ÍndiceAnime Advanced!RegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Mundo en caos... ojos de amanecer...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... , 10, 11, 12  Siguiente
AutorMensaje
Tobito
Board Admin
Board Admin
avatar


Masculino
Cantidad de envíos : 459
Edad : 24
Localización : Anime Advanced
Fecha de inscripción : 10/06/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Dom Nov 09, 2008 7:43 pm

El epilogo no es el comienzo de todo??
Yo tenia entendido eso...

Y mañana leo el cap. que sacaste recien pein...Ahora ya me tengo q ir a la cama


Última edición por /Toko/ el Vie Nov 14, 2008 5:14 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://anime-advanced.superforo.net
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Dom Nov 09, 2008 8:06 pm

HACE UN RATO LEI EL ULTIMO, ME HABIA OLVIDADO D COMENTAR, ME ENCANTO, AL FIN REAPARECIO ZATOICHI JEJE, Y ADEMAS SE HABLÓ D SATSUJIN!!! OJALA EMPIECE A RETOMAR LA TRAMA, Y AHORA??...BNO...YA SABES Q T SIGO...CONTINUA XFAVOR.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Dom Nov 09, 2008 11:33 pm

SI K VA LEJOS ESTE FIC Y SIGUE MUY BUENO COMO LA ULTIMA VEZ K LO LEI

APENAS VOY POR EL CAPITULO XXVIII PERO ESPERO APROVECHAR EN ALGUNOS TIEMPOS LIBRES PARA LEER UN POCO MAS ESTE FIC K YA ESTA MUT ADELANTADO APARTE NUNCA CREI K SERIA TAN LARGO

COMO SEA TE ESTA KEDANDO MUY BIEN ESPERO K EN TODOS LOS CAPITULOS K FALTAN SIGA ASI DE BUENO

BUENO ME DESPIDO HASTA K PUEDA VOLVER A POSTEAR
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Miér Nov 12, 2008 6:21 pm

... el consejo...
Capitulo XXXVIII: Una estrategia nueva...


Las historias se dividen como un rió abrupto que cruza la bruma de los cañones, pero la corriente es la misma, finalmente los caudales y tramos se unirán en uno solo... entonces... llegara a su fin...

Una gran cortina de niebla se extiende a la distancia y cubre buena parte del panorama, campos verdes y húmedos se dispersan millas y millas, carreteras de barro se introducen en los bosques verdes hacia la costa profunda, el aire es templado y la gente que por ahí deambula no es mas que campesinos y uno que otro muerto de hambre. Esta tierra es la provincia del sur en la actualidad, por estos lares es donde transita el escuadrón del general Zenpan, quien extrañamente por orden del príncipe Kyodai se le asigno la misión de investigar y supervisar el incidente al fuerte de Jigoku en el pueblo del mismo nombre...
Atravesando un camino curvo y confuso a la par de su compañía, un solo jinete a su lado y demás soldados de infantería:

Capitán: Que extraño que nos asignen una misión al sur justo algunos días antes de llegar a la capital, y todo esto ocurre a vísperas del año nuevo y el jolgorio de las fiestas...! –Sin mencionar la llegada inesperada del príncipe Kyodai, quizás nos quieran fuera de esto... –Menciono Zenpan mientras guiaba con el estribo a su equino y dejaba escapar un aliento a la par de un recuerdo...

Spoiler:
 

...Es lo mas probable, pero con que intención lo harían? –Dijo el capitán –Ya para que, cuando lleguemos allí tendremos mucho por hacer, habrá que interrogar a los aldeanos, obtener pistas, mapear la zona, reconstruir... ¡de todo!... Ahh... estoy demasiado cansado, no solo tuve que liar con los rebeldes si no que me trajeron asta aquí para hacerme cargo de una estupidez... –Digo lo mismo mi señor –Agrego el capitán –Ufff... mi animal ya esta exhausto de tanto andar y yo de tener mi trasero sobre su lomo, acaso esta tierra no cambia? Recuerdo bien cuando era capitán y llegue aquí con el ejercito para conquistarla, je... en verdad no a cambiado nada... –Al menos señor tenemos de donde reaprovisionarnos, este lugar esta plagado de fuertes, alguno abandonados, para nuestra suerte al que vamos esta preparado para darnos alojo... –Dijo el capitán a su lado –Supongo que es un alivio, pero no me canso de quejarme, y lo que mas me altera es que de cierta forma tengo la culpa... –¿la culpa? –pregunto el –Si... antes de que nosotros llegáramos, digo, los militares a mando del feudo, esta tierra era fértil, había pueblos por montones, vivía de la pesca, y los caminos estaban abarrotados hacia Keiro... tras el embate y dura lucha de los meijins, luego que se instalo el ejercito en donde iba yo, todo cambio, la guerra de terror cambio a las personas y... –Eh? ¿Usted peleo en la campaña del sur? –Dijo sorprendido –En casi todas, de hecho por mi merito fui condecorado y postule a ser general, pero no creas que soy el mayor guerrero de todos... no... han habido soldados y samuráis mucho mas hábiles que yo... incluso del bando enemigo –Ya veo... –Dijo mientras acomodaba su montura –Bueno... como te iba diciendo, la derrota volvió depresiva a la gente, se aisló en sus pueblos, la leyes les prohibieron salir a cualquiera de sus lugares de origen mas que pordioseros y pastores, los tributos hicieron que trabajaran como locos, se empobrecieron aun mas, los caminos se descuidaron, el bosque gano parcelas, y finalmente lo único que aumento por desmesurado fueron los fuertes, las empalizadas, las torres de control... –Dijo con aire inconforme –Bueno, pero eso se explica con el sentimiento siempre latente de la rebelión, después de todo esta fue la provincia mas difícil de conquistar, y la que mas problemas trae, incluso la rebelión sureña se origino en tierras como esta... –Dijo el capitán –Quizás los presionamos demasiado capitán, de igual forma eso no cambia el hecho de que siempre sienta tristeza por esta parte del mundo... –Hmmm... las gentes de aquí parecen fantasmas, su mirada esta perdida... –Como un animal enjaulado y listo para gritar de rabia, posiblemente fue eso lo que le paso al tipo que ataco Jigoku –Dijo Zenpan mientras acariciaba la oreja de su caballo –Oh, hablando de eso... (en plan confidencial) ¿escucho las historias? Dicen los pueblerinos, que unos cuantos campesinos vieron a un hombre con ojos brillantes salir de Jigoku el día del incidente... –Zenpan se sobresalto ligeramente –... cuentan que fue el y solo el que acabo con todos los soldados del fuerte... ¡en una sola noche! ¿¿Se imagina?? Tremendo hombre... –Comento siniestramente el capitán –¡Los provincianos siempre están cuchichiando tonterías, se aferran a historias de héroes victoriosos contra los militares...! –Resolvió el general –Bueno... de todas formas no se lo diga a los hombres señor, podría inspirarles temor –dijo disconforme –No lo creo, si un solo hombre hizo tal cosa, dudo que sea tan estúpido para seguir por aquí o ir de tonto asta nosotros... habría desaparecido hacia otro lugar... –Lo llaman ojos rojos o de sangre...

En la capital, dentro de un gran santuario marmoleada de blanco y resguardada por columnas pétreas y un techo dorado, ubicado en la periferia de la ciudad, este es el consejo, una agrupación de hombres sabios que asesoran al ahora emperador en sus tomas de decisiones...
Voces alteradas se oyen por doquier, gritos, maldiciones, todo tipo de ajetreo que se puede imaginar de parte de unos políticos seniles, muchos viejos recostados sobre asientos de madera alrededor de un estrado circular hueco. El consejo esta avasallantemente lleno de gente importante, todos anonadados por las ultimas noticias, todos esperando recibir respuestas del que ahora habla al fondo del estrado, el príncipe Ryu acompañado por Ashi... -¡¿Un torneo?! ¡¿Porque ahora?! ¡La crisis al sur y los problemas al norte! ¡No debería ser! ¿¿Porque no senos comunico de esto antes?? ¡¿Que pretende el señor feudal?! –Decían algunos –¡Ahora deberá dirigirse a mi padre como emperador! –Grito Ryu en tono censurador –Príncipe Ryu! Nunca se nos dijo de todo esto, ni siquiera supimos de la llegada de Kyodai, porque ocurrí esto?? –Dijo otro de ellos –Ja... ustedes ancianos estúpidos, se jactan tanto de ser listos, pero siempre retrasan todo con sus palabras, mi padre creo el consejo antes de la guerra primeramente como un forma de contentar al pueblo! Ustedes no tienen mas autoridad de las que hay afuera en las calles, no tienen derecho a decidir por mi o mi padre, nosotros solo escuchamos cuando queremos, me llamaron aquí pidiendo explicaciones, ahora se las daré... –Chiquillo malcriado... –Dijo un anciano en voz baja –Ustedes no fueron comunicados ni del torneo ni de la fiesta de fundación porque asi lo quisimos, mi padre el emperador resolvió que fuera el momento adecuado, poco tiempo antes de el nuevo año, cerca de las fiestas y el mismo día en que mi verdadera madre murió... –Un silencio desolador dio paso a una habladuría tenue –... ¿¿Y cual es el motivo del torneo?? –Pregunto un anciano en lo alto del estrado –El torneo que idee junto con mi padre tiene un motivo especial... con el llegaremos a evitar los conflictos rebeldes muy fácilmente... –¿¿Que te traes encima Ryu?? –Dijo retante un anciano mientras se ponía de pie –Ustedes solo conténtense con observar... los preparativos ya se hicieron, no necesitamos de su colaboración gracias, y recuerden, será en dos semanas, asi que vayan apartando su lugar... jaja –Ryu mostró su típica sonrisa –Esto nos costara, lo sabes... –Dijo el mismo anciano –Lo se, ya les voy diciendo que los impuestos a los nobles subirán... –Porque tendría...? –Preguntaron exasperados -¡¡Ese tema ya esta muerto!! Mejor guarden sus comentarios desalentadores para después... (...) ¿Otras preguntas? –Ahh... si... hay de otros asuntos de cuales queremos hablar... –Dijeron dos ancianos a la ves –Pregunten mientras aun tenga saliva en la boca, jaja... –Tenemos información confiable de que hay una orden directa de el... emperador... para movilizar a los espías anbus hacia el sur, sabemos que se concentran en los caminos y los pueblos mas conocidos... como si buscaran a alguien, dudamos que sea alguna facción rebelde puesto que el general Zenpan ya se encargo de eso, que por cierto, también esta en la región sur... -¡Hubo una masacre al oeste de Ichiba! Dicen que lo hizo un samurai sin vista...! –Grito otro a la espaldas de Ryu mientras el consejo empezaba a especular cosas –¡Ya es suficiente!... ¿¿Creen que tengo respuestas para eso?? –Empezó a reír –... ya me doy cuenta que la información puede colarse sin que yo lo sepa... –Dijo el príncipe –¡Ryu! Como heredero al puesto de tu padre deberías estar mas conciente de lo que pasa... –Explico el mismo anciano de antes –Vaya... Me canse... vamonos Ashi –Le dijo a su guardaespaldas mientras se retiraba –Si príncipe Ryu... –Contesto Ashi –¡No se puedes ir aun! –Gritaron todos furiosos a la ves –Escúchenme... a consecuencia de la fundación del Imperio Kita... algunas... leyes y decretos fueron cambiados... –¿¿Que?? –El consejo queda disuelto de ahora en adelante...

En Yadoya, dentro de unos barrios marginales, cerca a las montañas y sus casas en las cumbres, un hogar común y corriente, de aspecto pobre y antiguo, con una fachada de piedra y tejas... esta es la casa de Akizuki y su hermana Imoto...

Es la tarde, faltan horas para el anochecer, Nagato junto Akizuki ya volvieron de la ciudad, ahora platican en la sala junto a la cocina, Imoto también esta ahí, es ella quien prepara el almuerzo...
Nagato: Curioso hogar tuyo... –Es humilde pero acogedor... –Dijo Akizuki –Bien... Con la información que conseguimos hoy supongo que las cosas se me complican... –Dijo Nagato –Ssshh... que mi hermana no te oiga, si se entera lo que hicimos me dará un sermón terrible... –Al menos esta ves no te equivocaste de persona... –Dijo el –Je... De todas formas, no tiene nada que ver con tigo Nagato... a menos... –El torneo ese... es la única forma que veo de llegar seguro a la capital y poder entrar... –Dijo Nagato –Es demencial... te van a descubrir –Dijo Akizuki en tono incrédulo –Quizás, pero... tu dijiste que era una locura mi idea de asesinar a Satsujin asi no mas, pues, el entrar a ese torneo me pone lo mas cerca posible que puedo estar de el... no lo desaprovechare... no con tan poco tiempo... –Hmmm... son mínimo cuatro días de aquí a la capital tomando el camino corriente, el torneo es en dos semanas... ¿Cuándo partirás? –Ya no lo se... cuando este listo para dejar la ciudad... –No tienes que hacerlo... no lo hagas –Lo are, no me voy a rendir, este es mi momento, are un cambio... –... Si te metes a esa competencia te investigaran... ¿como te sacas eso de encima? –No es la primera ves que oculto quien soy... de todas formas mi identidad no están clara ni para mi mismo –Jo... Sabes lo que creo? que te van a matar, sea por un soldado o un hombres mas fuerte que tu, jaja... –Que tontería, aunque me preocupa algo... –¿Tus ojos no es asi? –Si, temo que sean ellos quienes me condenen... –Dijo preocupado Nagato
Imoto: ¡La comida ya esta lista! –Dijo ella mientras sostenía dos tazones de arroz humeante –Ahh... hermana, jeje, que bueno... –Ten ''Aki''! –Le dijo Imoto –No me llames asi! –Increpo a su hermana mientras volteaba sudoroso su rostro –Ha! Aki...?? Vaya apodo... –Tu también ''gato'' –Dijo sonriéndole a Nagato –... ¿¿Gato?? –Jaja! Solo come gato, jaja... –Tst! –¿¿Han escuchado lo que dice toda la ciudad?? ¡Parece que han fundado un imperio en la capital! Parece que están cambiando las cosas...! –Dijo emocionada Imoto –No solo eso ''Imo''... también subirán los impuesto de ahora en adelante... –Le contesto Akizuki –A veces las cosas cambian para mal... –Menciono Nagato...



Continuara...

Próximo capitulo: Una plaga desde el norte...





Última edición por Pein el Vie Nov 14, 2008 1:39 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Luniita
Sanin
Sanin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2524
Edad : 23
Localización : En busca y captura
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Jue Nov 13, 2008 4:33 am

Hombre, ya era hora de
que lo siguieras!!!
Muy bueno, como siempre n_n
sigue asiii!!!
Bye!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tobito
Board Admin
Board Admin
avatar


Masculino
Cantidad de envíos : 459
Edad : 24
Localización : Anime Advanced
Fecha de inscripción : 10/06/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Vie Nov 14, 2008 5:04 pm

Si muy bueno!
Un poco largo... Se volvio medio aburrido porque fue largo y no hubo ninguna pelea... Ni algo como "te voy a matar" y luego lo corto por la mitad y ya esta... Nada. Pero bueno se necesitan estos capitulos... Si no seria algo como Dragon Ball que siempre estan peleando y nada tiene sentido, solo el hecho de pelear con todos para "salvar el mundo".
Bueno con respecto al cap., estuvo muy bueno. Aunque... ¿Para que servira el equipo ese que va a Jigoku? ¿Van a descubrir algo que los lleve hasta Nagato? Y... No que lo de Jigoku fue hace años?? ... O talvez estoy medio confundido ._.

Bueno espero la conti
Chau!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://anime-advanced.superforo.net
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Sáb Nov 15, 2008 5:18 pm

GRACIAS X EL CAPITULO JACK
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Sáb Nov 22, 2008 6:10 pm

... Sun Tsu...
Capitulo XXXIX: Una plaga desde el norte...


La peste y la inmundicia de la mentira, la corrupción, la lujuria, la codicia, el deseo... todo corroe la esencia de nuestro corazón, ¿qué somos si no contenedores de nuestras emociones? Es como una enfermedad, una llaga, la herida envenenada, la purulencia de los males destroza el alma...

Como es posible esta ofensa?! ¡Satsujin solo se interesa en su propio bien! Su maldito, ¡Ryu! ¡Ese inútil es como si padre! Debió ser como su hermano... ¡¿Como se atreve ese bastardo a disolver el consejo?! ¡Somos la vos del pueblo que se comunica con lo alto del gobierno! Nosotros financiamos la guerra, nosotros dimos el visto bueno a las leyes, fuimos los verdaderos impulsadores de este... ¡imperio!... –Gritaban y aullaban, el rechinar de dientes por la rabia contenida –¡Que injusticia¡ –decían ellos, los ancianos, mientras maldecían al nuevo emperador y su hijo... Los habían dejado aun lado...

La capital aun tiembla con la danza y el jolgorio de las nuevas fiestas, ni siquiera ha llegado el nuevo año y ya parece una verdadera bacanal, pero la atención real no se encuentra en las calles de la ciudad, si no mas bien bajo los cimientos del castillo real, ahora bien llamado imperial...
Pasadizos, escaleras que descienden metros en la tierra, el calor del lugar es penetrante y el ruido hace eco en cada pared de granito, estos son las cámaras subterráneas bajo el castillo, un refugio y cuartel para diseñar los planes de la nueva era. Satsujin esta reunido en lo profundo de las catacumbas, dentro de una habitación llena de gente, militares, senshis y consejeros alrededor suyo lo reportan de las primeras reacciones tras la fundación del Imperio Kita:

Según lo que sabemos, emperador, la gente del este reacciono bien con la noticia... –Dijo un consejero –Eso era de esperarse, la región este es la tercera mas rica... –Menciono Satsujin –La población del oeste seguramente recibirá las buenas nuevas en las próximas horas, los mejores caballos fueron puestos a la disposición de los emisarios... –Dijo otro consejero –Muy bien... ¿que me pueden decir del sur? –Pregunto Satsujin –El sur es una región alejada emperador, nuestros mensajeros llegaran allí en los próximos días... –Respondió un consejero –¡No me importa si esta en el pico mas alto del mundo, quiero que todos bajo mi dominio lo sepan! –Grito exigente Satsujin –Ahh... C-Como usted ordene señor... –Dijo nervioso un consejero a su lado –Bueno... es el momento mas adecuado para encargarse de asuntos pendientes... –Dijo esto mientras tendía sus brazos en una mesa de piedra al frente suyo –... decidme, cual es la situación en la región central?? –Dijo Satsujin –Actualmente la situación de la región central y de la ruta Keiro respectivamente va mejorando, tras la rebelión sureña se fue recuperando el mercado de la zona de a pocos emperador... calculamos que en un año su estado se normalice –Dijo uno de los hombres vestido de negro, con capucha y que llevaba una mascara atemorizante en el rostro –Oh... capitán de escuadrón senshi, por desgracia no contamos con un año para reponernos... –Dijo Satsujin en tono sarcástico –Comprendo emperador, sin embargo... –Dijo a secas el senshi –¡Estoy arto de la incompetencia de su escuadrón! ¡Se supone que deben servir por el bienestar de mi persona, pero, no hacen mas que perder el tiempo! –Grito frustrado Satsujin –Señor cálmese porfavor, debe recordar que Keiro no es el único problema a tratar... –Lo apaciguo un consejero –Ahh... es cierto, ¡muy bien...! Solos faltan dos semanas para el torneo que organizare, ya todo esta listo... ¿Donde se encuentran ahora los participantes? –Pregunto sereno –Los hombres que competirán se encuentran hospedados en el barrio ‘‘Wu’’, como usted ordeno cada cual representa a su lugar de origen, todos ellos vinieron solo para eso... –Dijo sin vacilar el senshi –Bien... veo que al menos eso marcha como debe –¡Hay un tema mas del que hablar señor! –Dijo de repente otro senshi –¿¿Y ahora que es?? –Respondió incomodo Satsujin –Es sobre el general Zenpan emperador, la comunicación que aun mantenemos con ellos nos cuenta que todavía no han llegado a su objetivo, y que por el contrario sus fuerzas están agotadas, pidieron una solicitud para regresar a la capital... –Dijo casi en tono robótica el senshi –Hmmm... la decisión de que Zenpan vaya al sur fue dada por el príncipe Kyodai... ¡Que el decida! –Resolvió tajante Satsujin –¡Asi se lo are saber emperador! –Asintió el senshi –Bien... entonces... mi hijo, ¡Ryu!... ¿¿el ya parlamento en el consejo?? –Pregunto Satsujin mientras se recostaba en su silla y se frotaba su espesa barba –Asi es emperador, dijo todo lo que le mando... el consejo ya no existe como tal... –Respondió uno de los enmascarados –Perfecto, perfecto... ¡Dígame! Capitán de escuadrón... ¿¿ya saben quien pudo ordenar el ataque contra mi hijo?? ¿¿lo saben?? –Cuestiono agitado Satsujin –Aun no tenemos nombres señor, es muy difícil que... –¡¿Cómo fue que un criado burlo la seguridad senshi alrededor de mi hijo?! Eh?! Quizás haya un traidor entre vosotros...
Sun Tzu (Actual general y líder del escuadrón senshi): ¡Vaya palabras suyas emperador!... –Se escucha una vos desde las escaleras –... si hay algo que lamento por sobre todo... mi señor... es que pongan en duda mi trabajo... –Dijo un hombre de tamaño medio portando una mascara grotesca en el rostro, arropado en una armadura gris y sujetada por cintas de tela negra; bajaba por los peldaños de la escalera en la entrada de la cámara, acercándose cada ves mas a la mesa donde estaban los demás –Ahh?! ... Vaya sorpresa general Tsu, hace tanto que no le veo ni recibo nada de usted, creí que estaba en la frontera noroeste luchando en batalla, no pensé que siguiera a mi hijo Kyodai asta aquí... –Dijo burlón el emperador mientras los senshis en la habitación se arrodillaban respetuosos ante su líder –... Veras, no e venido asta la capital por la retirada del general príncipe Kyodai, si no comunicaros algo... –¿¿Porque mejor no responde las preguntas que le estaba haciendo a tu subordinado?? –Pregunto severo Satsujin –Eso es otro asunto con mucho menor importancia de lo que vengo a decirle emperador... –Agacho su cabeza en señal de reverencia hacia el –Oh... tan importante es..?? –Pregunto en tono confidencial –Si... se trata de la región norte...


¿Asi que ya lo decidiste eh? Vaya... de veras que no creí que seguirás con eso, ¿no has tenido suficientes problemas asta ahora? Y aun asi quieres meterte en un embrollo mas grande... –Le dijo Uji a Nagato mientras conversaban en la casa del viejo casero en Yadoya –... Si... se que para ti no te parece lógico que lo intente, debes creer que estoy demente o que soy un soñador exagerado para ponerme esta meta... Pero es que es el camino que tome hace tanto... no puedo irme para atrás ahora, no justo en este momento en que la oportunidad adecuada se me presenta! –Dijo Nagato –Tus palabras están cargadas de esperanza... pero tu cabeza esta plagada de ignorancia, eres un tipo del sur, no conoces nada, no tiene quien te ayude, y para colmo, ¡tus benditos ojos te están fallando! Ufff... de hecho, no sabes como deseo que te pase algo malo, jaja... pero aun asi... también me diste confianza, quizás no pude entender el porque me tío te ayudo... quizás vio esa misma esperanza en ti... –Hablo Uji mientras rebuscaba entre sus cosas –¿Tu te quedaras en la ciudad? –Pregunto Nagato –Si... bueno, no tengo de otra, mi tío me mando asta Yadoya para protegerme, si te sigo pensara que intento matarme... –Respondió Uji...
Akizuki: ¡Oye gato! –Las puertas de la casa se abrieron de pronto, era Akizuki, venia con prisa –... aquí estas, sígueme, hay algo que debemos arreglar...! –Hmm? Akizuki... –Y este... ¿porque tanta prisa? –Dijo Uji –¡Es un asunto importante, no te vas a ir de la ciudad sin resolver esto! –Dijo Akizuki –Pero, ¿de que se trata? –Pregunto confuso Nagato –Solo ven, ven, antes que llegue la noche y tengamos que esperar asta mañana... –Insistió Akizuki –Bueno... ya... iré... –Dijo Nagato retirándose junto a el –¡Hey! Nagato, ¡toma esto! –Uji le aventó su bolso –Eh? –Llévatelo, hay monedas en el, parece que el casero no cocinara hoy, compra algo y vuelve antes de la noche! –Dijo Uji dándole la espalda y cerrando la puerta tras el –Que raro esta últimamente... –Comento Nagato mientras bajaba junto a Akizuki las escaleras de la casa –¡Deja de hablar y sígueme, el viejo no nos va a esperar!


¡Una plaga! ¡¿Que carajo me estas diciendo?! –Grito furioso Satsujin mientras se sacudía de rabia en su silla –Ya lo escucho emperador... me llegaron noticias de que una plaga nefasta en el norte arrasa varios pueblos mineros del lugar, de verdad es terrible, se trata de una epidemia que avanza rápidamente, los pobladores huyen de sus tierras y por desgracia no hemos podido hacer mucho para resolverlo... –Explico el general Sun Tzu –¡Imposible! En toda mi vida ninguna plaga o evento catastrófico afecto el norte, es la segunda región mas rica de todo mi imperio! ¡Es nuestro lugar de origen! ¡La cuna de nuestros ancestros! ¡¿Cómo fue que esto sucedió sin que yo lo supiera?! –La rabia del emperador era tal que arremetía contra sus propios consejeros, haciéndolos aun lado o empujándolos –Como ya le dije, todo sucedió muy rápido, para cuando la noticia se pudo transmitir ya varias comunidades habían sido afectadas, lo peor es que la gente que huye transmite la enfermedad, creemos que la causa de esta pandemia es la exposición a químicos encontrados en las minas... –¡¿No se a podido contener en lo mas mínimo?! –No... Todo esto me fue comunicado hace una semana cuando estaba en la frontera noroeste, debido a que yo era el general mas cercano al desastre me vi con la tarea de comunicarle esto personalmente... –¡¿Y que han hecho los terratenientes que deje en el norte?! ¡¿Que han hecho esos ricos nobles?! –Señor... la mayoría de ellos están muertos por la enfermedad, los pocos que quedan se escudan huyendo mas al sur... –¡¡Ahh!! Porque!! ¡¡Maldita sea!! Justo ahora...! Es acaso que no solo los hombres tratan de arruinarlo todo?!! ¡¡Ahora resulta que también Dios esta contra mi!! Ahh...! –Tranquilícese porfavor emperador... –Le suplico uno de sus consejeros –¡Cállate viejo idiota! No me ayudas en nada... ¡Diablos! Se suponía que con la fundación del imperio Kita las cosas cambiarían drásticamente, pensé que era un buen momento para estabilizar la situación... incluso yo... ¡Ahh! –Gritaba confuso y tirandose de los pelos –Señor no fue su error... –¡Claro que no! Yo nunca me equivoco, ¡nunca! Todo seguirá en marcha, el torneo, las fiestas, la ceremonia del nuevo año, la muerte de... ese tipo... ¡¡Todo!! –Dijo entre sollozante y encolerizado –No creo que sea lo mejor emperador, los grandes gastos a causa de las fiestas pueden traernos grandes problemas económicos, incluso dispararse una fuerte inflación, los planes de recuperación del estado se vendrían abajo y estaríamos débiles... –Increpo Tsu –¿¿Y porque piensas eso?? –Pregunto el emperador –Porque los ingresos que necesitaremos para aplacar esta peste en el norte y ayudar a la gente afectada nos quitara mucho capital para todos los eventos de este año, luego no nos quedara para nada mas... lo mas seguro ahora es cancelar varios eventos, usar las reservas, posponer planes, y concentrar el apoyo en el norte... –Propuso el general Tsu –Je... ¿¿ayuda?? No les daré ayuda, les daré una solución rápida... –Dijo Satsujin con una sonrisa en los labios –¿Que dice? –Pregunto uno de los consejeros –General Tsu, ¿quien es el militar de mayor rango en la región del norte ahora? –Pregunto Satsujin –Hmm... la general Tomoe Gozen, justamente es ella quien esta a cargo de mantener la plaga a ralla y fue ella quien envió a un mensajero a decirme todo esto –Le respondió Tsu –¡Oh si! Tomoe... esa mujercita hija de nobles, siempre con su espíritu rebelde, finalmente su persistencia la convirtió en general... ¡Muy bien! ¡Tsu! ¿¿Quien mas sabe de esto?? –Dijo Satsujin –El mensaje fue dado exclusivamente a mi señor, deje mi puesto en la frontera con el pretexto de una reunión urgente con usted, aparte de mi y de los presentes aquí, nadie mas lo sabe... –Dijo Tsu –¡Genial! Solo nosotros lo sabemos, si se llega a contar podría causar pánico, y lo ultimo que quiero en mi nuevo imperio es eso, ¡que se mantenga bajo secreto y si alguien llega a revelarlo, que este advertido que será ejecutado...! –Dijo Satsujin usando palabras amenazantes y misteriosas –¿Qué... –Lo primero que aremos será usar a las fuerzas del general Zenpan, también utilizaremos a las demás que nos restan, quiero que todo el poder militar de la ciudad se movilice hacia el norte, y quiero que lo haga sin llamar la atención... –¡Pero emperador!, eso nos dejaría desprotegidos, no es conveniente teniendo en cuenta que hay gente extraña en la ciudad, y en primera instancia, ¿¿porque hay la necesidad de enviar tropas al norte?? –Dijo Tsu –Jaja... se muy bien que no estamos enfrentando a un enemigo de carne y hueso, se trata de una peste, pero una peste no se puede transmitir sin gente a que infectar... –Que intenta decir?? –Dijo paralizado de la ansiedad un consejero –Una purga... vamos a purgar las tierras plagadas, será mas rápido y casi no costara nada...

Un que?? –Le pregunto Nagato a Akizuki mientras caminaban por las calles nubladas y oscuras de Yadoya, era casi el anochecer –Un contrabandista de planos y mapas, seguro te suena raro, pero es un viejo conocido mío, trabajo junto a mi padre, de hecho, según el mismo me contó, fue una ves un rebelde contra el señor feu... emperador... ¡Tst! –Y ese tipo en que me va a ayudar? –De veras que eres tonto, no sabes nada de estos lugares y planeas llegar a la capital asi como asi, admito que tu plan es algo bueno, infiltrarte en la ciudad como participante de dichoso torneo e intentar estar cerca de Satsujin para matarle... ¡pero!, eso no vasta, antes debes conocer tu camino y como te vas a guiar por donde vayas, ¿entiendes? –Explico jocoso Akizuki –Vas a comprar información para ayudarme...? –Pregunto extrañado Nagato –¡Oye! Al menos dame las gracias, mira que te estoy ayudando, en realidad no debería, pierdo mi tiempo, ¡ja!, vas a terminar muerto –Dijo nervioso Akizuki –Como tu digas... –¡Ya esta! Si te voy a ayudar... asta quizás mas que eso... Pero el asunto es que debes saber esto, y por cierto, no lo voy a comprar... lo voy a intercambiar... –Dijo Akizuki –¿Intercambiar? –El viejo es algo desconfiado, no compra ni vende, solo intercambia... –¿Y eso porque? –Lo que hace es peligroso, esta prohibido intercambiar ese tipo de material, si lo descubrieran seguro seria ejecutado... ¡Por suerte me tiene a mi!, manteniendo lejos a los agentes del gobierno el esta a salvo de castigos... –¿Y que le daremos a cambio? –Pregunto Nagato –Ya veras...

Caminaron por unas calles abarrotadas de gente, entraron a un barrio lleno de puesto de venta, se movieron entre las tiendas, atravesando a los ambulantes asta llegar a una pequeña casita con un letrero grande afuera que decía: ‘‘Trueque de artículos particulares’’

Aquí es...? –Dijo desentendido Nagato –Pues... si aquí, esta es su tienda y a la ves su casa... –Bueno entonces vayamos... –Empezó a subir los peldaños que daban al pórtico de la tienda –No espera! Antes debes saber, que al viejo no le gusta ir directo al grano, quizás te hable de mas, asi que mejor no preguntes tanto, y otra cosa, se supone que es un vendedor de chucherías, y no un contrabandista, asi que no le digas de eso... –Ohh.... –¡Sabes! Mejor ni le hables, yo negocio...


Continuara...

Próximo capitulo: La mujer que no se dejo dominar...
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Sáb Nov 22, 2008 7:17 pm

39!!! O_O

carajooo...me voy a tardar tantito T-T

weno...
chee
cada ves sigue mas weno :O


creo q me voy a seguir leyendo =S
xq me saltie algunos xP

weno wneo...byee

segui asi
la prox menos largo ¬¬

yo no puedo venir nunka
y cuando vengo ta re grosa la cosa O_O

sayonara

PD: kakashiiiiiiiiiiiiiii!!! T-T
Volver arriba Ir abajo
Tobito
Board Admin
Board Admin
avatar


Masculino
Cantidad de envíos : 459
Edad : 24
Localización : Anime Advanced
Fecha de inscripción : 10/06/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Sáb Nov 22, 2008 11:31 pm

O.o
Que bueno q esta!!!
Con lo de la plaga, el contrabandista

Sigue asi Pein que esta muy bueno tu fic!!
Y pues si... un poco largo, pero bueno da igual jeje


Obvio que espero el proximo cap.

Chau!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://anime-advanced.superforo.net
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Dom Nov 23, 2008 6:34 pm

... Tomoe Gozen...
Capitulo XXXX: La mujer que no se dejo dominar...


Un fiera grita rebelde mientras las cadenas de la opresión la envuelven y magullan su bello cuerpo, no nació para estar sometida a los hombres, vive como desea, muere como le plazca... siempre salvaje y terca

Los planes de Satsujin están por derrumbarse, su deseo inexorable de crear un imperio de orden y control absoluto se ven truncados por una nueva calamidad, ¡la plaga!, un desastre que reta la pericia del viejo señor feudal, y pone a duda el titulo de nuevo emperador...
En la cámara subterránea, debajo del castillo imperial, reunido junto con sus consejeros, senshis y el general Tsu:
Una purga?! Señor... no puede estar hablando en serio! –Exclamo consternado uno de sus consejeros –Que?! Me criticas?? –Lo resondro Satsujin –Ahh... señor, no puede... –Dijo entre cortado el consejero –¡Claro que puedo! Tengo ese poder... si decido que se purgue el norte, ¡asi se ara!, es la solución correcta, ¡es perfecta!, rápida, sin costos, y sin contratiempos no habrá la necesidad de cancelar ningún plan provisto... –Explico sobresaltado Satsujin –Emperador... respeto su decisión, sin embargo... ¿¿usted esta insinuando que ocultemos esto de la población lo suficiente para movilizar a la milicia asta el norte, sin que la gente lo sepa, y cuando estemos, masacrar a todo aquel infectado?? Eso con todo mis respetos, ¡es imposible!, tarde y temprano se sabrá, y cuando ocurra, todos lo culparan a usted por no haber actuado de la manera correcta... –Dijo el general con tono severo pero a la ves tranquilo –¡Cállate! No es nada imposible, si yo lo deceso ¡lo aran!, ¡tu!, y todos los generales que se dispongan serán los encargados de esta tarea, ¡si es necesario juntaremos a los ‘‘siete pilares’’ (los siete generales)! –Gritaba Satsujin ideando la estratagema que lo sacaría de tal embrollo –¡No puede estar hablando en serio... –Dijo apresurado uno de los consejeros a su lado –¡Asi se ara! Cortaremos todo camino que salga de la región norte, restringiremos el paso de comercio desde allí, ¡nada sale ni nada entra!, reuniremos a la gente, quemaremos la tierra, ¡esto es alto secreto!... ¿¿entienden?? Solo los generales competentes lo sabrán, además de mis consejeros mas leales... –Dijo Satsujin todo sudoroso y recostándose en su silla –Hmmm... –Uno de los senshis a las espalda de Tsu hizo una mueca de confusión –Mmmm... matar a todos esos hombres, ¿acaso emperador no tiene respeto por la vida humana?... –Pregunto en tono sereno Tsu mientras un aire de silencio espectral se tendía por todo el cuarto –... No... no tengo ese respeto... ¡ni tu tampoco lo tienes!, porque además de general, eres un senshi, ¡eres su líder!, debes seguir mis ordenes al pie de la letra... sin importarlo que sea... me juraste lealtad, ¡todos los generales lo hicieron!... – dijo Satsujin mientras se paraba frente al general amenazante –... ¿¿entendiste?? –Pregunto Satsujin –Si señor... –Dijo sin temor Tsu –Bien, ahh... –camino por la habitación cruzándose de brazos –... si no me equivoco, en la ciudad hay tres generales, mi hijo Kyodai, el general de escuadrón anbu ‘‘Maho’’, y tu... Por desgracia Zenpan esta en el sur, Tomoe nos aguarda en el norte, y no se nada de ‘‘Akai’’... –Dijo pensativo Satsujin –El general de brigada extranjera ‘‘Akai’’ se encuentra en el desierto oriental señor, dudo mucho que llegue asta nosotros... –Le dijo Tsu –Oh es cierto... el camino es muy largo, ¡bien! Entonces solo serán ustedes dos quienes se encargaran de este asunto, tu y Maho, cuando lleguen al norte comuníquenle mi decisión a Tomoe y únanse a ella... –Le dijo Satsujin –¿Y el príncipe Kyodai? –Pregunto resuelto Tsu –Mi hijo se quedara en la capital para resolver asuntos con migo... –Dijo Satsujin –¡Señor!, aun falta un miembro de los pilares, todavía no elegimos a su sucesor... –Dijo un consejero –Oh si... pero nunca considere a Tenin como un general, no tenia ni la capacidad ni el talento para ser militar, prefería ser un gobernador que administraba las riquezas de Keiro... –Dijo el emperador –Pero ocupaba un puesto entre los siete... –Dijo Tsu –¡Eso no es importante ahora! Lo que hay que hacer es acelerar las cosas, asi que mejor retírate y ve preparando todo, de paso dile Maho lo que aran... –Le dijo Satsujin mientras le levantaba la mano – (...) Muy bien... ¡Vamos! –Sun Tsu dio la espalda y paso a retirarse de la cámara por el las escaleras ascendentes, le seguían los senshis...


¡Hola viejo Chizu! ¿Es un hermoso día no... –Dijo Akizuki acompañado de Nagato dentro de la tienda del contrabandista –¡Llegas tarde crió! Ya estaba apunto de cerrar... Y mira que me hiciste apartar la mercancía, si no era por que eres hijo de tu padre... ¡Ah! Y nada de buen día, con esas noticias venidas de la capital, ¡se me arruino el día! –Dijo el viejo apoyado en la estantería de su tienda maltrecha –Calma viejo, calma, vine tarde porque este tipo me hizo demorar... –Dijo Akizuki –¿Eh? Pero si no a sido mi culpa... –Increpo a duras penas Nagato –Hmmm? Este es el muchacho del que me contaste hoy por la mañana? Vaya que si tiene cara de tarado, ¡jaja! –Se burlo el viejo –¡¿Que dijo este saco de huesos... –Sssshhh... No le digas nada... –Le dijo Akizuki a Nagato en plan confidencial –Oye, oye... Akizuki, ¿tu hermana esta bien? –Le pregunto el anciano –Si, Imoto esta bien, aunque algo... exhausta –Dijo Akizuki –¡Y como no estarlo si cuida de un vago como tu! –Se volvió a burlar el anciano –... Que gracioso que eres Chizu... –Bien bien bien... ¡acérquense, acérquense! Hablemos... –Los dos se sentaron en bancos frente a la estantería –Pfff... Viejo Chizu, ¿tienes lo que te dije que guardaras verdad? –O si, lo tengo por a mi en mi almacén, pero mejor déjame hablar con tu amigo, jeje... –Dijo el anciano medio curioson –Yo? Y para que... –Dijo Nagato a secas –Mejor no Chizu, no tengo tanto tiempo... –¡Hablamos! –Grito el anciano –Bien bien... jeje –Dijo Akizuki –¿Como te llamas chico? –Le pregunto Chizu –... Me llamo... –Nagato miro a Akizuki todo nervioso por no saber que decir –... el se llama ¡gato! –Dijo apresurado Akizuki –¡Rayos hijo! Que feo nombre... En mis tiempos la gente no se llamaba tan horrible, yo tuve un apodo muy bonito a mi corta edad, si, lo recuerdo como hubiera sido ayer... –Dijo Chizu mientras cerraba sus ojos –¡Oiga señor! ¿¿Me va ayudar si o no?? –Dijo casi gritando de la impaciencia Nagato –¡Ssshh! ¡No seas tonto gato! –Le dijo también gritando Akizuki –... (...) Bueno bueno, me apuro, tampoco tienes que gritarme, ¡niño mal educado! –El viejo salió de la estantería y fue a la parte trasera de su tienda, se podía escuchar el bullicio que causaba al revisar sus almacenes y remover el polvo del lugar –¿Estas seguro que este viejo me puede ayudarme? –Le pregunto mientras tanto Nagato a Akizuki –Si! Parece un amargado pero es todo un bibliotecario de lo prohibido, jeje, el nos dará lo que necesitamos... –Dijo Akizuki –¿Necesitamos? –Pregunto extrañado Nagato –No es nada, no es nada... je –Dijo sonrientemente extraño Akizuki –¡Ya lo encontré! –Se escucho desde atrás de la tienda –¡Miren jovenzuelos! Mapas de la nación, todos tipo de ellos, ¡esto es material secreto de primera tíos! –El viejo salió todo empolvado y extendió unas tiras de papel sobre la estantería –Mmm... ¿estos son los mapas? –Dijo sin entender Nagato –¡Pues claro chico! Este mapa muestra todo el nuevo ‘‘im-pe-ri-o’’, la región sur, atestada de bosques pantanosos, la región oeste, con los campos de arroz, la región este, seca y brillante, la región central, rica por Keiro, y la región norte, ¡la región minera! –Dijo Chizu –Ya entendimos, ya entendimos viejo Chizu, pero esto no es lo que queremos... –Dijo gracioso Akizuki –Mmmm... ¿entonces? –Pregunto el viejo –¿¿Tendrá acaso un mapa o plano de la capital?? –Pregunto directo Nagato
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Dom Nov 23, 2008 6:37 pm

Ufff... mejor me tranquilizo, es demasiado estrés para un solo día, en estos momentos debería estar descansando o festejando allá arriba, ¡ahh! Este agujero es una caldera... ufff... –Se lamentaba Satsujin aun en la cámara subterránea junto a algunos consejeros –Entonces señor, ¿no cancelara nada? ¿las cosas seguirán como tales...? –Le pregunto un cansado consejero –Si...! No tengo la mínima intención de mandar todo al caño, no ahora... ¡Diablos! Cada ves que pienso en eso me pongo peor, ahh... –Dijo Satsujin –¿Se lo comunicara a sus hijos y a la emperatriz Seibo? –Le volvió a preguntar el consejero –(...) Solo a Ryu... aunque el tiene sus propios medio para enterarse, jeje, es astuto ese hijo mío –¿Y el asunto sobre su hijo? –Pregunto otro consejero –Ya sabremos la verdad después, aunque tengo a mis propios sospechosos... –Dijo misterioso Satsujin –¡Ah! Por cierto emperador... ya tengo noticias mas claras sobre ese asunto que me mando investigar –Dijo un consejero mientras se acercaba a Satsujin y le hablaba al oído –(...) Hmmm... ¡Oh, ya veo!... ¡Cuéntame, cuéntame! Aquí no hay nada que esconder... –Dijo Satsujin con una voz alegre y saltona –Muy bien señor... El sujeto conocido como Nagato, ya tenemos un posible paradero suyo emperador –¡Ahh! –Se trata de la ciudad periférica de Keiro, Yadoya... según lo que sabemos, y la información que nos han estado enviando los anbus a cargo del general Maho, el camino del mercenario Zatoichi se dirige hacia aquella ciudad, no solo eso, si no que las pistas e incidentes de la zona arrojan ese resultado, incluso, sabemos que el rumor de una masacre en un poblado fue obra del ciego, quien en persecución de Nagato, acabo con un grupo de rebeldes liderados por un hombre de apelativo ‘‘Kusari’’, creemos que ellos también iban tras Nagato, ya que pretendían vengar la muerte de su anterior líder... ¡Yusho! –Explico con detalle el consejero –Rebeldes?? ¡Eso es increíble! Zenpan debió dejar vivos algunos... –Dijo especulando Satsujin –En realidad emperador, estos rebeldes fueron los que proporcionaron la información acerca de Nagato, según parece, se apartaron de los demás antes del ataque de Zenpan... –Dijo el consejero –¡Increíble! Ese viejo búho finalmente hace algo bueno sin que yo se lo pida... jeje –Dijo Satsujin –¿¿Porque tanto apuro por matar a ese Nagato?? –Pregunto otro consejero medio incrédulo –Hmmm?? ¡¿Que clase de pregunta es esa?! –Pregunto molesto Satsujin –Mi señor, yo no comprendo esto, pero solo es un hombre, no por sus antecedentes lo vamos a perseguir como lo estamos haciendo... –Dijo desentendido ese consejero –Mmm... eres joven, no se como te hiciste mi consejero, pero... tu juventud no te permite entenderme... ese Nagato, ¡es una amenaza potencial muy peligrosa!, no sabes de lo que es capaz, quizás ni el mismo lo sepa, pero... ¡su propia existencia reta mi dominio! Sus actos hablan por si mismo, no debe quedar vivo, es un problema que pienso solucionar rápido, por eso deje que Zatoichi se encargara de el... –decía esto mientras sujetaba férreamente un bolsilla en su cintura –... ya veras que lo ara, si no, nunca obtendrá lo que mas ama en este mundo...

Sun Tsu-sama, le puedo hacer una pregunta?... –Dijo uno de los dos senshis que acompañaban a su líder, Sun Tsu, durante la subida a la superficie por las escaleras –¿Que? –‘‘Los siete pilares’’... había escuchado de ellos, pero nunca supe a ciencia cierta de que son... –Pregunto el senshi –Eso es porque esta prohibido hablar de ellos, son un grupo muy alto para que los conozcas... –Dijo el general Tsu –Ya veo... –Se trata de siete generales que comandan en absoluta la fuerza militar del impero, sin ellos, Satsujin no hubiera tenido la fuerza de crear su feudo hace años... –Dijo Tsu –¿Y usted pertenece a ese grupo? –Pregunto de nuevo el senshi –Si... –Respondió tranquilamente Tsu –La general Tomoe... no creo que apruebe este acto Sun Tsu-sama... –Dijo el otro senshi casi callado –... Te refieres a la purga? Pues no lo creo, ella ama por sobre todo la vida... es una de las mujeres mas fuertes que conocí, lo que predigo es que se rebelara contra el... emperador... –Eso seria terrible en estas condiciones... –Dijo el otro senshi –Lo mas terrible que puedo sentir ahora son estas malditas escaleras que nunca terminan, ahh... bajar asta acá siempre es cansado –Dijo Tsu renegando –Su hermano Maho lo espera en los cuarteles anbu...

La región norte... en el pasado la tierra de donde vinieron las fuerzas de conquista de Satsujin, la cuna de los feudales, una de las regiones mas ricas a causa de las minas que se explotaban en las montañas, un paraíso de ciudades hermosas y bien construidas, rodeadas por verdes y llamativos bosques, donde gobernaban señores poderosos, ¡terratenientes!, que fueron puestos en su cargo para velar por el bienestar de la gente... Ahora todo esta reducido al pasado, un pasado glorioso que nunca volverá, esta tierra esta siendo azotada por un mal, ni siquiera los mas fuertes pueden salvarse de la furia de Dios... ¡La plaga llego!

Es un boquete en la tierra, un hoyo rodeado por una empalizada, donde en su centro hay una loma en donde se levanta un torreón que vigila el páramo, se trata de un pequeño fuerte improvisado, donde varios soldados se asientan con el único objetivo de evitar el avance de la enfermedad. Quien dirige este punto de control no es mas ni menos que la general Tomoe Gozen, que se alza rauda montada en su caballo impartiendo ordenes por doquier, para mantener al menos una pizca de control entre los refugiados que no han sido contagiados:


Tomoe Gozen: ¡Lleven a esos campesinos junto a los demás! ¡Júntenlos en grupos de diez, asi será mas fácil derivarlos a las afueras! Vamos, no tenemos tiempo que perder, ¡vamos! –¿¿Que hacemos con los que no tienen alimentos?? –Grito uno de sus soldados –¡Denles de nuestros alimentos! –Respondió enérgica ella –¿¿Y los que están heridos por el camino?? –Pregunto nuevamente otro soldado –¡Llévenlos a la enfermería! ¡Que los traten lo mas rápido posible! –Respondió nuevamente ella –¡Muy bien general! –Gritaban obedientes todos –¡General! ¡General Gozen! –Le decía a gritos uno de sus subalternos –¡¿Que?! –¡Regreso el mensajero que mandamos al general Sun Tsu! –Respondió el subalterno –¡Ahh! Al fin regreso... espero que halla podido entregar el mensaje... ¡espero que lo halla logrado! –Agito las correas de su caballo e hizo trotar al animal asta encontrase con el mensajero en una casilla al extremo del fuerte –¡General Gozen! ¡Traigo noticias del general Sun Tsu! –Dijo el mensajero mientras veía bajar a Tomoe de su caballo y se arrodillaba en el suelo –No te hinques ante mi... dime las respuestas que me has traído leal mensajero... –Dijo la general haciéndolo levantar –¡Señora mía! He entregado el mensaje como prometí, lo hice hace una semana, el general Sun prestara ayuda, ya para este momento el general debe estar en la capital pidiendo auxilio al emperador... –Dijo emocionado el mensajero –¿¿Emperador?? –Pregunto confusa Tomoe Gozen –¡Si mi señora! El altísimo Satsujin fundo el Imperio Kita no hace mucho, ¡¡una nueva era a comenzado se cuenta en el sur!! ¡¡Celebran a por montones!! –Grito sumamente alterado el mensajero –No estaba enterada de eso... ¿como es posible que celebren mientras nosotros peleamos contra la muerte aquí...? –Dijo la general mientras apartaba su mirada de sus soldados –¿Algo le ocurre general? –Pregunto uno de los soldados –... ¡¡Sin importa lo que sea yo no me rendiré!! –Grito inspiradora a sus hombres


Continuara...

Próximo capitulo: Un mal sueño...
Volver arriba Ir abajo
Tobito
Board Admin
Board Admin
avatar


Masculino
Cantidad de envíos : 459
Edad : 24
Localización : Anime Advanced
Fecha de inscripción : 10/06/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Lun Nov 24, 2008 2:06 pm

Woow q genial!
Como haces para hacer un cap. tan largo en unos dias???
Estuvo muy bueno! Espero el prox. cap.!!
O.o yo siempre pense que Satsujin estaba en Yadoya, donde tambien estaba Nagato xD Pero ahora pusisite que estaban en cuidades difeentes...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://anime-advanced.superforo.net
Luniita
Sanin
Sanin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2524
Edad : 23
Localización : En busca y captura
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Mar Nov 25, 2008 5:52 am

O.O cierto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Sáb Nov 29, 2008 9:04 pm

... es igual a mi...
Capitulo XXXXI: Un mal sueño...


Las pesadillas nos atormentan, los errores cometidos nos persiguen, la culpa nos abruma, el odio de los demás nos destruye... ¡me estoy volviendo loco!, quizás mis mayores temores se aran realidad... quizás las voces en mi cabeza se materialicen...

Que?? –Se pregunto exaltado el viejo Chizu –Espera, espera...! No seas tan directo con el viejo –Le dijo Akizuki preocupado a Nagato –No tengo mucho tiempo, y preferiría aprovechar lo poco que me queda en apurar esta charla... –Dijo serio Nagato –Vaya amigo tuyo Aki... no es nada paciente – Dijo el viejo – Entiéndelo viejo, de verdad que desearíamos conversar un buen rato con tigo, pero ahora llevamos prisa, de una ves muéstranos lo que necesitamos... –Dijo sonrientemente extrañado Akizuki –Mmmm... bien... dame unos segundos para buscarlo, ese tipo de planos son únicos... –Dijo Chizu mientras se retiraba de nuevo a su almacén –No seas tan directo con el anciano...! –Dijo Akizuki mientras miraba cuidadoso a Nagato –Ya te lo dije no tengo... –Dijo apenas Nagato –¡Tiempo! Ya lo se... –Dijo predecible Akizuki –¡Aquí esta! Dijo Chizu mientras regresaba con ellos –Eso fue rápido... –Dijo extrañado Nagato –Jeje, si quieres esconder algo bien, muchachito, te aconsejo que lo hagas junto a ti... –Lo que trajo consigo el viejo ‘‘íntercambista’’ era no mas que un retaso de tela mal pintado –¿¿Que es esto?? –Pregunto Akizuki –Es el mapa de la capital, ¡y será mejor que aprecien este material!, porque es el único que tengo... les costara mucho –Pero esto es solo tela vieja, y no se notan bien los dibujos en ella... –Dijo inconforme Nagato –Baa... pero si solo es un poco de polvo, ya veras que se le quita, ¡pfff! –Soplo el viejo sobre la tela haciendo que los gráficos se notaran mejor –¡Cof, cof, cof! Ahh... ¿¿y por el que quieres?? –Dijo algo empolvado Akizuki –Hmmm... –Se pegunto el anciano mientras se rascaba la cabeza –Tengo algunas monedas en este bolso –Dijo Nagato mientras cogía el bolso que le dio Uji –¡No, no, no! El oro no me sirve de nada en este lugar tan aislado, prefiero... las cosas personales, ¿qué me ofreces? –Dijo ansioso el viejo –Oye viejo Chizu, ya te había dicho que intercambiaríamos lo de siempre... –Dijo Akizuki –¡No ya no! Vaya niño este, ¡ya no quiero mas de tus recuerdos oxidados!, estos planos son tan prohibidos que si me descubrieran podrían matarme y quemar mi tienda... –Espera... creo que... –dijo Nagato mientras rebuscaba con la mano dentro de la bolsa que llevaba –¡bien!, ¿que te perece esto? –Dijo el mientras sacaba una brújula de entre sus cosas –Eh? Una brújula?? –Dijo Chizu mientras le arrebataba curioso la brújula con la mano a Nagato –Si bueno... es un aparato que compre en un pequeño mercado, en un pueblo mas al sur... no se si le interese –Dijo Nagato –¿¿Porque traías eso con tigo?? –Le pregunto Akizuki –Para guiarme en la ruta, aun asi finalmente no me sirvió, se estropeo por el frió, creí que se me había caído, pero a la llegada descubrí que seguía con migo... –Dijo Nagato –¡Es magnifica! ¡¡Una brújula de agua!! –Dijo animado el viejo –Era de agua...? –Con razón se estropeo por el frió... –No importa que este malograda, yo la arreglo, este tipo de artefactos son ¡únicos! –Dijo de nuevo el viejo –No lo note nada... –Dijo Nagato –¿¿Entonces podemos llevárnosla?? –Pregunto Akizuki –Si ya es un trato... –dijo el viejo Chizu –... sin embargo, deben recordar que si los atrapan con ese mapa en las manos, ¡nunca!, digan que yo se los vendí, ¿entienden?, ¡nunca!... –Eso ya no tiene que repetirlo... –Dijo Nagato mientras cogía la tela con el mapa y se levantaba junto a Akizuki de los bancos en donde estaban sentados –¡Adiós viejo Chizu! –Dijo Akizuki mientras había las puertas de la tienda del viejo para poder salir –Si, si... adiós... Vaya artefacto... –Dijo sin prestar atención el viejo mientras examinaba con detalle la brújula que le dejo Nagato –¿¿Ese mapa raro de verdad nos ayudara?? –Le dijo Nagato a Akizuki cuando ya estaban fuera de la tienda, en la ciudad de Yadoya, fría pues ya era noche –El viejo nunca me vende nada malo... –Le dijo confiado Akizuki –Si tu lo dices... –Nagato empezó a bajar por las escaleras asta la calle –¿Ahora a donde iras...? –Pregunto Akizuki con un sensación pesimista –No e gastado las monedas que me dio Uji, supongo que me apresurare a ir al mercado de aquí, comprare lo que haya... tal ves sea mi ultima cena en la ciudad...

¡El príncipe Kyodai se presenta! –Dijo en vos alta un sirviente mientras le abrió el telón dorada de la habitación de la emperatriz, Seibo, a su hijo, el general Kyodai acompañado por un hombre extraño, vestido en fastuosas telas –Madre... madre, ¿madre esta aquí? –Pregunto el príncipe ya dentro de la habitación –¿¿No es algo indebido esto que hacemos?? –Le pregunto incomodo el extraño al príncipe Kyodai –La emperatriz siempre esta disponible para estos asuntos... –Dijo el príncipe –¡Hijo! ¡¿Que pasa hijo?! –Dijo Seibo mientras salía de una cámara pequeña al costado de la habitación –No pasa nada madre, calma, solo e venido para decirte algunas cosas... –Dijo el hijo apaciguando a su madre –Uff... estuve muy preocupada, ¡te desapareciste por un buen rato! –Dijo angustiada Seibo –He tenido cosas que averiguar... y de pasada abrirme paso por toda la gente que hay allá fuera –Dijo mediaticamente gracioso Kyodai –Ya veo... ¿y quien es el? –Pregunto la emperatriz por el extraño –Es el emisario del consejo madre –¿¿Emisario del consejo?? –Pregunto extrañada Seibo –Si déjame explicártelo...

¡¡Ese tipo esta loco!! – Que le pasa?!! – Acaso no teme a la enfermedad?!! – Que se aleje!! –Gritaban los soldados apostados en la sima de los muros de la empalizada que protegía el camino que dividía las tierras plagadas, de las que aun estaban sanas –¡¿Que ocurre soldados?! –Dijo preguntando en vos alta Tomoe Gozen, la famosa general mujer encargada de este punto de control entre los caminos del norte –General! General! Venga a ver esto!! –Le avisaba uno de sus soldados mirando anonadado hacia afuera de la empalizada –Que?! Que pasa?! –Dijo la General acercándose a la posición de esos soldados –¡Mire general! ¡Haya! ¡En el frente próximo a nosotros! –Que?? ¿¿Que es eso?? –Pregunto ella –... Es un hombre mi señora, esta acercándose hacia acá... y viene acompañado de un grupo de enfermos... –Le explico aterrado el soldado a la general, que un hombre de túnicas blancas estaba caminando hacia el fuerte acompañado de un grupo grande de infectados, todos ellos con horripilantes rostros deformes, con las espaldas arqueadas, gritando de dolor, todos menos ese tipo –¡¡No puede ser!! –Grito en sus pensamientos la general mientras miraba asombrada la marcha de tales gentes –Que... que hacemos general?? –Pregunto muy asustado el soldado a su costado –¡No les dejaremos entrar! Eso es obvio, están ya enfermos, si llegan acá ¡nos morimos todos! –Dijo la general Tomoe –Pero... ¡y ese tipo que viene con ellos!... el no parece enfermo... –Dijo nervioso el soldado –De seguro que ya esta contagiado... ¡¡No hay nada que hacer por ellos!! –dijo la general en vos alta –¡Aseguren el portón! ¡Lleven a los demás a la parte posterior del fuerte! ¡Muévanse! –Dijo la general impartiendo ordenes apresuradas –Si... ¡si!, ¡general! –Respondieron los soldados moviéndose de aquí para allá
Mesías: ¡Déjennos pasar! ¡Por la gloria de mi padre! Déjennos pasar...! –Grito a la distancia el hombre acompañado por los enfermos –¡¿Ese tipo nos esta hablando?! –Se preguntaron varias soldados mientras escuchaban los ruegos del hombre –¡Esta prohibido! ¡Dense la vuelta y regresen de donde vinieron! –Dijo a viva vos Imoto respondiéndole al hombre –¡Tendrán que dejarme pasar o are que de los cielos caiga un rallo contra ustedes! ¡Se los ordena el hijo de Dios!

Que?? ¡Eso es... –Dijo sorprendida Seibo –Asi es, mi padre le encargo a Ryu disolver el consejo de ancianos, ya no queda nada mas que detenga a mi padre... –Dijo Kyodai –Sin el consejo no hay grupo ni organismo capas de interceder en las decisiones del estado, ahora solo queda ver el rumbo de esto... –Dijo el emisario –¿¿Es por eso que desapareciste?? –Si... de alguna manera debo enterarme de lo que ocurre a mis espaldas, últimamente voy de aquí para allá, aprovechando los disturbios en la capital, esto fue lo ultimo que supe... –Dijo en tono bajo Kyodai –¿¿Como lo has averiguado?? –Pregunto Seibo –El rumor corre velozmente, se expande por la capital, si no fueran por las fiestas la gente estaría alborotada con la noticia... además... como tu dijiste, tenemos aliados entre el sequito de mi padre –Le respondió su hijo –Ya veo... –¡Es seguro que el emperador hizo esto para tener un control absolutista! –Intervino el emisario –Eso jamás a ocurrido en la historia de nuestro pueblo... ni siquiera me lo puedo imaginar... –Dijo preocupado Kyodai–Entonces fue por eso... siendo señor feudal estaba atado a trabas políticas, convirtiéndose en emperador, ya no queda nada mas... que lo contenga –Dijo tristemente Seibo mientras se cruzaba de brazos –¡Pero tenemos suerte! Quizás perdimos la protección de los ancianos, ¡pero ganamos nuevos aliados! –Dijo animado Kyodai –Hijo, ¿¿que dices??... –Pregunto confundida Seibo –¡Asi es mi señora! El consejo me envió a mi para comunicarle la unión y el respaldo que le prestan los ancianos a su causa... nos unimos a la caída de Satsujin... –¡Ahh! No lo puedo creer...! –La emperatriz salto casi rebosante de alegría –Si bueno... –kyodai tomo su rostro delicadamente –Madre... hay una cosa mas que me inquieta... –le dijo el príncipe a su madre en plan confidencial -... ¿¿sabias tu que Zatoichi dejo la ciudad??

Asta mañana casero!... –Le dijo Nagato al viejo posadero –Si como digas muchacho... –Respondió algo gruñón el anciano –Bueno... al menos pude comer a gusto hoy... –Dijo decaído el –¡Oye Nagato!... ¿te pasa algo? –Le dijo Uji mientras caminaba junto a el para ir a descansar –No, no es nada... –Respondió calmado –Bien... asta el amanecer... –Dijo Uji antes de irse –Gracias... pff... bueno... –Entro a su habitación, cerro toda ventana, tendió sus ropas, levanto sus sabanas, acomodo su almohada, y finalmente se quedo reposante... (... mientras el frió de la noche empañaba el cristal y refrescaba el viento que salió de su boca... todo estaba calmado... las ideas en su mente se pierden... todo esta oscuro... todo ya hace quieto... la bruma de las tinieblas solo están en su cabeza... ahora solo ve fantasmas...)
‘‘... aquí por fin eres tu mismo... aquí por fin eres Nagato... eres ¡Nagato!, el ojos de sangre... eres ¡Nagato!, el bastardo hijo de quien sabe quien... eres ¡Nagato!...
Yo soy tu... soy la vos de tus verdadero ser... soy tus deseos mas oscuros... soy el instinto natural que reprimes... soy tus ojos... soy tu odio... soy la pregunta... y a la ves la respuesta... soy el, soy ese, soy el que soy... soy tu Dios... soy el estado eterno de preguntas... sin respuestas... Soy ¡Nagato! –¿Tu eres yo? –Si... –¿Como es posible? –Hey estado mucho tiempo con tigo y tu recién te lo preguntas?? –Eres... ¿mis ojos...? –Lo soy... –Que me estas pasando?? –Te estas volviendo débil... te abandona la fuerza... –Pierdo mi poder... –No es eso... yo nunca podría irme de ti... ahora solo me estas desaprovechando... –Que quieres decir?! –¡¡Que regrese el odio!! –Ahh...!! –Yo soy tu deseo de venganza eterna...’’
Nagato: Ah!! –Despertó abrupto y sudoroso, pegando un grito ante su propio estupor –¡¡¿¿Que me estas pasando??!! –Se preguntaba furioso –Hola... –Dijo de repente una pequeña sombra, un fantasma oscuro y a la ves claro, era su vivo retrato, era como si se viera al espejo, a un rincón de la habitación... donde los rallos de luna no tocaban el cuarto –¡¡Ahh!! –Grito espantado Nagato –Cálmate Nagato... no querrás que los demás te vean en ese estado... jeje –Dijo la bizarra sombra –¡Eres igual a mi!... –Dijo agitado Nagato –Yo soy tu... –La puerta se abrió de golpe y con ella se fue la sombra, era Uji –Que pasa Nagato?! –Pregunto gritando este –Ahh... ah... había... alguien ahí... ¡¡ahh!! ¡¡No otra ves!! –Sus ojos le causaban un gran dolor –Aquí no hay nadie...


Hmmm? Ohh... Parece que por fin llegue, jeje, y lo e logrado en menos tiempo de lo que esperaba, al menos sirvió de algo no detenerme en el camino... –Dijo el samurai ciego, Zatoichi, mientras llegaba al final del paso del norte y se detenía en una pequeña saliente –Vaya... el viento ya no sopla tan fuerte, jeje, de hecho que la ciudad esta en frente de mi... lastima que no la pueda ver... –aun asi, e tenido gran fortuna en poder llegar, tome la decisión correcta creo... el rastro era demasiado claro, arriesgue mucho no siguiendo por entre los campos... jeje, ¡de igual forma! –¡Umm! –es momento de hallar... a ... ¡Nagato!... –Siguió caminando asta las grandes puertas

Continuara...

Próximo capitulo: El hijo de Dios y la gran batalla que se acerca...




Última edición por Pein el Dom Nov 30, 2008 12:39 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Tobito
Board Admin
Board Admin
avatar


Masculino
Cantidad de envíos : 459
Edad : 24
Localización : Anime Advanced
Fecha de inscripción : 10/06/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Dom Nov 30, 2008 12:07 am

Muy bueno Pein!
Me gusta como cambiaste la forma del fic, que ahora pones las diferentes cosas de diferentes colores, antes ponias todo de un color, separandolo por cosas como "En el castillo de Satsujin" o "En la posada" o "En el paso del norte" o cosas asi...
O que antes ponias
Nagato: blablabla
Uji: blablabla
Nagato: blablabla
Akizuki: blablabla
Y ahora lo pones todo junto separado por guines y cosas como -dijo nagato preocupado-
Creo q no te lo habia dicho... Bueno ahora lo hago xD

Bueno respecto al cap. muy bueno. No aburrio tanto aunque no hubo peleas... creo que este fue mas corto, ademas de los constantes cambios de "Escenarios" (Por asi decirlo... creo q me entendes ¿No?)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://anime-advanced.superforo.net
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Jue Dic 04, 2008 4:20 pm

... soy el mesias...

Capitulo XXXXII: El hijo de Dios y la gran batalla que se acerca...



Creer en lo que no conoces... confiar en lo inexplicable... tener fe... ¿podrías?, incluso si lo que vieras y sintieras fuera mas allá de lo normal o lo lógico... ¿¿serias capaz??



Ahh... el... –No hubo palabras en la boca de la emperatriz Seibo –Madre, nunca supe de esto... ¡es importante!, ese hombre, ¡Zatoichi!, sabes quien es en realidad, ¿no? –Pregunto tajante el príncipe –No... ¡hijo no lo se!, tu padre nunca quiere que sepa nada, siempre me tiene aislada... –Dijo llorosa y preocupada a la ves Seibo –Ya veo... –Agrego el príncipe –¿¿Pasa algo mis señores...?? –Pregunto confuso el emisario del consejo –Si! Ya puedes retirarte, dile a los ancianos del consejo que aceptamos su propuesta, que se mantengan en contacto con nosotros, y sobre todo que guarden mucha discreción... –Dijo racio el príncipe casi echando al emisario –Ah! Muy... muy bien príncipe Kyodai, ya me retiro... –El emisario se hecho para atrás y salió por el telón dorado de la habitación –Pfff, bueno... madre... no es que te quiera presionar, pero es que a mi llegada ya me estoy llevando muchas sorpresas... –Entiendo... –los consejeros me cuentan cosas extrañas, rumores corren por la corte, ¡hablan de que el samurai ciego persigue a su presa!... no comprendo... hace poco me dijeron que Zatoichi había dejado la ciudad por orden de mi padre, y eso paso hace varias semanas ya, ¡¿como es posible que no lo sepa?!, primero fue la estrepitosa fundación del imperio, luego ese torneo, la ejecución, y ahora estas cosas que hace sin que lo sepamos... ahh... Cuando decidí regresar del oeste asta la capital lo hice para atender a la promesa que te hice... –Dijo exaltando el príncipe –Lo se hijo, yo también estoy dudosa... quizás... ¡quizás tu padre sospeche!, y todo seria mi culpa... yo cometí el error de mandar a asesinar a Ryu... –Dijo tapando su rostro Seibo –Eso ya no tiene solución, y... si mi padre lo sabe ya, no hay forma de que lo evite... no te preocupes... yo me enterare de todo...



Ahh...!! Duele mucho! Agg –¡Nagato! ¡Nagato! ¡Rayos! Que te pasa?? –Mis ojos! Ahhgg!... me estoy volviendo loco...! –Dijo Nagato mientras se retorcía de dolor en el suelo del cuarto –¡¿Dijiste que habías visto una perronas?! –Dijo angustiado Uji por el sufrimiento de Nagato –¡Ahí! Ahh...!!... –señalando un rincón oscuro –... ¡era igual a mi! –Ahh... pero, no había nadie mas aquí aparte de ti Nagato... –Le explico Uji mientras lo cogía de los hombres y trataba de calmarlo –Ahh...!! ¡¡Me estoy volviendo loco!! –Salía sangre de sus ojos –¡Anciano! ¡Anciano ayuda! –Gritaba por ayuda Uji –Ahh...!... –su vos se hizo lenta de a pocos –... era igual a mi... ahh... ¡era igual a mi!... me dijo cosas... el me hablo de odio... ¡ah! –¡Ya no digas mas...!



El hijo de dios?? –Se preguntaron todos los soldados apostados en el fuerte que protegía un camino principal del norte, un paso entre montañas, ya era casi de anochecer –¡Asi es! ¡Yo soy el hijo de Dios! Fui enviado a este mundo en forma mortal por mi padre del cielo, e venido llamado por esta emergencia, ¡el mundo se vuelve caótico!, ¡la gente sufre! Yo los apaciguare, ¡la gete esta enferma!, yo los sanare, ¡la gente es incrédula!, ¡yo les daré milagros en que creer!... –Grito el único hombre aparentemente sano y presentable de un grupo de enfermos que intentaban cruzar por el camino –Esta demente... –Dijo la general Tomoe Gozen –¡Debo velar por la vida de los enfermos! Esta gente que me acompañan cruzara por este camino asta el sur donde están sus parientes... –¡Y yo debo velar por los sanos! ¡Nadie con la enfermedad cruza! Menos tu, aunque tu apariencia no demuestra que estés enfermo, ¡ya es un hecho que estas contaminado! –Grito a viva vos Tomoe –Que mujer mas incrédula... –Dijo calmado el hombre –¡Asegurar las puertas! –¡Si general! –Respondieron los soldados –Si es necesario echare a tierra esas puertas de simple madera... porque yo soy... –¡El mesias! –Gritaron de repente los enfermos que lo acompañaban –¡Ya cállate loco! ¡Perturbas la paz del norte! –Dijo Tomoe –Jeje... que no me creas solo deja ver tu estupidez, pero bueno... si quieres una prueba, ¡ahí te va una! –El supuesto mesias levanto los brazos lo mas alto que pudo, casi como si quisiera coger el sol, los enfermos junto a el se agacharon de repente e hincaron sus cabezas al suelo –¡Padre! ¡Manifiesta tu poder a través de mi! ¡Libera a esta gente! –Grito el mesias –¡¿Que intenta?! –Se preguntaban todos los soldados e incluso la general Tomoe al ver a ese hombre dirigiéndose a los enfermos –¡¡Libéralos!! –De un momento a otro se oyeron crujidos extraños provenientes de la nada, en eso, todos los enfermos reunidos alrededor del mesias, levantaron sus rostros y se despojaron de los trapos que cubrían sus caras, ¡estaban curados!, ni un rastro de la horrenda enfermedad –¡Es un milagro! ¡Es un milagro del mesias! –Gritaban ellos –¡¡No puede ser!! –Se dijo a si misma la general –Y ahora... –dijo el mesias –... le toca a esa mujer incrédula recibir su castigo... –levanto uno de sus brazos señalando a las puertas del fuerte –¡Cae! –Dijo nuevamente el mesias –¡¡No!! –Gritaron todos dentro del fuerte –¡¡Cae ahora!! –Las puertas se desplomaron como si el viento las azotara contra la tierra, ni siquiera los seguros de metal las detuvieron –Ahh!! Ahh... ¡Rayos...! –Se lamentaba la general mientras un estruendo mecía los muros de la empalizada donde ella estaba



Pasan las horas...

Un hombre enmascarado camina entre las calles oscuras de la capital, esta acompañado por varios encapuchados que lo escoltan, la ciudad esta silenciosa ahora, la fiesta de la fundación acabo con las fuerzas de sus habitantes, ahora todos duermen entre las aceras y sus camas

Sun Tsu: No creo que mi hermano se tome muy a gusto las ordenes del nuevo ‘‘emperador’’... –Dijo el general Tsu –Sin embargo Sun Tsu-sama, fue el mismo Satsujin quien nos ordeno comunicarle sus decisiones al general Maho, será el, quien después de todo nos ayude en esta nueva travesía que nos a encomendado el nuevo ‘‘emperador’’... –Dijo uno de los senshis que lo acompañaban –Jeje, de todas formas mi hermano es muy haragán, algo como esto le caerá muy pesado... –Dijo Tsu –Sun Tsu-sama, ¿¿cree que esta purga sea lo mas adecuado?? –Pregunto otro senshi –No lo se... pero con seguridad es la salida mas rápida que el logra idear, el solo hecho de que no quiera que la gente lo sepa, es una evidencia que no acepta errores, pero si el emperador piensa que la gente no lo sabrá, esta muy equivocado... –Dijo Tsu en tono despreocupado Hmmm...

Caminaron varias calles mas antes de llegar a los cuarteles anbu en el extremo este de la ciudad capital, se trataba de un edificio de tamaño considerable, forrado en madera y metal, con varios escondrijos en su cima, como puestos de vigilancia, lo mas curioso es que en la puerta, un simple portón de metal, alguien los esperaba... –¡Oh vaya...! asi que ya temías que viniéramos, jeje –Dijo el general Tsu al ver a tal persona en la puerta, un hombre cruzado de brazos, apoyado sobre el muro y que llevaba una simple mascara en el rostro –Claro que si Sun... después de tantos años solo podían haber mas problemas, ahora, cuéntame lo que has venido a decirme...



Que dices?? ¡¿Has visto a alguien entrar en la ciudad?! –Le replico Akizuki a uno de sus hombres de confianza –Si! Ya te lo dije, no pude hacer nada... no pensé que fuera la gran cosa... veras... –Intento explicar el tipo –¡Rayos! Debí tener mas cuidado, ya ando descuidando la ciudad desde los últimos días... –Pero Akizuki, tampoco es el fin del mundo, el hombre que llego del paso norte no era mas que un viejo, llevaba un bastón consigo, solo es un ciego estúpido... ¡vamos! No te preocupes tanto, o si no tu hermana se pondrá mal... –Dijo el informante –¡Dime! ¿¿Hace cuanto fue eso?? –Pregunto Akizuki –Bueno... solo venia pasando por aquí y lo vi atravesando las grandes puertas, nada mas que unos segundos, creo que hace como un poco mas de una hora... –Dijo este –Ahh... ¿¿estas seguro que no fue mas que un viejo?? –Pregunto otras ves Akizuki –Estoy seguro, quizás solo un mercader longevo que llego a duras penas al mercado de la ciudad, no hay de que exaltarse amigo... –Dijo el informante –Ya veo... supongo que hoy tuve suerte, todos los que llegan por ese camino me resultan sospechosos... – Entiendo... –Pfff... será mejor que vaya asta mi casa, ya ando retrasado para ver a Imoto... –Dijo Akizuki mas relajado –Bien, entonces te veo luego...



Ahh...!! –¡Cálmate muchacho! Se que duele pero tienes que ser fuerte...! –Le dijo el viejo posadero a Nagato mientras limpiaba sus ojos llenos de sangre –Ahh!! –Viejo! ¿¿Que es lo que le pasa?? –Pregunto Uji exaltado mientras asistía al posadero, los tres estaban en la sala de la casa –No tengo idea... pero sea lo quesea le causa un gran dolor, ¡parece que son sus ojos!, quizás una infección... –Dijo el viejo –¡¡¿Sus ojos?!! –Dijo sin remedio alguno Uji –¡No preguntes y pásame mas toallas! –Esta... ¡esta bien! –Uji tomo mas paños mojados de una pequeño tarro con agua caliente manchado en sangre –Bien! Esto debería calmarlo un poco!... –Parece muy débil... –¿¿Esto que le pasa alguna ves lo habías visto?? –Ahh... –Uji no supo responder –Dime! ¿¿Lo habías visto?? Es muy severo... –Una ves... pero es diferente a lo normal... –Dijo a duras penas el –¡¡Ahh!! –volvió a gritar Nagato –... ¡ah! ¡¡Esa sombra esta en mis sueños!! –¡No de nuevo!



¿¿Que opina de esto príncipe Ryu?? –Pregunto Ashi –Jeje, era muy predecible de verdad, ya me lo esperaba de los ancianos... –Respondió alegre Ryu –Entonces no me queda mas por decir príncipe... ¡¡Umm!! –Dijo tranquilamente Ashi, el guardaespaldas de Ryu, mientras golpeaba brutalmente aun hombre dentro de lo que parecía era una casucha en medio de la nada –Vamos... mata a ese tío Ashi y sácale todo lo que sabe, jeje, después se lo contare a el emperador... –Dijo el príncipe sin menor remordimiento –¡Si! ¡¡Haa!! –¡¡Habla traidor!! ¡¿Quien mas conspira contra el emperador?! –Jajaja... es muy divertido...



Continuara...



Próximo capitulo: Hermanos sin rostro...



Última edición por Pein el Jue Dic 04, 2008 4:57 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Luniita
Sanin
Sanin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2524
Edad : 23
Localización : En busca y captura
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Jue Dic 04, 2008 4:42 pm

O.O
Ke largoo!
Mañana lo leo, ke ya
me teng ke ir a dormir -_-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tobito
Board Admin
Board Admin
avatar


Masculino
Cantidad de envíos : 459
Edad : 24
Localización : Anime Advanced
Fecha de inscripción : 10/06/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Jue Dic 04, 2008 6:37 pm

Ya lo lei y esta igua d ebueno q todos!
Si, definitiamente esos cambios constantes de "escena" ayuda mucho a no aburrirse. No estas siempe en un lugar, estas en varios y pasan cosas muy cortas y ya lo cambias...
Y la historia se esta poniendo mucho mas interesante, con Imoto, el loco ese q se cree Dios xD y la llegada de Zatoichi... O.o q pasara? xD
Bueno espero el prox...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://anime-advanced.superforo.net
Luniita
Sanin
Sanin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2524
Edad : 23
Localización : En busca y captura
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Vie Dic 05, 2008 4:40 am

O.O
Ya lo lei...
Me kede asi O.O
Sin palabras
LA CONTIII!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Lun Dic 08, 2008 4:04 pm



... Shinjiru...

Capitulo XXXXIII: Hermanos sin rostro...



Sus ojos arden, solo queda esperar el desenlace de esta historia...





Entiendo... asi que esas son las noticias que me has traído... –Dijo el general de escuadro anbu, Maho, al enterarse de las ordenes del emperador ante la plaga –Asi es, debes ayudarme, préstame tus fuerzas hermano... –Dijo el general Sun Tsu –Jeje, que graciosas palabras, ¡vienes aquí ante mi!... a decirme que estamos en una nueva guerra, pero esta ves contra los enfermos desvalidos, ¡jaja! Vaya... –Dijo sarcástico Maho –Te parecerá gracioso pero es algo importante, debes entender... –¡Mira! Esto de plaga en el norte, me parece muy sospechoso... te das cuenta que una catástrofe de ese tipo en aquella región es muy inusual?? Eh?? –Dijo especulativo Maho –Ya lo note, pero créeme, es cierto, la general Gozen confirmo, es ella misma quien esta a cargo de mantener a ralla la situación en la región... –Dijo Sun –Oh ya veo... jeje, la crees mucho a esa mujer... jeje –¡Cierra la boca...! –Bueno hermano, jeje, yo recién vengo enterándome esto, me abrumas... escucha, ya tengo a muchas de mis hombres distribuidos por varias partes de la nación, tengo muchos asuntos y negocios, y como sabrás... ¡los anbus no somos militares como lo son los senshis! –Dijo enérgico Maho –Jaja... que cobarde hermano, es obvio que tienes miedo... –Dijo burlón Sun Tsu –Miedo?? ¿¿Un anbu con miedo?? ¡Jaja!, ¿¿qué idiotez es esa?? –Creo que no deseas ir allá por el miedo... –¡¡Si por mi fuera comandaría a todos mis hombres contra tantos ejércitos de lisiados que hubieran!! –Grito valeroso Maho –Bien... porque eso aras, recuerda que todos los generales, contándote, hicimos un pacto sagrado hacia la estirpe de Satsujin, si es su mandato, debemos obedecerle... –Dijo serio el general Sun –¡Esta bien! Que me queda de todas maneras... –Dijo renegando el general Maho –Perfecto, espérame mañana en los cuarteles senshis para que organicemos todo... –¡Un momento Tsu!, ¿¿porque Kyodai no nos ayudara?? –Pregunto Maho –El príncipe ya hizo lo que debía en la frontera oeste, ahora nos toca a nosotros al norte... –Dijo Sun Tsu –Es una locura mover a tantos militares... –Es mayor locura desobedecer a Satsujin... –Dijo Sun Tsu retirándose junto a sus escoltas senshis...



Ahh!! Piedad porfavor...!! –Grito desesperado y adolorido un emisario del destronado consejo de ancianos –¡¡¿Quienes son tus cómplices?!! –Pregunto un hombre desgarbado y cojo, el guardaespaldas del príncipe Ryu, Ashi –No... no... –A penas pudo decir mientras la sangre se le escurría por la boca –¿¿No hablaras?? –Pregunto severo Ashi mientras sujetaba con fuerza su cuello –Agg!... porfavor... yo no e traicionado a nadie... –Dijo el torturado –Que mentiroso, jeje... –Agrego el príncipe Ryu mientras observaba la tortura tan relajado como si nada pasara – Príncipe Ryu... ¡piedad!, por los cielos... ¡piedad! –Suplico el pobre hombre –Cállate traidor... no le dirigiré la palabra a una rata como tu –Dijo sin remordimiento Ryu –Habla de una ves y te daré una muerte rápida... –Dijo Ashi –¡No e traicionado a nadie! Yo solo... –No mientas, te vieron saliendo del castillo imperial, ¡eres un emisario del consejo!, tu única razón para estar ahí era vender información... –Dijo Ryu –¡No es cierto!... –¿¿Hay un complot contra mi padre?? –Ahh... ah... no soy un traidor... ¡no traicionare a nuestros aliados! –Grito valeroso el pobre tipo –Oh... que valentía, jeje... –Dijo gracioso Ryu –¿Príncipe? –Pregunto Ashi –Mátalo... al menos ya sabemos que ocurre algo turbio, le diré todo a mi padre para que se mantenga cauteloso, jeje... –Asi lo are... –¡¡Ahh!! –Que sueño tengo, huuuamm...



¡¡Ha caído el muro!! –Gritaron los soldados del fuerte abrumados por lo que acababa de ocurrir –¡¡No puede ser!!... –Dijo la general Tomoe Gozen al ver tal desastre inexplicable –Este es el poder de mi padre, Dios... nunca se atrevan a retarme... –dijo el supuesto mesias envuelto en una nube de polvo después de haber echado abajo las puertas del fuerte –... ahora bien, parece que tenemos el camino libre para avanzar, jeje, ¡no tengan miedo hijos míos!, ¡caminen...! –Dijo alentando a los enfermos que había supuestamente sanado para que cruzaran el fuerte –¡El mesias nos a traído la salvación!, ¡vayamos con el! –Gritaron sus seguidores que corrieron ansiosos para unirse junto a su maestro –¡Alto! ¡No deben cruzar!... –grito la general Tomoe mientras avanzaba por entre los escombros del muro y se paraba justo en frente del mesias y sus ‘‘discípulos’’ –... ¡no les permitiré cruzar! –Dijo esta en vos decidida –Oh... ya veo, eres muy decidida mujer, tu fuerza de voluntad es grande... –Dijo el mesias –¡Cállate! No se quien rayos seas, ¡pero por la voluntad que me confiere el señor de toda la nación no te dejara pasar!, ¡no dejare que mas gente muera! –Dijo Tomoe –Jaja, nadie va a morir, yo los e de sanar a todos, ya no somos enfermos... –¡Demente! –Di lo que quieras, pero yo pasare quieras o no, hay mas gente que me espera del otro lado... –Que?? –... Me sorprende que no sepas de mi, quizás sea porque solo me junto con aldeanos, pero de todas formas has de saber que he venido sanando a la gente de esta plaga desde hace semanas, ¡todo a causa de la avaricia delos hombres! –Dijo misterioso el mesias –¡¡Eres un maldito!! –Grito de una ves la general Tomoe mientras tomaba su arco y apuntaba una flecha hacia tal hombre, descargando su ira y frustración al encajarle una flecha en el pecho –¡Agg!... –¡Maestro! ¡Mesias! –Gritaron sus discípulos al verlo herido de tal forma –¡No se muera maestro! ¡Usted es nuestro salvador! –Recostaron su cuerpo agonizante en el suelo –Ya déjenlo morir, solo era un lunático que les hizo creer miles de tonterías... –Los soldados empezaron a reunirse apresurados junto a la general –¡¡Ahora lo que hay que hacer mis hombres es reconstruir el muro y evitar que algo asi vuelva a... –Mujer idiota... –Se escucho de la boca del mesias –Que?!! –Yo no estoy muerto aun... –Dijo el mesias mientras se levantaba de a pocos –¡Maestro! ¡El mesias no a muerto! ¡Es un milagro! –Gritaron de alegría sus seguidores –¡Tu estas muerto! –Le dijo la general Tomoe mientras retrocedía de la increíble impresión –Yo nunca moriré mientras este mundo siga como esta... –Cogió la flecha incrustada en su pecho y con gran fuerza y dolor la saco de su carne –¡Ahhgg...! –¡Es imposible...! ¡Ese tipo no esta muerto! ¡Quizás no mienta! ¡Quizás si pueda hacer milagros! ¡Quizás sea el hijo de Dios! –Empezaron a decir maravillados los soldados –¡No sean tontos, solo es un farsante! –Les dijo la general intentando calmarlos –Mujer... mira, es de noche, ya llego tu turno de que te arrodilles ante mi... ¡Todos hínquense! –Su vos hacia eco en todas las paredes del fuerte –¡No...! –Respondió la general, pero sus soldados, intimidados por el poder de tal ser, empezaron a hincarse, uno por uno, de tal manera que al final todos estaban arrodillados –¡¡¿Que están haciendo?!! –Jaja... será mejor que tu también te arrodilles... –Maldito...! –Puedes llamarme mesias, o si quieres... Shinjiru



Llega el nuevo día...



Akizuki! ¿Que pasa? –Pregunto Imoto desde la cocina de su casa mientras escuchaba un cuchicheo en la puerta de su hogar, era Akizuki hablando con un tipo extraño –No es nada...! –Dijo el joven –Haber! ¿¿Tan temprano y ya tenemos visita?? –Dijo Imoto –No es eso, ¡ve hacer otra cosa...! –Jaja, esta bien... –Respondió graciosa la hermana –Ufff... bueno... –Dijo cansado Akizuki –¿Asi que esa es tu hermana? Jaja, que curiosa que es... –¡Eso no importa! Ahora dime, ¿asi que es cierto eso de los rebeldes? –Asi es... lo supe hace algunas semanas, por otros amigos viajantes –Y los incidentes en el camino... ¿eso también es cierto? –Temo que si... ¡Bueno! Es toda la información que te pude conseguir, ya sabes... en Yadoya las cosas siempre llegan tarde, jeje... –Ya veo... –Entonces adiós, ¡tengo que ocupar mi puesto en el mercado...! –Dijo el extraño retirándose –¡Adiós...! –Se despidió Akizuki –¿Ahora si me dices quien era ese hombre? –Pregunto de repente Imoto –¡Ah! Que acaso eres un fantasma?? –Jaja... –Solo era un viejo amigo, le pedí algo de información y ¡listo!... –Bueno, ¿vas a algún lado? –Pregunto ella –Si... tengo que avisarles de algo... –Respondió el –¿A los otros? –Pregunto Imoto – Si a ellos, necesitan mi ayuda para esto... –¿Llevaras la espada de papa...? –Dijo Imoto en tono serio –No, esta ves no...



Rato después...



Ya estas mejor Nagato? –Pregunto Uji, era de día, la mañana era fresca hoy, los ojos de Nagato le habían causado un dolor intenso por toda la noche, la sangre que broto de ellos fue negra y espesa –Si... aunque aun me arden un poco los ojos –Ya veo... –¡Tienes un severo problema a los ojos chico! Me sorprende que aun puedas ver... –Dijo el posadero sentado junto a el –Lo se, yo también estoy sorprendido... –Dijo Nagato –Suerte que el viejo y yo te cuidamos, imagínate si es que no hubiéramos estados con tigo... –Dijo afanoso Uji –Quizás por la desesperación se hubiera sacado los ojos, jeje... –No bromees viejo... –Le dijo Nagato –¡Jaja! Ya al menos paso lo peor, lo que hay que hacer ahora es identificar tu enfermedad... –Dijo el anciano –No creo que eso fuera posible, lo que yo tengo no es nada normal... –Nagato... –¿Si... Uji? –Ayer, recuerdo que estabas divagando, ¡gritabas por una persona que se parecía a ti!... ¿recuerdas? –¡Eso es verdad chico! –Dijo asertivo el viejo –Hmm... no recuerdo mucho... –¿Te pasa algo mas no es asi? –Pregunto preocupado Uji –Yo... tengo miedo que esto arruine la oportunidad que el destino me a presentado para llegar a la capital y... –¡¿Aun sigues con eso?! Que estúpido... –No lo puedo abandonar ahora Uji... –¿¿De que hablan?? –Se pregunto el anciano –¡No es nada! –Le respondió molesto Uji –Cálmate, de todas formas ya lo decidí... iré asta haya, ¡sea como sea! –Dijo sereno Nagato –Si sigues asi llegaras cadáver... –¡No importa!, dime... el mapa que traje ayer, ¿donde lo guardaste? –¿¿Ese trozo de tela rota?? –Si... –Esta entre tus cosas –Bien... –De repente la puerta de la casa suena –Eh?! ¿Quien será ahora? –Pregunto el viejo mientras iba abrir la puerta –¡Nagato! ¡Hay algo que debo contarte! –Era Akizuki, apresurado abrió la puerta de golpe y casi tumba el viejo –¿Tu otra ves aquí? –Dijo Uji –¿Que pasa ahora...?



Asi que de verdad esta en la ciudad, jeje... –Eso parece... –¿Y lo ha vuelto haber desde ayer? –Pregunto Zatoichi a un lugareño de Yadoya –No, solo ayer por la noche, venia acompañado por un conocido de la ciudad, Akizuki, quizás haya escuchado de el... –Oh... por desgracia no, pero tenga seguro que ya lo conoceré –¡Bien! Y para que busca a ese hombre? ¿Acaso es su pariente? –Jaja, si... es un pariente, lo vengo a buscar porque es un querido mío, solo deseo darle los saludos antes de mi muerte, jeje... –Que triste, bueno, de seguro si lo busca mas por los barios pobres lo encuentre... –¡Gracias por su información buen hombre! –De nada, de nada, ¡asta luego! –Se despedía el lugareño –Adiós...





Continuara...



Próximo capitulo: Nuevos comienzos...





Última edición por Pein el Lun Dic 08, 2008 4:52 pm, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Kebyn
Jōnin
Jōnin
avatar


Masculino
Cantidad de envíos : 2002
Edad : 24
Localización : ...
Fecha de inscripción : 14/06/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Lun Dic 08, 2008 4:16 pm

:ahgh:
ya vas el 33

bueno solo me faltanrian leer 32.9 capitulos Very Happy
mejor empezare xq sino no entendere ni j de lo
q pasa en el fic


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Luniita
Sanin
Sanin
avatar


Femenino
Cantidad de envíos : 2524
Edad : 23
Localización : En busca y captura
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Mar Dic 09, 2008 12:13 pm

Pos yo es el ultimo cap
ke leo antes de irme ^^
Genial! como siempre lider :kukuku:
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tobito
Board Admin
Board Admin
avatar


Masculino
Cantidad de envíos : 459
Edad : 24
Localización : Anime Advanced
Fecha de inscripción : 10/06/2008

MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Dom Dic 14, 2008 12:20 am

Muy bueno, como siempre Pein ^^
Que pasa con Nagato? Le estas sacando protagonismo en estos capitulos...

O_o te imaginas un anime de esto... Yo si :P Estaria buenisimo jeje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://anime-advanced.superforo.net
Invitado
Invitado
avatar



MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   Lun Dic 15, 2008 7:02 pm

... es mi culpa...

Capitulo XXXXIV: Nuevo comienzos...



Su corazón llora la culpa de su desdicha, su salvación se a convertida en la condena de inocente... si tan solo...



No puede ser... –Dijo Nagato con el corazón en la mano y casi llorando al enterarse de las noticias que le trajo Akizuki –Ya veo, asi que era eso... han muerto... –Dijo Uji –¡Todos ellos! Fueron cazados por los militares en su retirada al sur, murieron casi todos... –Explico apenado Akizuki –Que terrible... ¡pero eso no es para tanto! No tiene que ver con ustedes... –Dijo el viejo –Esto es diferente... ellos... –La vos de Nagato se hizo lenta y triste –Oye viejo, seria mejor que no escuches esto, mas bien aprovecha el tiempo y prepara la comida de hoy... –Dijo Uji –¡Ya entiendo, ya entiendo! Debo salir, no es para mi... –Renegó el posadero mientras se retiraba de la sala –Pfff... Bien, explícanos mejor como es que paso esto... –Dijo Uji en tono serio –Mmm... ya se los dije, un amigo mío, un mercader errante me lo contó, fue hoy, no hace mucho, me dijo, que los rebeldes del sur, los que atacaron Ichiba, pues... ellos fueron aniquilados, ¡todos en una emboscada al sureste!, fue una masacre... –Les contó nuevamente Akizuki –¡¿Cuando es que ocurrió todo eso?! –Pregunto dolido Nagato –Pues, eso... paso hace un poco mas de un mes... –¡Ahh...!... –¿¿Es todo lo que sabes?? –¡No!, hay algo mas, ¡por eso los vine a buscar!, me parece muy sospechoso lo que anda pasando... –¡Dios...! ¿¿Que mas ocurre??... –Cálmate Nagato... no resolvemos nada desesperándonos... – Dijo Uji intentando tranquilizarlo –Uff... han ocurrido varios incidentes en el camino que viene del sur, varias cosas que uno no podría explicar, ha habido reportes de asesinatos y extrañas desapariciones, algunas concuerdan con lo que me contaste de tu venida asta la ciudad, pero otras... son extrañamente familiares, ¡para empezar!, un matanza ocurrida en el pueblo al otro extremo del paso del norte... –(Los ojos de Nagato se sobresaltaron) –Aparte de eso, la desaparición de un palanquín oficial en ese misma ruta, todo esto atrajo la atención de muchas espías anbus, merodean por doquier, como si buscaran a alguien... –Explico con gran intensidad Akizuki –... Ahora lo veo... –Dijo en pocas palabras Nagato –¿Que? –Ese palanquín como ya saben, fue obra mía... y... la masacre de los rebeldes, a sido mi culpa, fui yo quien mato a su líder, ellos perdieron la voluntad de pelear... sencillamente los envié a la muerte... –Dijo Nagato –Pensé en eso cuando me entere... sin embargo, después me di cuenta de algo, ¿cómo es que los emboscaron si es que los militares llegaron tiempo después? Alguien se los informo... –¿Hablas de un traidor? –Sugirió Uji –Si... ¡si lo pensamos bien todo concuerda!, no todos los rebeldes murieron ese día, algunos desaparecieron extrañamente, y según se... escaparon al mismo bosque por donde tu viniste Nagato –El bosque oeste de Ichiba –Si... pero ahí entra otra interrogante... –¿¿Y ahora que??... –Pregunto decaído Nagato –Les dije que hubo una matanza en el pueblo al extremo opuesto del paso del norte, pues verán... ¡los que murieron en esa matanza fueron esos rebeldes! –Ahh... ellos hicieron... –¿Lo mismo que tu? Asi es, lo curioso, es que ese bosque en particular es muy grande, seria una enorme casualidad que tomaran el mismo camino que tu... ¡ellos estaban bajo tus huellas!, creo que te seguían... –¿¿Ha Nagato?? –Eso parece, pero entonces... ¿cómo sabían que camino tomar? Según creo, los rebeldes que quedaron vivos se separaron de los otros en algún punto y salieron con vida, quizás salvaron de la persecución vendiendo información a los militares para hallar a los demás rebeldes, y ellos obtuvieron información acerca de tu paradero... –¡No lo creo! –exclamo lloroso Nagato -... ¡ellos no podrían obtener esa información porque nadie me vio!, no es posible... –¿Eso crees? Pues no veo otra explicación, con la gran vigilancia existente, no dudaría en pensar que algún espía o agente te vio... –¡¿Y porque me estarían buscando?! –Pregunto atenuante Nagato –Piénsalo, ellos de todas formas fueron rebeldes, y tu mataste a Yusho... supongo que querían vengarse de ti... –Eso es... (Lanzo un suspiro melancólico al aire) –¡Espera! ¿Y quien se supone que mato a los rebeldes en ese pueblo? –Pregunto Uji –Mmm... un anciano... –Respondió Akizuki –¿¿Un anciano?? ¡Eso es ridículo!, no creo que un viejo sea capaz... ¿cuántos eran? –Muchos... y los asesino a todos en una sola noche, para después esfumarse... –Tus historias se volvieron estúpidas, ¿y porque habría de matarlos? –Lo cuestiono Uji al no creer en lo que decía –... Ya no puedo asegurar nada, pero tengo una hipótesis... –¿¿Eh?? –Si alguien del gobierno logro ver a Nagato, eso quiere decir que el imperio sabe de el... –¡Muchos lo vieron!, eso no explica nada –Si pero todo esto se volvió un caos, tendrían que haberlo visto antes... ¡cuando estaba con los rebeldes...! –¿Eso crees?... –Dijo Nagato con el rostro casi pegado al suelo –... Si... creo que ese anciano era un enviado del gobierno para acabar con los rebeldes, mira... aunque en principio hallan hecho un trato, los insurgentes y el gobierno jamás se llevaran bien... –Le explico Akizuki a Nagato mientras lo observaba deprimente en sus propios pensamientos –¡Asta ahora solo has dicho suposiciones! –Dijo Uji –Solo quiero decirle a Nagato que tenga cuidado, puede que lo consideren una amenaza... Satsujin trabaja de formas silenciosas... –Advirtió Akizuki –No le molestes mas... –Dijo Uji –...Tengo que salir... –¡Espera! No puedes... –¡Debo respirar aire o me sofocare...! –dijo Nagato sin mas remedio, con los ojos tapados por el cabello revuelto –Ya regreso...



Ohh... vaya que noche e tenido... –Dijo Satsujin después de haber dormido pesadamente toda la noche. Era una habitación helada y fría, las paredes del cuarto estaban revestidas en pan de oro, y las cortinas eran seda suave –¿¿Asi que ya es de día?? Vaya, no dormí lo suficiente... –¡Parece que no padre!, jeje –¡Que demonios.... –Al lado de su alcoba estaba su hijo Ryu, sentado en una silla mirándolo fijamente con una sonrisa siniestra entre los labios –Ryu... ¡¿que haces aquí?! –Solo esperaba a que despertaras padre, jeje, ayer te vine a buscar, pero te encontré dormido... aguarde toda la noche para contarte algo, jeje –Que cosa?? –Mmmm... No confíes en todos los que te rodean, siempre vigila a los mas cercanos a ti, desde el cocinero mas inepto, asta el senshi de mayor rango... –¡¿Solo has venido a decirme esa cosa?! –Dijo Satsujin mientras se levantaba y bestia –No no... los del consejo, los tipos que me hiciste despedir el anterior día... pues parece que no les agrado la noticia, jeje, ellos... –¿Ellos que? –Jeje, que gracioso, jeje... ellos conspiran contra ti... –Oh... pero que predecible...



Un enorme cañón se abre ante la vista de cuatro personas sobre una cumbre muy alta, abajo en lo profundo de los peñascos se puede ver a un veintenar de enfermos cruzando el camino tranquilamente, alejándose hacia la distancia... –¡Mira esto mujer! Esta es la verdad del mundo... –Dijo el mesias mientras alzaba sus brazos al aire –¡¡Estas demente!! Si dejas que todos esos infectados crucen... ¡todo esto se ira al demonio! –Grito alarmada la general Tomoe Gozen, atada de brazos y vigilada por dos de sus anteriores soldados –Que estúpida... siempre piensas en lo negativo de las cosas, ¡no te preocupes!, no pasara nada... ¡Llévensela! (les aviso a los soldados) –¡Loco! Ya te llegara tu hora, ¡pronto vendrá ayuda...! –Y yo estaré listo...



Llegas por fin hermano... –Terminemos esto de una ves... –Dijo el general anbu Maho cuando empezaba a conversar sobre los planes de la purga del norte junto a su hermano, el general senshi Sun Tsu, en los cuarteles senshi, una estructura apartada de la ciudad capital, no mas que un boquete en la tierra, similar a un bunker –Bueno, habrá que simplificar esto... –Entonces ya estamos de acuerdo a como se realizara la primera parte del plan, ¿no es asi? –Si... movilizar a la batería militar al norte, siguiendo el camino inverso de Tokairo –Que fácil decirlo Tsu, pero eso es muy complicado... –Es aun mas complicado hacerlo sin que la población se de cuenta, no queremos causar pánico –... Seria mas fácil si me contáis de que hablan caballeros... –Dijo de repente una voz en aquel lugar, ¡era el príncipe general Kyodai! –Ohh... príncipe, cuanto ansiaba verlo... –Dijo un tanto nervioso Sun Tsu...



Todo esto es...una tortura para mi... ¡como es posible que no me haya dado cuenta! Mis acciones causas dolor, mi camino se ha vuelto tormentoso... y aun asi... me falta tanto por recorrer... –dijo Nagato mientras caminaba tambaleante por las frías y mañaneras calles de Yadoya –por mi culpa a muerte tanta gente... que egoísta que soy... ¡que egocéntrico que soy! –... ¿¿Ahora te das cuenta que me necesitas Nagato??, necesitas de esos ojos... ¡necesitas retomar el verdadero motivo por el cual comenzaste este viaje!, odio y venganza niño... –¡Ahh...!¡Maldita vos en mi cabeza!, no para de zumbar...

... Yo podría ayudarte pequeño joven... –Dijo una persona harapienta y con aspecto pobre sentado a un lado del camino, sosteniendo un bastón en la mano, y alzando su otro brazo hacia Nagato –Ahh... ¿Quién eres tu? –Pregunto confuso Nagato –Acércate, acércate... vamos, te diré un consejo... acércate... –Nagato camino despacio hacia el, con ojos curiosos, no pudo ver su rostro, pues estaba camuflado en mantos viejos –¿Que... quieres? –Le pregunto Nagato ya junto a el –Agáchate un poco, vamos... –Ahh... –hinco sus piernas y puso su cabeza a la altura del otro –... ahora dime... –Le dijo ya Nagato después de haber hecho todo lo que le pidió el tipo –Ohh... mi consejo es... –Hmmm? –... (...) ¡¡Nunca hables con extraños!! –Que?! –Un rápido golpe del bastón que sostenía aquella persona dejo inconsciente a Nagato, y un brusco movimiento envolvió con los mantos que tenia aquel tipo al chico –¡Ya estoy por terminar...!, jeje... –Dijo casi victorioso Zatoichi



Continuara...



Próximo capitulo: Dos dedos (primera parte)



Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mundo en caos... ojos de amanecer...   

Volver arriba Ir abajo
 

Mundo en caos... ojos de amanecer...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 11 de 12.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... , 10, 11, 12  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Seccion Fans :: Fan Fic's-

Cambiar a: