, como el lado del que estas dependen solamente de hacia qué lado estés mirando tú…
-Claro, por qué no.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:51 pm

Sakura se abrocho el último botón de su vestido y se tumbo entre las largas piernas de su marido, descansando la cabeza en su pecho, luego coloco la capa sobre ellos, Sasuke la beso en el pelo.
-Deberías irte a descansar, aun estas débil.
Sakura sonrió con pena.
-Antes no importaba mi recuperación.
Esperaba que el riera, pero cuando levanto débilmente la cabeza lo encontró ¿sonrojado?
Luego suspiro.
-Bueno respecto a eso, supongo que debería lamentarlo, pero no lo hare, lo necesitaba al menos una ulti…
-Shhhh- Sakura no quería oír “ultima vez” no aquella noche levanto la cara y le dio un dulce beso en el mentón.- Sasuke…
-¿Sí?
-Deja que me quede contigo esta noche, por favor.
Sasuke pareció pensárselo unos minutos, luego descanso su cuerpo y levanto las rodillas para aportarla más contra él.
-Quédate.
Sakura sonrió y se acurruco más contra el fuerte pecho del moreno.
-Sasuke…
-¿Hmm?
-Estoy viva.
Sasuke rio bajo.
-Ya lo veo.
-Me dijiste que si sobrevivía me dirías algo…
Sakura alzo la cara para enfrentarse a esos oscuros ojos.
-Te quiero. – Sakura pestañeo intentado reprimir las lagrimas de alegría y pena a la vez, oh dios, había esperado tanto, había soñado tanto con oírselo decir,- Te amo Sakura.
Sakura trago saliva con dificultad, rogando porque aun conservara la voz.
-Yo también te amo Sasuke.
Sasuke elevo una ceja y el sonrió pícaramente.
-Ya lo sé.
Sakura elevo las cejas y lo miro incrédula. ¿Qué ya lo sabía?
-¿Cómo lo sabías?
Sasuke se encogió de hombros.
-Por que eres la única a la que le importo que me fuera, la única que intento detenerme, luego me perseguías hasta rayar la locura- Sakura hizo un mohín. Y Sasuke sonrió- por que cuando te hacía el amor temblabas, porque me salvaste la vida, te interpusiste literalmente entre yo y la muerte Sakura.
Sakura lo miro con adoración.
-D…De nada.
Sasuke borro su sonrisa.
-No te he dado las gracias- le recordó- nunca más vuelvas a poner tu vida en peligro ¿entendido?
-¡Pero hubieras muerto!
Sasuke volvió a encogerse de hombros.
-Voy a morir igual, Prefiero morir a verte morir, así que no habrá discusión sobre ese punto.
-¡Pero yo no quiero verte morir!- sus ojos se llenaron de lagrimas- No lo soportare, yo no…
-Lo harás- la interrumpió él con semblante serio- Vas a vivir, quiero que seas feliz Sakura.
-No seré feliz sin ti.
-Lo serás, lo harás por mí.
-Pero tú no estarás.
-No, no estaré. Pero créeme ser un fantasma con muy mala ostia, asique no me hagas volverme anima.
-Prefiero tenerte como un fantasma a no tenerte. Así que adelante, dudo que tengas peor genio muerto que vivo.
Sasuke alzo una ceja.
-¿Estas insinuando que no soy cariñoso?
Sakura suspiro rodando los ojos.
-Oh, no bromes.
-Nunca.
-Es solo…
-Prométeme que me sobrevivirás.
Sakura se mordió los labios. ¿Sobrevivirle? ¿Para qué? La vida no tenía sentido sin él, ¿Qué haría? ¿Dónde iría? No le importaba nada si él no estaba, ¿de que le servía el mundo si Sasuke no estaba en él? No podía prometerle eso, aunque viviera, sería como un muerto en vida, cuando lo mataran la matarían con él, ¿Qué diferencia había entre morir por dentro y morir físicamente? Pestañeo controlando el torrente salado que salía de sus ojos.
-No puedo.
Era apenas un susurro trémulo, pero él lo oyó.
-Sakura, aunque mueras un demonio y un ángel no tienen dónde encontrarse.
Sakura frunció el ceño.
-No eres un demonio.
La beso de nuevo el pelo.
-Sí lo soy, y tú eres mi ángel.
Sakura sonrió con cierta tristeza.
-Y tú el mío…


Sasuke sonrió al notar la suave y acompasada respiración de su mujer, era curioso el símil, llevaba horas en esa fría celda solo, en la más fría oscuridad, y sin embargo ella había llegado, su rayo de luz, y ahora podía notar su cuerpo cálido sobre él. Apoyo la cabeza en la pared y miro la luz de la luna que se colaba por los barrotes, no era tan duro morir, como dejarla sola, sabía que eso la haría daño, que sufriría, pero no tenía otra opción, si se hubiera ido, no hubiera vuelto nunca a verla, a sentir es calor, merecía la pena morir por eso.
Noto el peso de las esposas, bueno, aunque solo fuera por unas horas y quitando el hecho incomodo de estar encadenado, era feliz, más feliz de lo que lo había sido en toda su vida, no cambiaria ese momento por nada del mundo, ¿Cuánta gente había que vivían vidas sin sentido? Pero ella le había dado sentido a su vida… Ladeo al cabeza y la observo dormir, era tan bonita, tan frágil, parecía una niña pequeña sin preocupaciones, le encantaba verla dormir, lo había descubierto la mañana aquella que se había despertado a su lado, entonces se había enfadado consigo mismo, ahora daría media vida por poder verla dormir más veces… La comisura izquierda de su boca se alzo, seguro que si no lo fueran a matar al amanecer su mujercita le echaría un buen rapapolvo por dejarla dormir, la había prometido que no la permitiera dormirse, que quería estar despierta y disfrutar de cada minuto, pero era más que obvio que ella estaba aun recuperándose de la batalla y sus ojos simplemente no aguantaron más en medio de una frase.
La iba a echar tanto de menos… podría resistir una eternidad en el infierno solo con su recuerdo….


-Sakura…
El débil sonido de su nombre la despertó, abrió los ojos sin saber muy bien donde se encontraba, pero solo un segundo, enseguida se enfado consigo misma, ¿Cómo podía dormirse mientras los minutos pasaban? Tenía toda la vida para dormir pensando en él, pero solo unas horas para verle, para sentirle.
Se volvió a mirarle, cuando oyó un pájaro cantar, trago saliva, deseando matar al pájaro, seguramente estaba perdido, o equivocado, no podía haber llegado el alba, no podía amanecer, dios ¿por qué no explotaba el sol? ¿Por qué no podían vivir para siempre de noche?
-Es la hora. Dame un beso y se buena.
Las lágrimas desbordaron sus ojos, se abrazo a él como si fuera un clavo ardiendo, y beso sus labios con toda la pasión y el amor que tenia dentro, vaciándose cada segundo.
Oyó los pasos lejanos aproximarse pero no se soltó, no podía, prefería morir a su lado, ¡que los llevaran juntos¡ Si iban a matarlo la tendrían que despegar de su fio cadáver, no pensaba soltarlo.
-Sakura suéltame.
Sakura negó con la cabeza.
-No quiero.
Sasuke suspiro.
-Vamos, no seas niña, suéltame Sakura.
Sakura volvió a negar.
Y esa fue la imagen que se encontró Neji y otros dos ANBUS cuando llegaron a la celda, ninguno se atrevió a preguntar cómo había llegado hasta allí, los ojos grises de Neji estaban clavados en sus dos amigos, se sentía morir a cada paso que daba, no podía creer que le tocara hacer algo tan duro. Saco las llaves del bolsillo y abrió la celda. Sakura seguía abrazada al cuerpo de Sasuke que le susurraba palabras tratando de calmarla, Sasuke clavo la mirada en Neji, y asintió. No había necesidad de decir más, era su obligación, se acerco a ellos y sujeto fuertemente a Sakura por los hombros, separándola del Uchiha.
Sakura lucho con todas sus fuerzas pero finalmente Neji consiguió su objetivo, podía notar a la chica temblando en sus brazos, la oía y la sentía llorar con un desgarrador llanto, Neji fijo la vista en los ANBUS, que contemplaban la escena horrorizados.
-Moveos.
Los ANBUS asintieron y se dirigieron con semblante mortuorio a Sasuke le soltaron de la pared pero no le apresuraron a seguir su camino. Sasuke los miro.
-Te quiero. Cuídate por mí.
-NOOOOOOOOO
El grito de Sakura retumbo en las paredes de piedra estremeciando a todo aquel lo oia mientras se llevaban al Uchiha en lo que sería su último paseo con vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:52 pm

Capitulo 24: El juicio final

Los tenues y naranjas rayos de sol despuntaban la húmeda madrugada, una densa niebla rodeaba el lugar, los pies del moreno caminaban pesados por el barrizal en que se habían convertidos las calles de Konoha, los edificios apuntalados le señalaban el camino por el que lo guiaban, una sonrisa agria murió en sus labios, el campo de entrenamiento no era un mal sitio para morir pensando en los pocos edificios públicos que quedaban en pie…
Una leve presión rodeo su corazón, y bajo la vista a sus sucios pies, aquel grito de dolor lo seguía como si la propia Sakura tirara de su corazón, maldición, él había aceptado su destino… sus ojos se enternecieron, bien merecía la pena morir después de haber pasado su última noche con ella, sus labios se crisparon intentando en vano ocultar una dulce sonrisa en ellos, esos últimos meses habían sido lo mejor de su vida, ¡maldita chica de pelo rosa! En esos últimos meses le había frustrado sexualmente hasta grados indecibles, lo había debilitado con esas estúpidas sonrisas suyas, le había obligado a casarse en una boda recién sacada de un anuncio de lejía blanqueante… y le había hecho recordar que en el fondo era humano, que podía sentir amor, que podía recibir cariño sin por ello sentirse mal, ¡Dios, cuanto la amaba! No lamentaba ir al infierno por todos sus pecados, solo… lamentaba dejarla sola, esa loca seguro que se pasaría tiempo llorándolo… no quería que llorara, la quería ver feliz….
Movió un hombro hacia arriba, el cuerpo se le empezaba a entumecerse por las esposas, quizás fuera mejor así, ella no merecía la vida que él podía darle, él no sabía dar amor, no sabía nada de ofrecer consuelo… ¿Qué podía ofrecerla él? ¿Protección? ¿La promesa de que la cuidaría hasta su último aliento? Que no dejaría que nada la hiciera daño, que la hiciera llorar, que dormiría con ella cada una de las noches que le quedaba, que la besaría todos los días con más amor que el anterior… Ella se merecía más, y ciertamente él no la merecía a ella, nunca la había merecido, sí, morir no sería un castigo tan malo, al menos había vivido, al menso la había tenido a ella, y si eso era ser egoísta, entonces añadiría un pecado más a su larga lista…


Naruto corría a más no poder por el espeso bosque, débiles gotas caían de las ramas más altas tras su movimiento, la ropa húmeda lograba que el frio de la mañana le calara los huesos, pero él era apenas conscientes de sus propias necesidades, solo podía pensar en avanzar un kilometro más, otro, más rápido, tenía que llegar, los primeros rayos de sol se colaban entre las hojas dando al horizonte un color grisáceo, pero tampoco veía del todo el camino, la blanca niebla y las lágrimas resecas de sus ojos se lo ponían bastante difícil…
Las imágenes de un moreno de doce años mirándole con superioridad ocupaban todos sus pensamientos, podía verle ahí, mirándolo con una ceja levantada, serio, pálido… y de pronto lo vio sonriéndole, le vio discutiendo con él rojo de cólera, podía verle sonrojado cuando Sakura le gritaba piropos, podía verle luchando con él, contra él, por él…
¡Mierda¡ sus ojos se achicaron más y sus piernas cogieron más impulso, ese imbécil no podía morir ahora, aguanta un poco más, solo un poco más y…
-Ey NIÑATO
Naruto se detuvo extrañado y miro por encima de su hombro al peliblanco que lo seguía a duras penas.
-No puedes correr así... no podrán seguirte el ritmo idiota…
Naruto pestañeo como si no acabara de entender y miro a lo lejos en busca de la solución a los problemas de Sasuke… ¡por que tenía que funcionar¡
-¿Dónde están?
Suigetsu abrió los ojos exasperado.
-¿Eres idiota? Te he dicho que no podrían seguir tu ritmo, estas fuera de ti, nadie puede correr tanto.
Naruto torció la boca, no tenían tiempo, maldición, no podían estar hay parados de charla, miro al gris del cielo que las ramas permitían ver sobre sus cabezas, unas débiles gotas le cayeron en su cara y cerró los ojos un instante.
-Está bien Naruto.
La voz y la cara de su amigo se hicieron tan nítidas dentro de él como aquellas gotas de agua fría que lo golpeaban en la cara. No, no estaba bien, bajo la mirada al dientes de serrucho, llegaría a tiempo. Esta vez el imbécil de Sasuke no iba a estar solo, no le iba a dejar salirse con la suya.


Ino se paso las manos sobre los brazos una vez más intentando en vano lograr algo de calor en esa fría mañana, volvió a mirar por la ventana, no debería estar en el hospital, debería ir a ver a Sasuke morir, donde estaba todo el mundo, pero ella no podía ver eso, no era suficientemente fuerte, no lo aguantaría, miro al techo blanco rogando que Sakura la perdonara no estar en ese momento con ella, pero ella…. Ella…. Las lágrimas quemaron sus ojos una vez más. Solo esperaba que el idiota de Naruto lo consiguiera…
-Naruto
El débil susurro escapo de sus temblorosos labios justo antes de oír la puerta de la sala cerrarse, los ojos azules se volvieron para encontrarse con un avergonzado Kiba que miraba la puerta como si ella hubiera tenido la culpa del ruido. Sonrojado y con una mueca de vergüenza y disculpa se volvió a ella.
-Lo siento, me dijeron que estarías aquí…
Ino parpadeo sorprendida. ¿No estaba viendo como mataban a Sasuke?
-¿Tienes algún problema con los vendajes?
Kiba la miro un momento como si las palabras no hubieran llegado a su cerebro, luego se toco con una mano el vendaje de la cabeza, que le cubría la frente, y negó.
-No, que va, estoy bien.
Ino lo miro largamente y luego asintió.
-Ya veo…
El silencio se hizo tenso, solo llegaban débiles ruidos que en otros momentos hubieran sido inaudibles, las gotas en las ventanas, la electricidad a través de los flexos, su respiración…
-Solo quería saber si estabas bien- La voz baja y profunda del chico hicieron que por su cuerpo corriera una débil descarga de alivio- pero veo que he llegado en mal momento…- negó con la cabeza- soy idiota- una débil sonrisa curvo sus labios- tú eres la gran Ino, siempre estás bien, no necesitas que el idiota del chico perro te moleste, perdóname.
Kiba giro sobre sus talones y abrió la puerta, Ino sentía como si sus pies pesaran más de lo normal, como si estuviera pegada al suelo, ni uno solo de sus músculos se movía, sus aletargadas neuronas parecían haber dejado de trabajar, y entonces sus manos se estiraron, sus lagrimas corrieron libres y sus pies corrieron en dirección al chico. Su aroma la inundo cuando sus brazos rodearon su espalda mientras ella lloraba como una niña pequeña.
Kiba se quedo quieto, estático, con los ojos abiertos como platos, eso cálido que lo abrazaba temblando no podía ser Ino… no podía abrazarlo a él… él era… normal, solo era uno más mientras que ella era una diosa, siempre lo había sido, siempre había sido la gran Ino, altiva, hermosa, fría y a la vez caritativa, aun la recordaba de pequeña luchando contra molinos, intentando ayudar a la gente… y lo abrazaba a él…
Sus manos se movieron hacia arriba hasta alcanzar las frías manos de la chica que rodeaban su estomago, las apreto fuertemente y se giro. Ella apenas se separo antes de caer sobre su pecho llorando. Por un momento no sabía qué hacer , aquello era nuevo, él había visto llorar antes a otras chicas, a Sakura, a Hinata,a Temmari, a Choji… pero Ino, parecía tan frágil entre sus brazos… elevó sus brazos y la acerco más a él, fuertemente, como si quisiera fundirla con él, absorber su dolor.


Las lagrimas apenas la dejaban abrir los ojos, los quejidos salían uno tras otro de su garganta, sus brazos ya apenas tenían fuerza mientras golpeaban con inercia el cuerpo del chico que seguía aferrándola. Dios, ¿por qué él? Sentía como su mundo se acababa alrededor de ella, como si la tierra se la tragara poco a poco, podía notar como sus manos se engarrotaban de la fuerza de apretar sus puños, tenía que detener eso. Él no, él no, por favor él no…
-Por favor…
Neji no se movió en lo más mínimo. Pero oyó la suave suplica entre sus lamentos y sus ojos grises bajaron hasta el pelo rosa de la muchacha.
-Lo siento Sakura, es mejor así.
Ella lo golpeo una vez más sin fuerza.
-No por favor, no…- su voz se quebró- tengo que estar allí…
Neji negó con la cabeza y fijo la vista en los barrotes oxidados de la celda, si la volvía a mirar a los ojos, con la profunda pena que mostraban, lo haría dudar, y sería un error que ella lo viera, no era precisamente un bonito ultimo recuerdo ver cómo le cortaban la cabeza, no, era mejor así, que le recordara altivo, entero, como él era… como siempre seria para ellos.
-Es mejor así.
Sakura aspiro y se seco las lágrimas con la manga de la capa.
-¿Mejor para quién? –Intento soltarse de nuevo- No lo entiendes, maldita sea, tengo que estar con él, ¿no lo ves? Puede que sea la última vez que me mire! ¡¡Necesito estar con él!!
Neji junto débilmente las cejas, tal vez ella tenía razón en algo, si él fuera Sasuke y fuera morir desearía ver ciertos ojos marrones por última vez, aunque claro él nunca lo iba a reconocer, volvió a mirarla a los verdes ojos.
-No, no lo soportarías.
No podía ni quería imaginarse en esa situación, sería muy injusto hacerla llevar esa carga el resto de su vida…
-¡Maldita sea! ¡¡Déjame decidir a mí si soy lo suficientemente fuerte!!
Neji abrió la boca para negar de nuevo, puede que en ese momento ella no lo viera pero la estaba haciendo un favor…
-Es más fuerte de lo que parece.
Neji y Sakura se volvieron a ver al hombre alto y de pelo gris que se apoyaba en la puerta de lado con un pie sobre la verja. Neji frunció el ceño. Kakashi era su superior, pero Sakura era su amiga y no creía que eso fuera lo mejor para ella… aun así… la soltó.
Sakura corrió a los brazos de su ex sensei y comenzó a llorar, Kakashi sonrió y la acaricio el pelo.
-No llores o no se creerá que eres fuerte.
Su ironía consiguió su propósito los ojos de Sakura dejaron de llorar se incorporo como un resorte y ante la atenta y desconcertada mirada de Neji sus ojos se endurecieron, se volvieron más oscuros, y su cara aunque pálida y ojerosa tomo un aspecto decidido.
-¿Lista?
Sakura miro a Kakashi y afirmo con la cabeza. Este se enderezo y dio un paso antes de que ella se detuviera y mirara a Neji, los ojos grises del chico la miraron duramente esperando un insulto por haberla retenido, por haberse llevado a Sasuke a su juicio final…
-Gracias por todo.
Antes de que tuviera tiempo para pestañear los dos ninjas se habían marchado de su vista, alejándose al campo donde tendría lugar la sentencia… Gracias por todo… Neji trago saliva, por una vez en su vida se sentía…perdido.
Avanzo un paso hasta la puerta, como un alto rango que era, debería asistir al juicio, ver como mataban al preso pero… una débil sonrisa curvo sus labios y dio un paso atrás, se sentó en suelo y apoyo la cabeza en la fría piedra, por una vez podía saltarse las reglas
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:52 pm

Kiba observo como la rubia se comenzaba a clamar entre sus brazos y fue soltándola hasta que pudo meter una mano bajo su barbilla y levantar su cara para leer en sus azules ojos.
-¿Mejor?
Ino asintió avergonzada y se separo de él un paso, como si quisiera poner distancia entre ellos.
-Sí- sonrió débilmente secándose las lagrimas- Perdóname, no sé qué…
-Está bien.
Ino se mordió el labio inferior.
-¿No vas a ir a …
Kiba la miro con pena.
-¿Cómo matan a Sasuke?- Negó con la cabeza- No, no hay nada de gloria o justicia en ver como matan a un amigo.
Ino pestañeo como si no lo hubiera oído bien.
-¿A…Amigo?
Kiba sonrió, sabía que sonaba raro pero…
-Sí, bueno ya sé que es un imbécil prepotente, pero Naruto es imbécil a secas y Rock lee es un imbécil con cejas grandes, bueno por no hablar de Sai… Pero todos somos amigos, nos hemos criado juntos, hemos luchado juntos- se encogió de hombros- Sasuke solamente lo tuvo más difícil que los demás, se equivoco de camino, pero los amigos estamos ahí para ayudar, para pegarle si hace falta hasta que encuentre la luz, pero… cortarle la cabeza no es ninguna solución, además él ya encontró su luz hace tiempo… pero ha preferido estar ciego a aceptar que lo único que necesitaba era a Sakura…
Ino tomo aire en un intento vano de contener las lagrimas.
-Dios, Sakura… ella no … ella no podrá con esto.
Kiba elevo las cejas.
-Quizás deberías estar con ella…
Ino dudo. Al castaño le partía el alma verla así tan débil…
-Yo… lo intentado pero… pero… no puedo, fui a buscarla anoche pero estaba con él, Naruto – Ino sonrió sin alegría y Kiba noto el amargo dolor de los celos recorrer su cuerpo, ¿Naruto? Cuando había entrado era el nombre que ella había suspirado, quizás ella…- Él es más fuerte que los demás, se ha ido a buscar una solución, pero aun no ha llegado y yo… yo… no sé qué decirla.
Kiba sintió alivio y pena al mismo tiempo.
-No la digas nada, ni siquiera tienes por qué mirar, basta con estar ahí cuando caiga…
-¿Y quién me ayudara a mí a permanecer de pie cuando ella caiga?
Kiba no dudo entrelazo sus dedos con los de la chica.
-Yo, yo te sostendré. No dejare que caigas no te preocupes.


Sakura empezaba a pensar que tal vez no había sido una gran idea, ahora tan cerca del desenlace se sostenía a duras penas apoyada el brazo de Kakashi mientras la gente reunida allí la hacía paso en un profundo silencio, podía notar las miradas sobre ella, pero no la importaban, todo carecía de importancia, solo se concentraba en no caer al barro mientras caminaba a pasos cortos con el corazón en un puño, como si el mundo se hubiera detenido llego al último circulo de personas, Tsunade tenía la mirada fija al frente, era la única que parecía entera, solo uno de los ancianos del consejo había sobrevivido al ataque contra ellos, el viejo parecía no muy contento con la sentencia, como si fuera él quien estaba siendo juzgado, Shikamaru estaba cruzado de brazos mirando al suelo, a su lado Gaara la miraba a ella, si le hubiera hecho caso… tal vez hubiera podido detener aquello ¿Por qué no lo vio antes?
Con un miedo nuevo volvió la mirada al otro lado donde Sasuke de rodillas esperaba su hora, sus ojos se abrieron mientras las lágrimas corrían por su cara, sus pies comenzaron a andar hasta el moreno que la miraba medio molesto medio aliviado desde su precaria posición. Apenas diez pasos los separaban y Sakura sentía como si un abismo los separara, de pronto nada a su alrededor pareció existir, como si hubieran ido a otra realidad en la que solo existían ellos, ella de pies mirándolo acercándose a pequeños pasos, con miedo de que él fuera un espejismo que desapareciera en cualquier momento… él de rodillas esperando un inevitable y funesto destino que los separaría de por vida… pero solo de por vida pensó Sakura, por que le amaría eternamente, que dios la perdonara, pero si tenía que pasar la eternidad en el infierno para estar junto a él entonces bien venidas fueran las llamas…
Solo unos cuantos pasos más y…


Naruto se detuvo en la entrada de la aldea ¿Dónde coño estaba la gente? Un sudor frio le recorrió la columna, no podían haber llegado tarde… no podían…
-¿Y ahora qué?
Naruto se volvió desesperado a Suigetsu, su mirada paso por los rostros serios de los demás, mierda, mierda, mierda, tenía que pensar, y rápido.
-Karin, ¿puedes localizar a Sasuke?
Si la rancia esa podía localizarle, es que aun seguía con vida, y entonces puede que su plan tuviera algún sentido, una posibilidad y…
-No sé si funcionara, no es tan fácil yo…
-¡Me cago en la puta…¡
Ante la asombrada mirada de todos los presentes Suigetsu se dirigió hasta la pelirroja soltando improperios, ¡¿por dios no iría a pegarla? Ella era la única que podía ayudarles en ese momento, y por mucho que Naruto comprendiera las ganas de pegarla de vez en cuando, no podía permitir eso, dio un paso para detener al peliblanco pero se quedo petrificado cuando el peliblanco la abrazo fuertemente y la susurro un simple:
-por favor…
Si Naruto se sorprendió no fue nada para la expresión de la chica, que sonrojada asintió con la cabeza…


Solo unos cuantos pasos más y…
Una presión en su brazo la detuvo, Tsunade la agarraba duramente con sus dedos alrededor de su carne. ¿Qué? La realidad cayó ante ella, la miro desconcertada, buscando, esperando una explicación pero Tsunade se limito a empujarla detrás de ella.
-No lo hagas.
-Es mi marido.
-Es culpable. Esta condenado.
-Es… mi marido.
-Ya es la hora…
Sakura aparto la mirada de su Hokage para ver los oscuros ojos de Sasuke un ANBU se había aproximado hasta él, con su ropa oscura y la máscara blanca no podía reconocer al dueño de la espada, al que ejecutaría la sentencia, trago saliva con dificultad, Sasuke seguía mirándola, frio, sin moverse un ápice, Sakura decidió que si él era fuerte ella también lo seria, junto los pedazos de resistencia rota que le quedaban dentro de sí misma, y lo miro con toda la intensidad que pudo, entre lagrimas asintió en silencio y él le devolvió el gesto.
La mañana enmudeció cuando el ANBU le hizo bajar la cabeza, y sus ojos se separaron de los de su marido, ni un alma hablaba, ni un pájaro volaba, ni siquiera el sol quería verlo, ni un solo rayo pasaba atreves de las espesas y grisáceas nubes cuando el ANBU miro Tsunade y esta asintió, la sangre se la congelo en el cuerpo, el aire se la helo en los pulmones al ver la espada alzarse sobre la majestuosa y perfecta cabeza azabache del chico.
Tomo aire cuando la espada se inclino hacia atrás en busca de inercia, y noto helarse sus lagrimas en sus mejillas cortadas por el viento, no lamentaba nada, no lamentaba haberle dado su corazón, su alma, no pediría perdón por ningún segundo a su lado, no quería ni podía lamentar amarlo con todo su corazón, aquello no podía ser el final de todo y sin embrago lo era… la espada tomo impulso y …
-¡¡PARAD!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:53 pm

Capitulo 25: Confianza

Apenas sentía nada más que frio con cada bocanada de aire, era como si cada vez que tomaba aire los pulmones se congelaran un poco más, el dolor era casi insoportable, pero tenía que llegar , tenía que pararlos, no había llegado tan lejos como para ahora fallar por un segundo, él estúpido estaba vivo, y con eso le valía para dejarse la vida corriendo…
Giro la ultima esquina y comenzó a ver a la gente arremolinada en torno a algo que se podía imaginar, Sasuke, sus pies cubiertos de barro volaron un poco más rápido hasta llegar a donde la multitud se concentraba para ver como mataban al que una vez había sido recibido como un héroe…
Tomando grandes bocanadas comenzó a apartar a la gente a empujones, estos lo miraban sorprendidos al verlo abrirse camino empapado de agua y barro, con la respiración agitada y sus azules ojos decididos a detener aquella locura.
La última fila de personas se separo mirándolo, dejándole un hueco por donde pudo ver la macabra escena que tenía lugar a escasos metros de él, el corazón se le detuvo cuando el filo plata de la espada del ANBU tomaba inercia asesina para bajar sobre el cuello de su amigo, por un momento se quedo totalmente helado sin entender muy lo que sucedía, como si estuviera dentro de su propia pesadilla, la cabeza inclinada del moreno, de rodillas, esperando aquel destino fatal, los hombros del rubio temblaron y una débil sirena de alarma resonó dentro de su cabeza al darse cuenta de que ya no quedaba tiempo…
-¡¡PARAD!!
Lo chillo tan fuerte como pudo, tan claro como sus malogrados pulmones le permitían, dio dos pasos más medio cayéndose en dirección al moreno, al que lejos de las caras de asombro que había tras su ensordecedor grito él seguía sin mover un musculo, sin levantar la altiva cabeza.
-Naruto que…
La voz de Tsunade murió cuando el rubio llego hasta el que una vez había sido su mejor amigo, las leves gotas que aun caían cubrían en silencio la escena.
Naruto caminaba como si una fuerza se hubiera apoderado de su cuerpo, un sentimiento olvidado, o tal vez tan solo enterrado le hacía dirigirse a él sin miedo, solo esperando que él lo aceptara, era como acercarse a una oscura pantera que ya le había atacado antes, pero que ahora a las puertas de su ejecución parecía totalmente débil rodeada aun de ese halo de grandeza, y ahora pese a no saber si volvería atacar algo dentro de él le obligaba a no dejar que ese animal muriera de esa forma, no, era merecedor de algo más. Naruto pestañeo y la débil imagen del oscuro animal se difumino dejando al Uchiha de rodillas en su campo de visión, no era una pantera herida, era Sasuke, y él no iba a dejarlo morir.
Estiro su temblorosa mano y la coloco con decisión en el hombro del chico, un rayo de luz se coló sobre las espesas nubes que habían dejado de descargar su furia liquida sobre las cabezas de los presentes.
El rubio noto el calor del rayo de sol y supo que no se estaba equivocando que aun quedaba esperanza…
Tomo aire por la nariz inflando sus pulmones, y elevo la vista a los silenciosos presentes, fijo la mirada en Tsunade que lo miraba altiva, callada, pero con una ligera emoción escondida en los castaños ojos.
-No podéis matarlo.
Una ceja rubia se alzo en la cara de la Hokage.
-No lo matamos, cumplimos una sentencia, él es culpable Naruto.
Naruto apretó con más fuerza el hombro del chico.
-¿Y quién decide que castigo se le debe imponer?
Tsunade lo miro fríamente.
-El consejo. O lo que queda de él después de que Sasuke y sus amigos los mataran a todos.
Naruto apretó los dientes, no quería oír a quien había matado, no quería saber sus nombres, no soportaba la idea de ponerles una cara…
-Yo también he matado. ¿Deberíais cortarme el cuello a mí también?
Tsunade se cruzo de brazos.
-No digas tonterías, tú has matado solo en caso de necesidad y dentro de las misiones que te han sido ordenadas.
El cuerpo del rubio comenzó a temblar.
-¿Y acaso eso me redime? ¿Acaso eso es mejor? ¿Es lícito matar cuando te lo ordenan? Al menos él mato con un motivo, él creyó en lo que hacía, mato a quien a su juicio, y puede que al mío también, se lo merecía.
-¡Él no era quien para juzgarlos! No debía haber traído aquí a los Bijus, no debería haberse aliado con asesinos despiadados para completar su estúpida venganza, ¿Acaso te has olvidado ya de Jiraiya? ¿De Shizune? ¿Qué culpa tenían ellos en esta estúpida guerra suya?
Naruto observo a desgana las lagrimas que pugnaban por salir de los ojos rojos del quinto hokage, y se dio cuenta horrorizado de que de sus propios ojos emanaban lagrimas, podía ver a la dulce Shizune, al divertido Jiraiya... Trago saliva.
-Pero a ellos no los mato Sasuke.
-¡¡Fue su cómplice!!
Naruto apretó fuertemente los dientes. ¡Maldición¡ eso no podía negarlo…
-Nosotros fuimos cómplices de la masacre de los Uchiha- su voz que había empezado en un murmullo fue tomando cuerpo, volumen.- Todos nosotros, creímos lo que nos dijeron de Itachi, luchamos contra él, lo juzgamos, lo sentenciamos, asique supongo que nosotros matamos a su familia…
Tsunade lo miro horrorizada, con las lágrimas ya resbalando por sus mejillas.
-Nosotros no sabíamos lo que habían hecho, siempre creímos… siempre pensamos que… Itachi, que él…- Tsunade miro al suelo buscando con ansia una respuesta- eso no le escusa.
Naruto curvo sus labios en algo débilmente parecido a una sonrisa.
-No… no le escusa, pero hace que le entienda… yo también hubiera querido venganza, yo hubiera querido matar a Pain por Jiraiya, no necesitaba más escusas, hubiera dado igual que atacara o no Konoha, que se me ordenara o no… supongo que… es difícil no dejarse llevar por el sentimiento de ira… - sus ojos se clavaron en Gaara que le escuchaba en silencio.- No es que yo, o nosotros seamos diferentes, es simplemente que yo prefiero la vida, lo que tengo, en vez de la muerte y lo que me quitaron, pero eso, no es tan fácil. Vosotros, creasteis a Sasuke, decidisteis su futuro de niño, matasteis a su familia, y ahora- apretó el hombro del chico- ahora queréis culparlo por ello, queréis matar lo que creasteis, acabar una jugada que nunca debió empezar, es fácil matar, es fácil juzgar y es fácil consumirse en la tristeza, en el odio, en la venganza. Lo difícil, lo que nos diferencia de gente como Madara o Pain, es que nosotros podemos elegir, y elegimos vivir, luchamos por la vida, y eso es lo que recuerdo de Jiraiya de Shizune…
Los ojos marrones de la chica se quedaron abiertos de golpe con lágrimas escapando de sus ojos como torrentes.
-Yo… es demasiado tarde Naruto, la decisión está tomada. ¡¡Es un asesino!! ¡¡¡Nos ataco!!!
Naruto contrajo su cuerpo aquello no podía ser, ¿Por qué se negaban a ver la verdad?
-Yo también soy un asesino, yo también os ataque. -Los azules ojos de Naruto brillaron al ver al pelirrojo de la aldea de la arena caminar hacia ellos, se detuvo al otro lado del moreno y miro al rubio con una débil sonrisa.-Siempre dije que eras mejor que nosotros…
Un suspiro conspirador seguido de una débil risilla capto su atención, desvió la mirada y vio a Kakashi rascarse la frente mientras caminaba hacia ellos.
-Bueno supongo que no os he enseñado tan mal después de todo.
-Nosotros también.
Naruto observo con una sonrisa y lagrimas en los ojos como sus amigos lo seguían, Ino, Kiba, Choji, Tenten, Shino, Temmari,…
Los débiles rayos del sol, fueron haciéndose paso, mientras que las nubes se retiraban dejando que la zona se iluminara.
-Yo también.
Sakura con la cara llena de lágrimas corrió hasta él y agarro fuertemente su mano. Naruto la miro y cuando se encontró con aquellos ojos verdes que reflejaban un amor rebosante de gratitud solo pudo asentir con la cabeza mientras ella le correspondía el gesto.
La gente reunida comenzó a apoyarlos, muchos gritaban “yo también” otros “esto es lo que recogemos por plantar semillas de odio”
Los tres Hebis avanzaron hasta ellos.
-No está mal cagón,- El peliblanco se coloco tras ellos- aunque un poco dramático.
Naruto sonrió. Y miro fijamente a Tsunade que los miraba asombrada.
-Yo no… no puedo revocar una sentencia así, no solo por mi afecta al mundo, él vestía los colores de Akatsuki.
Naruto desvió la cabeza y silbo, de entre la gente aparecieron tres hombres de distintas edades con distintos dibujos que los diferenciaban de los ninjas de la aldea de la hoja, no necesitaba presentaciones todo el mundo sabía quiénes eran : el Mizukage, Tsuchikage y el Raikage, se abrían paso en silencio, testigos silenciosos de aquel juicio al aire libre.
El kage de la aldea de oculta de rocas hablo con voz grave en dirección a Tsunade.
-Vuestro ninja…Naruto, ha resultado ser muy convincente, nos contó una historia de traición e intriga llevada a cabo en esta aldea… y sus consecuencias. –volvió la vista para mirar al moreno, y luego miro de nuevo a la Hokage- Es cierto que debe pagar por sus crímenes, pero nosotros tres y creo que el Kazekage también, visto lo visto, creemos que la sentencia de muerte es un error, no podemos sentenciar a Muerte a alguien al que ya matamos en vida. Sasuke Uchiha, serás bienvenido a cualquiera de nuestras aldeas a cumplir otra sentencia distinta, salvaras la vida.


Salvaras la vida
Las palabras resonaron en su cabeza, no se había movido ni un ápice desde que oyera la sentencia de Tsunade, había dejado de respirar cuando Naruto había detenido aquel filo que pensaba cortarle la vida, y su corazón se había encogido ante las palabras del rubio, no… no sabía que decir, ¿Cómo podía Naruto seguir salvándolo? ¿Por qué? Él no era culpable de nada, siempre… siempre había pensado en él como en un idiota con el que medir fuerzas, y una vez, solo una vez como su mejor amigo, y había huido, le había dado miedo… ahora sin embargo estaba total y completamente aterrado oyendo su alegato.
Los papados del moreno se separaron lentamente, mostrándole de nuevo el suelo embarrado del lugar donde se suponía debería estar muerto en esos momentos, pero no solo veía eso, también podía ver los pies destrozados del rubio. Sonrió débilmente antes de levantarse, de erguirse sobre la tierra que ahora estaba iluminada.
Miro a Naruto que lo observaba con lagrimas e hizo algo que no había hecho nunca en toda su vida le puso la mano sobre el hombro y le sonrió con gratitud.
-Gracias, Naruto. –Las lagrimas comenzaron de nuevo a salir de los ojos del rubio mientras él se giraba para enfrentar a Tsunade, intento sin mucho éxito no ver a su preciosa y frágil esposa al lado del rubio llorando como este y se decidió a afrontar su situación- Es muy amable de vuestra parte, pero no quiero estar en ningún otro lugar, tengo varias promesas que cumplir aquí. No puedo marcharme.
-Pero…
Oyó la voz de su esposa por encima del murmullo de voces que lo regañaban, ¿Acaso no podían entenderlo? Todos y cada uno de los imbéciles que tenia detrás de él lo habían apoyado, protegido, Quería quedarse allí, por una vez no quería empezar de nuevo, quería ser él, Sasuke Uchiha, el que una vez perdió a su familia, el que mato a su hermano, el que ataco Konoha, pero también el que lucho junto a ellos, el que se caso con Sakura, y el demonio al que habían salvado la vida…
Tsunade miro al horizonte con la vista puesta en las ruinas de los edificios de la aldea, luego retorno la mirada al suelo, para un segundo después elevar sus ojos a los del moreno.
-¿Tan importantes son esas promesas qué merecen que te perdone la vida y te permita vivir en mi aldea?
Sasuke la miro muy serio, sabía lo que Tsunade le estaba pidiendo, una razón, sus razones para seguir viviendo, una vez toda la razón de su existencia se había basado única y exclusivamente en vengarse, ahora sin embargo sus prioridades eran muy distintas. Y merecía la pena vivir por ellas.
-Le prometí a un héroe que cuidaría de su hijo, a mi hermano que sería feliz aquí en Konoha, y a mi mujer que la cuidaría, la amaría y la respetaría hasta que la muerte nos separe.
Su voz sonó levemente ronca, pero totalmente clara y segura.
Una leve brisa recorrió el lugar, el pelo rubio de Tsunade danzo a su ritmo mientras cerraba los ojos e inspiraba el aroma de tierra mojada, de luz y calor del sol. Una débil sonrisa apareció en sus labios.
-Muy bien, pensare tu nueva condena.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:53 pm

Las rodillas de Sakura casi le fallaron cuando oyó las palabras de Tsunade, sus ojos rompieron a llorar mientras sus amigos lanzaban vítores y se abrazaban los unos a los otros felizmente, estaba segura que se hubiera caído sin no hubiera sido porque Ino llego a tiempo para abrazarla fuertemente.
-Lo conseguimos Sakura, ¡lo conseguimos!
Sakura sonrió a su amiga y la abrazo fuertemente mientras rompía llorar y a reír a la misma vez.
-¡¡JEFE!!
Karin se lanzo en brazos de Sasuke que la sonrió al sentir el golpe contra su pecho, una ceja negra se alzo mientras observaba las lagrimas que caían del gigante pelinaranja, era increíble ver llorar a Juugo, pero eso era casi más creíble que la escena delante suya, Suigetsu rodeaba con un brazo a Naruto mientras ambos sonreían.
-Por un momento pensé que no lo lograrías subnormal.
Naruto rio.
-Era cuestión de confianza.
Suigetsu miro a su jefe y le guiño un ojo.
-Sabes jefe creo que Konoha no esta tan mal después de todo… aunque esté llena de imbéciles- Naruto le miro mal- hay que reconocer que son unos imbéciles bastante divertidos.
Sasuke asintió con la cabeza. Sí, esos eran sus imbéciles, sus ángeles.
-¿A quién llamas imbécil? Con esos dientes deberías haber ido al dentista hace años…
Suigetsu miro a Naruto con una sonrisa en la cara.
-¿Y tú me lo dices? Con ese intestino tuyo deberías haber visto al médico antes de que mueras por colitis.
Naruto se puso de color rojo. Y Karin y Suigetsu rieron, el peliblanco miro a la chica que abrazaba a su jefe y ladeo la cabeza.
-Vamos fea, por fin tenemos algo que celebrar.
Karin sonrió y rodo los ojos.
-Claro, tú nunca nos das nada que celebrar…
Sasuke alzo las cejas al ver que Karin sin casi discutir tomaba la mano del peliblanco y se separaba de él…
-De nada.
Sasuke pestañeo y volvió la mirada al rubio que lo miraba sonriente y se acerco un paso a él, ese idiota… ambos se quedaron mirándose a los ojos, diciéndose todo aquello que no se dirían en voz alta, como siempre habían hecho, y a la vez como nunca habían querido reconocerlo, ambos sonrieron a la vez, cómplices de una broma secreta, de una amistad interna que nadie más alcanzaría a comprender…
-¡Oh joder!
Y dicho lo cual ante el horror de Sasuke Naruto se arrojo sobre él abrazándolo, un leve rubor cubrió las mejillas del moreno, que se sintió desnudo, por encima del hombro del chico vio la dulce mirada verde de su esposa y se relajo en el abrazo, incluso levanto la mano y le dio unas palmaditas en la espalda del chico, que se aferraba a él como un niño a su juguete favorito.
-Naruto…. Suéltame.
Naruto lo abrazo aun más fuerte y lo soltó de golpe secándose las lágrimas con la manga naranja de su jersey mientras sonreía como el idiota que era…
Sakura no podía dejar de sonreír, notaba el dolor de sus mejillas pero no le importaba, aquella escena valía cada una de las lágrimas que había derramado desde los doce años, su marido la miraba como si nadie más estuviera alrededor, dejándola perderse en aquellos oscuros ojos como la noche, como el mundo que se oscurecía a su alrededor, y…
Sasuke voló impidiendo que Sakura cayera al suelo tomo su inerte y cálido cuerpo entre sus brazos y miro a Ino que la tomaba las constantes.
-Está bien, necesita descansar aun esta débil, solo ha sido un desmayo…
Sasuke asintió y miro el suave perfil de su esposa, sus perfectas facciones, y beso el reguero de lagrimas que corría por sus mejillas, no volvería a permitir que llorara de pena nunca más, puede que ella se mereciera algo mejor pero él era un demonio y ella era su única salvación, no, nunca más se alejaría de ella.


Tsunade observaba en silencio el paisaje desolador de Konoha cuando noto su presencia.
-¿Crees en los nuevos comienzos?
Kakashi ladeo la cabeza.
-No, lo que hemos sido, cada una de las decisiones que hemos tomado, los caminos andados, la gente conocida, eso nos hace ser quien somos, no podemos no ser quien somos, pero podemos elegir qué camino seguir y que decisiones tomar en el futuro para ser quien queremos ser.
Tsunade se cruzo de brazos.
-¿Cuál crees que sería la mejor condena para Sasuke?
Kakashi rio antes de hablar…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:54 pm

Capitulo 26: Entra en mi vida

Un leve calor bañaba su cara, apretó los parpados con fuerza antes de abrirlos a la luminosa y cálida luz que la cegaba los ojos, ladeo débilmente la cara y pestañeo varias veces acostumbrándose a la luz que se abría paso por la ventana del cuarto, se estiro bajo las pesadas mantas disfrutando por un débil momento de la paz, de la calma que emanaba la estancia, tenía ganas de echarse a reír, a llorar, ganas de dormir lo que no había dormido en los últimos días… sus ojos se abrieron de golpe , Sasuke, ¿Dónde estaba? ¿Qué… qué hacía allí? ¿Qué había pasado? ¿Lo habían… lo habían conseguido de verdad? Tenía que saber, ¿Dónde estaban todos? ¿Había sido todo un sueño? Se incorporo de la cama con demasiada velocidad, no, no había sido un sueño, un dolor agudo en el estomago le recordaba que aun tenía una herida a medio curar en el vientre, y un fuerte dolor de cabeza le daba la certeza que realmente llevaba todos esos días sin dormir…
-No deberías levantarte tan rápido.
Sakura emitió un pequeño gemido de sorpresa al oír la profunda voz de su marido en el cuarto y giro la cabeza en la dirección de la que provenía. Sasuke estaba sentado en uno de los sofás de la habitación del hospital, incluso así, despeinado, con los pies llenos de barro, el traje oscuro resaltando su blanquecina piel y unas profundas ojeras, Sasuke Uchiha era el hombre más guapo que Sakura había visto en su vida, un leve rubor cubrió su rostro como tantas otras veces y en los ojos oscuros del chico apareció un pícaro destello.
-Es increíble que me mires así en tu estado.
Sakura frunció el ceño y se puso más colorada. ¿Cómo se había dado cuenta?
-Solo estaba sorprendida de verte.
Una sonrisa cruzo el rostro del Uchiha, obviamente no la creía, mientras se levantaba del sillón. Sakura trago saliva con dificultad y lo miro mientras él caminaba hasta el borde de la cama. Su corazón comenzó a latir más deprisa, justo al borde de la arritmia, los rayos de luz recortaban la silueta del chico hasta que llego junto a ella. La pelirosa se mojo los labios, de repente era tremendamente consciente de lo seca que tenia la boca, y de lo oscuro que eran los ojos de su marido mientras bajaba la cabeza hasta quedar a escasos centímetros de la de ella, noto sus fríos dedos sujetando suavemente su mentón, ejerciendo una leve presión que la obligaba a perderse en aquellos oscuros pozos negros.
El corazón la retumbaba en la garganta, el pulso se la aceleraba, podía notar su olor, su fuerza, su amor… solo unos centímetros más y…
-¿Estas mejor?
Sakura pestañeo confundida intentando que algo de su juicio saliera de ese laberinto de pasión en que estaba envuelta. Trago saliva.
-Sí, yo… tengo sed, y- miro de nuevo alrededor- no sé muy bien como he llegado aquí- sin atreverse a mirarlo a los ojos bajo la voz, casi susurrando se enfrento al mayor de sus miedos- tengo… tengo miedo de que todo haya sido un sueño- las lagrimas acudieron a sus ojos y pestañeo rápidamente con el fin de contenerlas- tengo miedo de que en verdad no estés aquí, de despertarme y…- las lágrimas comenzaron a quemar sus mejillas- que te hallas marchado.
La mano de Sasuke apretó un poco la presión sobre su mentón y la obligo a mirarlo, las lágrimas corrían por sus mejillas sin control, pero podía verle tan nítidamente, tan serio, tan él, estaba allí, aún estaba allí, con ella…
-Sakura no voy a ir a ningún sitio- la comisura de sus labios se estiro hacia arriba en una sonrisa torcida- no sin ti- se acerco a un más a ella, Sakura pudo notar su respiración, su suave aliento cuando susurro junto a sus labios- nunca sin ti…
Un quejido quebró su garganta mientras cerraba los ojos y se abandonaba a él, sentía sus labios sobre los de ella, notaba como su corazón estallaba de felicidad al oír aquellas palabras, al sentirlo tan cerca, ¿Se podía morir de felicidad? Los constantes ríos de lagrimas apenas la importaban, ¡lloraba de felicidad¡, tampoco las notaba, solo notaba la suavidad con que la besaba, como si tuviera toda la vida por delante, como si le diera miedo romperla, su lengua paso a través de los labios entreabiertos de la joven adentrándose en ella, bebiendo de ella, recibiendo con calma lo que ella le ofrecía desesperadamente, necesitaba sentirle, ansiaba notar que estaba vivos, aunque…, Sakura lazo los brazos con urgencia alrededor del cuello de su marido, colgándose de él, pegándose a él… Aunque si estaba muerta no la importaba, si había ido al infierno tras Sasuke no le importaba una eternidad así…
Su lengua jugaba alrededor de la suya, su boca se amoldaba a la suya, su respiración se acompasaba, el calor invadía cada célula del sensible y cálido cuerpo de Sakura, se ahogaba en él, quería fundirse con él, en él, no quería volver a perderlo nunca. Sus manos bajaron lentamente notando los fuertes hombros del chico que la besaba, noto su corazón tras la sucia camiseta y los músculos, perfectos y tensos de Sasuke, continuo el descenso hasta que sus manos llegaron a la cinturilla del pantalón y comenzó a deshacer el incomodo nudo.
Los labios de Sasuke se separaron de los suyos y sus manos la detuvieron de su empeño, la costo varios segundos darse cuenta de que Sasuke se había detenido y que su acelerada respiración era lo único que se oía en el cuarto. Confundida levanto la cabeza y lo miro sin entender porque se apartaba, ¿Acaso ya no la quería? Ya no…
-Tienes que descansar- ante su asombro Sasuke soltó sus manos y la beso en la frente- tenemos toda la vida para este tipo de cosas, Ino dijo que necesitabas descansar.
Maldita Ino. Frunció el ceño mientras él la obligaba a recostarse, resoplo y lo miro tras el velo de insatisfacción que invadía sus ojos.
-No necesito descansar, te necesito a ti.
Sasuke la miro unos segundos con intensidad, luego bajo sus hombros, suspiro débilmente y se dirigió de nuevo a la silla en la que había esperado pacientemente que su mujer recuperara el conocimiento.
Sakura lo miro frustrada y en el fondo resignada, para ser sincera el sueño comenzaba a vencerla, era como si sus parpados pesaran el doble de lo normal, maldición, no quería ser débil en ese momento, ella quería estar junto a él, pero al parecer su cuerpo tenía otra idea…
Sus ojos verdes se cerraron poco a poco, entrando en un estado de completa somnolencia desde el cual le pareció escuchara su marido.
-A mi hace tiempo que me tienes Sakura.
A pesar de todo era genial poder descansar sabiendo que Sasuke estaría a su lado cuando despertara…


Naruto se volvió a restregar los ojos, en algún momento debería tener el valor suficiente para entrar a verla… levanto la mirada del suelo claro del hospital hasta la puerta blanca de la habitación de la chica, ¿Cómo lo hacia Sasuke?
¡Ah! Volvió a revolverse el pelo con las manos por la desesperación, aquello era inconcebible, el era un ninja, corrección, él era el futuro mejor Hokage de todos los tiempos, se había enfrentado a toda clase de enemigos horribles, a misiones imposibles, a un destino cruel, veía a la muerte de cerca día sí, día no, y ahora… ahora era un cobarde, le daba miedo verla, ¿Qué iba a decirla? Pein la había herido por su culpa, casi había muerto, trago saliva y noto como el calor y el color desaparecía de su cuerpo al recordar esa horrible posibilidad y se recordó que pese a todo estaba viva, y seguramente enfadada, ¿Cómo se suponía que podía contrala lo que había hecho en vez de acudir a su cita? Sus cejas se juntaron , no podía decirla la verdad, un leve rubor rojo cubrió su cara, sería muy duro y vergonzoso confesar que tres hebis gilipollas le habían secuestrado mientras él tenía la peor diarrea de su vida…
¡Ah¡
-Naruto- El rubio abrió los ojos y dejo de tirarse del pelo ante la disgustada mirada de Neji, ¡mierda!- ¿Qué demonios haces?
Naruto bajo corriendo los brazos y lo miro un segundo pensando una buena escusa, bah, ¿para qué? Suspiro encogiéndose de hombros y mirando de nuevo al suelo.
-No sé qué decirla.
Neji lo miro por unos minutos desde lo alto, luego volvió la mirada a la puerta que daba al cuarto de su prima.
-Creo que bastara con un me gustas.
Naruto abrió de golpe los ojos poniéndose rojo como un tomate, ¿Dónde estaba Neji? ¿Quién era ese? Neji jamás le diría algo así, nunca le había caído especialmente bien, pensaba que era un idiota, siempre se lo decía, y tampoco le hacía particular ilusión que le gustara su prima, aunque él nunca la trataba del todo bien, siempre se preocupaba por ella en las sombras. Dios, aun recordaba el día que los había encontrado juntos… un escalofrió recorrió su cuerpo.
-Naruto. – El rubio levanto la vista hasta él.- sé que la cuidaras- se metió las manos en los bolsillos y ladeo la cabeza con un intento de sonrisas en sus finos labios- pero trata de evitar que te vuelva encontrar desnudo frente a ella.
Naruto afirmo rápidamente con la cabeza y lo observo marcharse con la boca abierta. ¿Cuidarla? Si casi la matan por su culpa… Claro que… apretó los puños y se levanto decidido, trago saliva, tomo aire y abrió la puerta.
La morena estaba recostada en la cama mirando por la ventana y se volvió lentamente, Naruto noto el sonrojo de sus mejillas y como sus ojos se agrandaban al verlo.
-Na…Naruto-kun.
Naruto tomo aire de nuevo y se acerco a ella, parecía tan frágil en aquella cama… junto las cejas y tomo valor, lo mejor era soltarlo todo de golpe, sí, eso haría.
-Yo… ¡lo siento Hina-chan! No pude asistir a nuestra cita porque me secuestraron en el peor momento del mundo, sé que no es excusa y que te prometí que nada me impediría ir pero… - bajo la cabeza- Lo siento.
-Naru…
-¡Y siento también que casi te mataran por mi culpa¡ Yo… sé que no te he cuidado como mereces, y que no tienes porque creerme pero… pero te juro que no volveré a dejar que te pase nada malo, porque…. ¡me gustas¡
Naruto solo podía oír el latido de su propio corazón, le daba miedo mirarla… ¿Por qué no hablaba? Quizás no sabía cómo rechazarlo…. Lentamente y no sin cierto miedo levanto la vista, pestañeo al ver las lágrimas y la enorme sonrisa que cubrían el rostro de la morena, que se lanzo en sus brazos gritando su nombre…


Ino entro en el cuarto blanco de la chica con un informe en la mano y una sonrisa en la cara.
-Adivina frentona.
Sakura la miro enfadada. Ino elevo una ceja, no esperaba ese recibimiento… miro alrededor buscando al moreno, seguramente él sabría a qué se debía ese enfado…
-Se ha ido a ver Tsunade.
Ino sonrió, ella ya sabía cuál sería el “castigo” que la rubia pretendía imponerle, miro a Sakura ¿Era por eso? Dios mío no era tan malo, habría mucha gente a la que le gustaría, sonrió sin poder evitarlo, claro que Sasuke no era uno de ellos, en su modesta opinión Sasuke carecía de la paciencia necesaria para llevar bien…”su condena”. Aunque francamente suponía que Sakura encontraría la gracia en todo aquello, era una sentencia bastante indulgente…
-No te pongas así, la condena no es tan mala.
Sakura le hecho una mirada llena de furia.
-No es por la estúpida condena, ¿Qué le dijiste a Sasuke?
Ino pestañeo.
-¿Qué le dije de qué?
Sakura la miro como si ella supiera de lo que hablaba, pero realmente no entendía nada…
-No te hagas la inocente. ¿Qué demonios le dijiste? ¡No me deja hacer nada! Me siento como una invalida.
Ino sonrió.
-Así que era eso… -La rubia la miro con desinterés- le dije que te habías desmayado porque hiciste un gran esfuerzo aquella noche- al ver el sonrojo de su amiga Ino rio- ¡vaya con la virgen recatada! Veo que algo aprendiste de la película de Naruto eh?- Ino esquivo la almohada que le lanzo a su amiga, y se coloco la la falda al levantarse- ¿Así que estas enfadada por qué no quiere…?
La otra almohada la dio de pleno en la cara, cuando se la quito sonrió a su amiga.
-No es solo… eso, no me deja levantarme ni a beber agua.
-Es bastante enternecedor que te cuide tanto…
Sakura frunció el ceño, pero en sus ojos ya no había ira.
-Sí, pero es frustrante. Ya me encuentro bien, quiero irme a casa.
Ino sonrió y acaricio el pelo a su amiga.
-Debe de ser bonito.
Los ojos verdes de Sakura mostraron confusión.
-¿El qué?
-Volver a casa con él. Dios mío, nunca creí que lograrías hacer un hogar de ese horror de casa destruida.
Sakura sonrió.
-Sasuke y los otros fueron los que la remodelaron.
Ino negó con la cabeza.
-Oh, no me refiero a la decoración, señor, eso aun necesita un toque femenino.
Sakura rio bajito.
-Pobre Karin.
Ino sonrió.
-Pobre de nosotros, esos adoradores del diablo también han decidido quedarse.
Sakura miro sonriente a su amiga.
-Yo también soy una adoradora del diablo.- Ino le devolvió la sonrisa, eso era algo en lo que se equivocaba, el diablo era el que la adoraba a ella…- ¿Qué tenía que adivinar?
Ino pestañeo, como si estuviera recordando algo y ensancho su sonrisa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Vie Ene 02, 2009 6:54 pm

¡Maldita sea¡
Sasuke apoyo la cabeza contra el muro del hospital, Tenía que ser una broma… ¿Acaso se habían vuelto todos locos? Él no podría con ese trabajo, simplemente no podría. Respiro varias veces intentando que su soberbia hiciera acto de presencia y lo salvara de aquella locura, echo la cabeza para atrás y sonrió recordando la caras de Karin y Suigetsu cuando les habían explicado en qué consistía exactamente “la condena”, porque para ellos eso era, Dios ¿A quién se le había ocurrido? Un escalofrió le recorrió la espalda al pensar a lo que tendría que enfrentarse en cuanto Konoha volviera a la rutina, Tsunade había perdido el juicio al nombrarlos jônins de Konoha, si eran ellos lo que casi la habían destruido, Sasuke ladeo la cabeza, prefería mil veces reconstruir la ciudad con sus propias manos que dar clase a una panda de gilipollas de doce años que no saben ni lanzar un kunai, Dios ¿Por qué de los pequeños? Y lo peor de todo es que estaría a la altura del imbécil de Naruto, y solo de Naruto porque los demás habían ascendido ya a ANBUS o hacían misiones de clase S, menos Naruto y ahora él…! Si no soportaba a los niños de doce años ni cuando él mismo era uno de ellos! ¿Cómo iba a hacerlo? Tomo aire hasta llenar los pulmones, para ser sincero Tsunade no se había portado tan mal, aunque no cobrarían por el trabajo… lo importante era poder estar junto a ella, una débil sonrisa cruzo sus labios, seguro que a ella le encantaría el castigo…
-Sasuke.
El moreno giro la cabeza sin prisa hasta ver al estúpido de Naruto correr hacia él sonriendo como un imbécil y saludándolo sin parar con aspavientos, Dios, ahora tendría que soportarle el resto de su vida…
-Baja la mano, ya te he visto…
Naruto siguió con su sonrisa y se despeino el pelo de la nuca con la mano con la que saludaba.
-¿No crees que hoy es un día estupendo?
Gilipollas.
Sasuke desvió la mirada de nuevo al horizonte, era obvio que algo bueno le había pasado al rubio, o eso o estaba completamente borracho, como aun llevaba la ropa encima y no cantaba, se inclinaba más a pensar en la primera opción. Una sonrisa amenazo sus labios y Sasuke se tuvo que morder el carrillo para detenerla, viendo su colección de cine, esa sonrisa bien podía deberse a una de esas películas de culto que escondía el rubio, pero entonces no se habría despeinado con esa mano…
-¿Querías algo?
Naruto suspiro.
-A ti no hay quien te cambie… ¿No podrías ser más simpático? – Sasuke elevo una ceja a modo de respuesta, no le había mandado a la mierda, ni ignorado del todo, estaba siendo simpático…- en fin, he visto a Sakura hace un rato.
¿Y por eso estaba tan sonriente? Su mirada se volvió más oscura.
-Dios, no me mires así, solo somos amigos- Naruto rio- no hace falta que me dejes como a Sai- como si fuera algo que le interesara Naruto añadió- Creo que te alegrara saber, que va a sobrevivir, aunque aún le quedan meses de rehabilitación.
Sasuke se encogió de hombros ¿Estaba mal disfrutar de una noticia así? Bah, de todos modos iba a ir al infierno igual.
-¡NARUTO¡ ¡SASUKE¡
Oh, genial, era una convención de idiotas a la puerta del hospital.
-Kiba deja de hacer aspavientos ya te hemos visto.
Tenían una manía bastante incoherente de gritar y saludar a la gente que estaba a centímetros de ellos…
Kiba abrió los ojos como si no se hubiera dado cuenta de lo que hacía y luego sonrió.
-¿Qué hacéis aquí quietos?
Otro idiota.
Naruto lo miro sonriente.
-Yo iba a ir a por un poco de rammen para Sakura, Hinata y para mí. ¿Te apuntas?
Sasuke frunció el ceño, ¿Dónde pensaba comerse el rammen Sakura? Además Ino le había dicho que tenía que hacer una dieta blanda…
-Sakura no va a comer Rammen.
Naruto se volvió sorprendido a Sasuke.
-Pues se lo tendrás que decir tú, estaba muy emocionada por comer algo que no fueran gachas, ponía cara de perro abandonado.
Sasuke sonrió al ver la imagen de su pequeña esposa corrompiendo a Naruto para que le llevara comida, simplemente no pudo evitar sonreír, podía ver esos preciosos y enormes ojos verdes rogar en silencio junto con sus bonitos labios haciendo un puchero. Pobre Naruto, hacían con él lo que querían, pero daba igual como se pusiera Sakura no tomaría rammen.
-Déjamelo a mí.


La rubia cerró la puerta sonriente, y miro por el gran ventanal que alumbraba el pasillo, era genial que el sol hubiera vuelto a brillar, aspiro el calor, esos días estaban siendo una locura en el hospital, pero, volvió a sonreír, había cosas por las que merecía la pena seguir…
Sacudió la cabeza para despertarse del ensoñamieto, tenía bastante qué hacer si quería comer junto a Sakura y Hinata, bueno y con el cabezón de Naruto, pero eso también podía soportarlo, Miro los expedientes que tenía en la mano, bien, solo eran un par de visitas más.
Camino unos pasos antes de chocarse contra alguien.
-Lo siento.
Antes de mirar a la persona con la que había colisionado Ino apretó más contra así los expedientes asegurándose de que no se la caían, tenía que dejar de estar en las nubes, el hospital estaba demasiado lleno como para ir leyendo a la vez que andando por los infinitos pasillos.
-No te preocupes te estaba buscando.
Ino abrió mucho los ojos, lo oyó incluso antes de verlo, ¿Qué… que hacia allí Shikamaru? ¿Y por que la buscaba? Ino, Idiota, no tenía que ponerse nerviosa, Shikamaru no era solo su ex novio, y esto no era su casa, estaban en el hospital y probablemente la buscara para saber el estado de algún paciente o de todos en general. Trago saliva y lo miro.
-¿Qué sucede?
Shikamaru pareció meditar la pregunta luego ladeo la cabeza, y por muy imposible que la pareciera estaba colorado, ¡shikamaru estaba colorado! ¿Qué la iba a preguntar?
-Yo… el día de… la sentencia…. Bueno esa mañana apareciste con Kiba, es solo que yo… quería saber si tú y él… - Shikamaru frunció el ceño y se metió las manos en los bolsillos- es igual es una tontería.
Ino lo miro desconcertada solo un segundo, solo un segundo tardo en darse cuenta de todo, era increíble lo rápido que podía pasar una vida, un amor, por delante de ti, y lo más increíble era lo que shikamaru la preguntaba, dios mío, había esperado tanto tiempo una señal de celos, de sentimientos, de que aun quedaba algo, de que… alargo la mano hasta agarrarlo de la camiseta deteniendo su partida.
Los ojos azul claro de la chica lo miraron sonriente.
-Ese fue el problema Shika, que para ti siempre daba igual, que era una tontería.- Shikamaru frunció el ceño débilmente y abrió la boca para decirla algo, pero ¿de verdad quería oírlo? ¿Acaso cambiaria algo? ¿Cambiaria eso el camino que ya había decidido tomar?- No lo digas. Me gusta Kiba. Dios, Sorprendentemente me gusta el chico perro, - incluso diciéndolo en voz alta no podía dejar de sonreír sorprendida- asique dejémoslo en que da igual, que lo nuestro fue una tontería y que al menos siempre seremos amigos.
Se irguió de puntillas y le dio un suave beso en la mejilla antes de continuar su camino más en paz consigo misma de lo que lo había estado nunca…


Sasuke negó con la cabeza al ver a Kiba totalmente petrificado y Naruto con más cara de imbécil aun, ¿es que acaso tenía que hacerlo todo él?
-¿A que estas esperando? ¿No habías venido buscando eso?
Kiba trago saliva mientras una enorme sonrisa aparecía en sus labios y comenzaba a correr en dirección por donde se había marchado la rubia, pasando por delante de un congelado Shikamaru que no sabía muy bien qué posición ocupaba o que debía hacer.
Ese pueblo estaba lleno de imbéciles…
Sasuke se metió las manos en los bolsillos y comenzó a andar en silencio al lado de Naruto, como si lo hubieran tenido planeado, ambos se detuvieron a la vez a ambos lados de Shikamaru.
-Es una putada que te dejen por otro.
Sasuke sonrió en su interior al darse cuenta de lo que intentaba hacer Naruto.
-No le ha dejado por otro, él estaba ya con otra.
Naruto miro a Sasuke con fingida sorpresa.
-Vaya entonces supongo que debía haberla tratado mejor antes de perderla.
Sasuke se encogió de hombros.
-Y yo que pensaba que eras el más listo…
Naruto le guiño un ojo y le dio una palmadita en la espalda.
-Tranquilo, lo superaras.
Dicho lo cual ambos caminaron hacia el cuarto de la pelirosa, no les hizo falta volverse para oír el improperio de Shikamaru, ni tampoco para sentir sus pasos hacia las escaleras de salida. Antes de entrar Sasuke se detuvo con el tirador en la mano.
-Creí que Ino te caía mal.
Naruto sonrió.
-Que quede entre nosotros.
Sonriendo el moreno giro el pomo y entro en el cuarto donde Hinata en una silla de ruedas, con la cual se movía de una habitación a otra para evitar que se cansara en exceso, se reía con Sakura que seguía recostada en la cama, al verla los ojos de Sasuke se dulcificaron un poco, era tan bonita, le encantaba verla reír.
-Me encontrado esto en la puerta.
Naruto le golpeo el hombro fingiéndose ofendido.
-Te he encontrado yo a ti.
Sasuke rodo los ojos y se sentó en una de las sillas del cuarto.
-Tú no vas comer Rammen.
Los ojos verdes de su esposa lanzaron brillos de ira.
-No pienso comer más eso que me dan.- al ver que su cara parecía impasible apretó fuertemente la colcha con la mano.- Por amor de Dios, ¡soy médico¡ se curarme, y digo que un poco de rammen no me va a matar.
Sasuke no movió ni un solo músculo. No iba a ceder.
-No.
Sakura bufo y luego elevo una ceja en gesto de pelea. Muy bien ahora pasábamos del enfado a la lucha, estaba preparado para eso.
-¿Y cómo pretendes obligarme a no comérmelo?
Sasuke la miro a los ojos.
-No te obligare a no comer, pero no dejare que la comida entre en el cuarto.
Sakura abrió la boca. Bueno ahora indignada, también podría con ello.
-¡NARUTO¡ ¡ERES UN VENDIDO! ¡¡¡Tú no dejaras que él te amedrente!!!
Naruto levanto las manos en señal de protección.
-A mi no me metas en esto…
Los ojos verdes de ira de Sakura brillaron con una nueva presa.
-¡¡Cobarde!! ¡¡Hokage de pacotilla¡¡
La puerta se abrió en ese momento, Ino y Kiba se quedaron un segundo en la puerta, Ino pestañeo y sonrió mientras entraba en la estancia.
-Genial, ves llegamos justo a tiempo para insultar a Naruto.
Naruto la miro con ira.
-Tú a callar asquerosa, que la culpa es tuya.
-¿Mía?
Los ojos de negros de Sasuke seguían fijos en Sakura que ahora lo miraba con cara de pena lejos de los gritos de los rubios, eso casi lo convencía, pero casi no lo era del todo, quería que ella se recuperara totalmente que se encontrara bien para poder llevársela a casa, una leve sonrisa cruzo su boca, puede que después de lo que tenía pensado tuvieran que volver al hospital , su boca volvió a ser una perfecta línea recta, pero hasta entonces iba a tomar dieta blanda y a descansar .
-Sasuke no creo que porque un día se salte el régimen…
-No.
Ino pareció confusa y miro a Sakura con encogiéndose de hombros.
-Lo he intentado.
Sakura pareció pensar a toda velocidad, buscando una nueva estrategia para derrotar sus duras defensas, tenía que reconocer que en el fondo estaba disfrutando, estar casado no era tan malo como lo pintan.
-Sasuke…- Los ojos negros del chico se fijaron en su esposa mientras se hacia un silencio en la habitación- ¿Y si te cambio el rammen por dos días sin paseos?
Sasuke medito la oferta, contra más descanso antes saldría, pero si la comida la sentaba mal… sonrió suspirando.
-Muy bien, pero solo un cuenco pequeño acompañado de agua y nada de postres raros…


-¡Por fin!
Sasuke sonrió al ver a su mujer desplomarse sobre el colchón del cuarto que ahora compartían.
-Pensaba que estabas deseando salir de la cama.
Sakura sonrió pícaramente.
-Bueno… supongo que uno o dos días más en cama no me harán ningún daño.
La pelirosa se sintió poderosa al ver como su marido la miraba con ojos hambrientos, estar en la cama con Sasuke no sería ningún sacrificio.
Sasuke suspiro y se sentó en el borde del colchón. Noto los blancos y frágiles bancos de su mujer rodeando sus hombros y sintió el cálido beso que le dio en la mejilla.
-Estoy tan feliz, al fin de vuelta en casa.
Sasuke sonrió divertido.
-Así que al final no hiciste un mal trato.
Sakura recordó el primer día de toda aquella locura, aquel estúpido pacto, cuantas veces se había arrepentido, y sin embargo ahora le parecía la mejor decisión de su vida…
-Oh bueno ya sabes lo que dicen que pasa cuando haces un pacto con el diablo…
Sasuke la agarro de los brazos y rápidamente la acomodo en sus rodillas como si no pesara nada, sin ningún esfuerzo, la dio un suave beso en los labios y la miro pícaramente.
-¿Qué?
Sakura lo miro a los ojos totalmente consciente de que lo iba a decir era lo más cierto que había dicho en su vida.
-Que le entregas tu alma.
Los ojos oscuros de Sasuke bebieron cada palabra de su mirada verde, como si pudiera sentirlas, como si el alma de ella entrase por ellos, ella era el calor de su cuerpo, si era cierto que los demonios no tenían alma, la de ella los abrigaba a los dos, si tan solo pudiera darle la mitad de la suya, si no la hubiera perdido por el camino.
-Sakura… ya no sé si tengo alma o no, creo que la perdí hace tiempo, pero desde que entraste en mi vida hay algo dentro de mí, lo mejor de mí, que te pertenece a ti.
Sakura sonrió pestañeando rápidamente para contener las lágrimas.
-Creo que hay algo que debo decirte…- Sasuke la miro profundamente, ya le había dicho que lo amaba, que su alma y su corazón le pertenecían ¿Qué más podía decirle?- También hay algo en mí… algo que nos pertenece a los dos.
Sakura se hubiera echado a reír al ver la cara de su marido de no ser porque ella misma estaba embargada por la emoción. Una blanca mano se poso sobre su vientre, los ojos oscuros abandonaron un momento los suyos para seguir el camino y luego regresar con la duda en sus ojos.
-¿Estas diciendo qué estas embarazada?
Sakura asintió.
-Creo que nuestro hijo tendrá el dudoso honor de haber sido concebido en una celda…
Sasuke sonrió y la abrazo.
-Gracias.
Sakura lo abrazo a su vez y sintió su corazón estallar de alegría, lejos quedaban ya las batallas, las mentiras, las intrigas, lejos quedaba los kilómetros que los separaban, la distancia entre el cielo y el infierno no es tan amplia, mide solo que lo tardamos en escuchar un te quiero.
-Sakura…-La pelirosa se incorporo débilmente y lo miro con los ojos ardiendo en lagrimas de felicidad- ¿crees que el niño aguantaría tus técnicas mortales?
Sakura comenzó a reír.
-Es un Uchiha, él lo aguanta todo…
FIN
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Little-Uchiha-Cullen
Jōnin de Elite
Jōnin de Elite
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 714
Edad : 24
Localización : I'm walking on sunshine
Fecha de inscripción : 14/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Miér Ene 14, 2009 3:39 pm

De verdad,todos los fics que yo leeo, los pones aca xD
jaja xD
este fue el mejor fiic que lei, bue no el mejor, pero me gusto muchisiimoo!


Psicologa pervertida de Linz
Volveran los originales
Vice-presidenta del MOPOFU: Movimiento Popular a Favor de los Uchiha
"Recuerden..Kishimoto tiene la ultima palabra"-Manifiesto SasuSaku

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://enalgunsitiosobreelarcoiris.blogspot.com/
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Miér Ene 14, 2009 4:10 pm

MISMA RESPUESTA QUE TE DI

LOS LES PRIMERO Q YO O ALGUIEN YA SE LOS ROBO A LA AUTORA O ELLA LOS ROBO XD QUIEN SABE

PERO ALFIN DEBERIAMOS LER LOS MISMOS CASI AL FIN Y ALCABO SE TRATAN DE SASUKE KUN NO?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Little-Uchiha-Cullen
Jōnin de Elite
Jōnin de Elite
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 714
Edad : 24
Localización : I'm walking on sunshine
Fecha de inscripción : 14/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Jue Ene 15, 2009 7:48 pm

Jaja yo los leo de su autora xD
claroo porque esta sasuke kun (L)
y creo que tambien influye que seamos pariientes u_u


Psicologa pervertida de Linz
Volveran los originales
Vice-presidenta del MOPOFU: Movimiento Popular a Favor de los Uchiha
"Recuerden..Kishimoto tiene la ultima palabra"-Manifiesto SasuSaku

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://enalgunsitiosobreelarcoiris.blogspot.com/
Nehez
Jōnin
Jōnin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2750
Edad : 28
Localización : monterrey nl mexico
Fecha de inscripción : 16/06/2008

MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   Miér Ene 21, 2009 5:38 pm

SI TAL VEZ SEA POR ESO BUENO X SALUDOS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: PACTAR CON EL DIABLO   

Volver arriba Ir abajo
 

PACTAR CON EL DIABLO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Seccion Fans :: Fan Fic's-

Cambiar a: